COVID-19 y tuberculosis: según un estudio, se deben tener en cuenta ambas enfermedades a la hora de diagnosticar

La publicación científica The Lancet señaló que un análisis en 49 pacientes con ambas afecciones determinó que a un 53,0% se les diagnosticó tuberculosis antes que el nuevo coronavirus, al 28,5% inicialmente COVID-19 y al 18,3% las dos patologías

Por qué es importante tener a la tuberculosis en cuenta en el diagnóstico por COVID-19 (REUTERS/Mike Hutchings)
Por qué es importante tener a la tuberculosis en cuenta en el diagnóstico por COVID-19 (REUTERS/Mike Hutchings)

La tuberculosis comienza con dificultad para respirar y dolor en el pecho, síntomas presentes también en el coronavirus COVID-19. Puede haber fiebre y tos con expectoración de sangre. Se trata de una enfermedad infectocontagiosa crónica producida por el bacilo de Koch, que se localiza generalmente en el pulmón, aunque puede afectar otros órganos, como sucede también con el virus SARS-CoV-2.

En este contexto, una investigación publicada en la prestigiosa revista científica The Lancet señaló que un análisis en 49 pacientes con ambas afecciones determinó que a un 53,0% se les diagnosticó tuberculosis antes que el nuevo coronavirus, al 28,5% inicialmente COVID-19 y al 18,3% las dos patologías en simultáneo.

La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa, prevenible y curable (Shutterstock)
La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa, prevenible y curable (Shutterstock)

De acuerdo a lo explicado en el paper científico, la pandemia mundial de COVID-19 ha dado lugar a una destacada respuesta de salud pública, y muchos países han introducido medidas muy proactivas para la detección e identificación del síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2). COVID-19 ha ganado el dudoso honor de ser la principal causa infecciosa de mortalidad mundial en 2020. La enfermedad COVID-19 activa incluye tos, fiebre, fatiga y dificultad para respirar, entre otros signos y síntomas.

Los factores de riesgo de enfermedad grave por COVID-19 incluyen diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, inmunosupresión y edad. Algunos datos demográficos selectos de la población (personas negras, hispanas o miembros de otro grupo étnico minoritario), en asociación con viviendas superpobladas y personas sin hogar, también están en riesgo de enfermedad grave y mortalidad.

Estas características ocurren igualmente en pacientes que presentan tuberculosis, y los pacientes con tuberculosis también pueden presentar neumonía adquirida en la comunidad aguda. Antes de COVID-19, la tuberculosis estaba asociada con la carga más alta de mortalidad global causada por una enfermedad infecciosa; sin embargo, la redirección de recursos hacia la reducción de la pandemia ha dado lugar a temores legítimos de que se desatendieran los programas de control de la tuberculosis.

Los menores de 20 años representaron el 17,9% entre todos los casos notificados por tuberculosis (Shutterstock)
Los menores de 20 años representaron el 17,9% entre todos los casos notificados por tuberculosis (Shutterstock)

Un análisis temprano de 49 pacientes que presentaban las dos enfermedades mostró que al 53,0% de los pacientes se les diagnosticó tuberculosis antes de un diagnóstico de COVID-19, al 28,5% de los pacientes se les diagnosticó inicialmente COVID-19 y al 18,3% se le diagnosticaron ambas enfermedades en la misma semana.

COVID-19 podría haber precipitado el diagnóstico de tuberculosis preexistente y no diagnosticada; dado su curso típicamente crónico, era más probable que la tuberculosis se hubiera adquirido antes de que los pacientes se infectaran con SARS-CoV-2. Los hallazgos preliminares de un estudio global que está en curso parecen confirmar esta suposición. El SARS-CoV-2 también podría afectar negativamente la inmunidad mediada por células T, causando linfopenia, particularmente en aquellos con una forma grave de la enfermedad.8 que podría reactivar la tuberculosis latente o hacer que los pacientes con COVID-19 sean más susceptibles a adquirir una infección por tuberculosis.

“Cualquier paciente sintomático que presente un presunto COVID-19 de una población con alto riesgo de tuberculosis o de un país en el que la tuberculosis sea altamente endémica, deben tener en cuenta ambas enfermedades a la hora de enviar muestras para el diagnóstico, debido a la potencial reactivación de la tuberculosis latente provocada por la presencia de SARS-CoV-2, o la mayor frecuencia de presentación de la tuberculosis como neumonía extrahospitalaria en esas poblaciones”, advierte el documento.

En el país, según los últimos datos disponibles en el boletín epidemiológico, en 2017 se notificaron 11.695 casos de tuberculosis (Shutterstock)
En el país, según los últimos datos disponibles en el boletín epidemiológico, en 2017 se notificaron 11.695 casos de tuberculosis (Shutterstock)

Los autores Karen Keddy, Giovanni Migliori y Martie Van Der Walt añaden: “Debe ser una condición sine qua non que se soliciten ambas pruebas en el momento de la consulta, especialmente si hay síntomas y signos concomitantes que apuntan a tuberculosis. De manera similar, cualquier paciente que presente tos, fiebre y presunto COVID-19 en un país altamente endémico para el VIH debe someterse a pruebas de detección de tuberculosis y VIH, si se desconoce el estado actual del paciente para la tuberculosis y el VIH, así como los siguientes datos: asesoramiento adecuado antes y después de la prueba del VIH”.

En países donde la tuberculosis no es altamente endémica, si la historia y la presentación del paciente sugieren tuberculosis, se deben realizar las pruebas de diagnóstico apropiadas. Este procedimiento es particularmente cierto en pacientes con alto riesgo de tuberculosis, que podrían tener riesgo de enfermedad grave, incluidos pacientes con daño pulmonar previo debido a tuberculosis, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica.4 Específicamente, la OMS afirma: “Por lo tanto, existe un caso más sólido para las pruebas simultáneas para ambas afecciones en [estas personas], incluso si el cuadro clínico es atípico”.

De acuerdo a los científicos, el diagnóstico confirmatorio de COVID-19 depende del aislamiento y la amplificación del ARN viral. Se han desarrollado varios sistemas automatizados dirigidos a áreas específicas del genoma viral, algunas de las cuales son plataformas preexistentes para la tuberculosis o el VIH. Las recomendaciones actuales de la OMS para el diagnóstico de la tuberculosis se han estandarizado. Dada la superposición en las plataformas de diagnóstico disponibles y que las muestras de esputo podrían usarse para el diagnóstico de COVID-19 en enfermedades graves, y aunque es muy ventajoso que estas plataformas sean multipropósito, existe una preocupación real de que las pruebas de tuberculosis o COVID-19 se puedan hacer a costa de la otra.

En mayo una alumna de la misma escuela había sido diagnosticada con la enfermedad (Shutterstock)
En mayo una alumna de la misma escuela había sido diagnosticada con la enfermedad (Shutterstock)

“Es por esto que se deben movilizar recursos para asegurar que haya una capacidad de prueba adecuada para ambas enfermedades independientemente del diagnóstico final, se deberán tomar los pasos apropiados para el rastreo de contactos siguiendo las pautas nacionales y de la OMS, asegurando que los responsables del rastreo de contactos cuenten con equipo de protección personal completo y apropiado”, advierte The Lancet.

En la conclusión de la flamante investigación manifiestan que la pandemia COVID-19 ha permitido estrategias de manejo de enfermedades infecciosas, que incluyen diagnóstico, tratamiento, seguimiento y contención. Esta capacidad recién adquirida para sintetizar e implementar simultáneamente el conocimiento científico debería continuar en el futuro. Los gobiernos deben mantener procesos que permitan la inclusión de nueva evidencia rápidamente en las políticas y la práctica a medida que surgen. Una política clara que integre el diagnóstico y la atención de ambas enfermedades garantizará que los programas de tuberculosis no se interrumpan en los esfuerzos de control de COVID-19, sino que mejoren el diagnóstico y el control de la tuberculosis.

SEGUÍ LEYENDO:

El coronavirus pone en peligro los logros en la lucha contra la tuberculosis

La vacuna contra la tuberculosis podría contribuir a reducir la mortalidad del COVID-19

Un estudio prueba la vacuna de la tuberculosis contra el coronavirus

Reino Unido probará la efectividad de la vacuna de la tuberculosis contra el coronavirus

Te Recomendamos