El oficialismo porteño busca volver a impulsar el proyecto “Ficha Limpia” en la Legislatura

Se trata de la iniciativa que busca inhabilitar a presentarse a elecciones a aquellas personas condenadas por corrupción. El Frente de Todos y el de Izquierda ya votaron en contra en 2020

Fachada de la Legislatura porteña
Fachada de la Legislatura porteña

La iniciativa “Ficha Limpia”, que busca inhabilitar a personas condenadas por corrupción a presentarse a elecciones, es impulsada por el oficialismo en la Legislatura porteña. Se trata de una normativa que también está en discusión en el Congreso Nacional, y que ya sancionaron provincias como Chubut, Salta, Jujuy y Mendoza, donde en las últimas elecciones 12 candidatos resultaron inhabilitados para participar.

En territorio porteño, la iniciativa encuentra resistencia por parte de la oposición.

El proyecto busca ampliar los requisitos que se presentan en la Ley Orgánica de Partidos Políticos, y que establece las normas con las cuales se llevan a cabo las votaciones.

En la Ciudad de Buenos Aires, en particular, la propuesta lleva varios años de debate. En noviembre del 2020, el bloque de “Vamos Juntos” no logró aprobarla, ya que sumó 38 de los 40 votos necesarios teniendo en cuenta que requiere modificar el Código Electoral Porteño.

Entonces, tanto la izquierda como el Frente de Todos local lograron frenar la iniciativa. “No se entiende cómo (desde el oficialismo) pudieron votar afirmativamente”, señaló la diputada nacional del Frente de Izquierda Myriam Bregman, al tiempo que consideró “peligroso” el proyecto.

En el mismo sentido opinó el legislador del Frente de Todos Juan Manuel Valdés, quien criticó al oficialismo por “insistir en el tratamiento” de “Ficha Limpia” a pesar de saber que no tenían el apoyo necesario. “Lo hicieron para lograr un título en los medios”, acusó.

En diálogo con Infobae, la diputada porteña del Frente de Todos Claudia Neira opinó que “es un debate con una complejidad que requiere explicaciones más allá del ‘en contra’ o ‘a favor’”. No obstante fue muy tajante al asegurar que “hay contrapuntos a saldar que me hacen posicionarme en contra de la iniciativa”.

“Lo central desde mi punto de vista, no son las controversias jurídicas, si no la potencial afectación de la voluntad popular. Pensemos en el caso Brasil: Lula, como presidente en 2010 promovió la Ficha Limpia. Pasaron los años y luego transitó procesos penales en los que fue condenado en primera (2017) y segunda instancia (2018). Para las elecciones presidenciales de Brasil en 2018, por el impedimento de la ficha limpia, el candidato del PT terminó siendo Fernando Haddad. En 2021 las sentencias que pesaban sobre Lula fueron anuladas por la Corte Suprema del Brasil, lo que en los hechos implicó que Lula fuera injustamente impedido de presentarse como candidato”, analizó Neira.

Lo que pretende analizar la legisladora es que la decisión de impedir que alguien se presente como candidato a partir de una condena que aún es pasible de revisión, “afecta el derecho electoral activo de quien pretende presentarse”. También afirma que la sociedad, de esta forma, termina viéndose privada de otra alternativa electoral.

“Esto no solamente lo sostengo yo, si no que consta expresamente en el Informe ‘Corrupción y Derechos Humanos’, publicado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2019″, rememoró.

Natalia Fidel a la derecha y Gastón Blanchetiere a la izquierda. Co-autores del proyecto "Ficha Limpia"
Natalia Fidel a la derecha y Gastón Blanchetiere a la izquierda. Co-autores del proyecto "Ficha Limpia"

La solución, para la también abogada, tiene que ver con que la justicia actúe bajo plazos razonables. “el énfasis no debería estar puesto en solucionar el déficit temporal a partir de impedimentos electorales”, razonó.

Asimismo se refirió a la necesidad de poder expresar y debatir los diversos puntos de vista prestando atención a los argumentos y sin atacar la identidad política de quien plantea la postura. “el primer requisito para avanzar en la discusión es despegarla de la chicana partidaria”, aseveró.

Por su parte, entrevistada para este medio, la legisladora Natalia Fidel, del bloque Confianza Pública (que pertenece al interbloque oficialista) manifestó que “los corruptos no pueden representar ni administrar lo que es de todos”.

“Creo que la endeble realidad institucional argentina y el más lineal sentido común marcan la urgencia de avanzar en mecanismos que contribuyan a elevar el estándar ético que deben tener nuestros representantes. Los proyectos de Ficha Limpia son una forma de avanzar en esa dirección”, analizó la diputada, que es coautora del proyecto junto a Diego García Vilas, Gastón Blanchetiere y María Sol Méndez.

Consultada respecto de cuándo cree que se pueda volver a discutir, mencionó que “el debate ya empezó en la Legislatura cuando se presentaron 420.000 firmas de vecinos que apoyan el tratamiento de este proyecto”. En tal contexto, desde la bancada oficialista tienen la esperanza de conseguir los consensos necesarios para que el tratamiento pueda realizarse antes de finalizar este año.

No obstante, Fidel es consciente de que hoy en la Legislatura porteña no hay aval suficiente para aprobar la iniciativa y pide a los que se oponen que “entiendan que no es una ley en contra de nadie”. “Lo que estamos pidiendo es que personas con condena firme en delitos contra la administración pública o la integridad sexual no puedan ser candidatos a ocupar cargos públicos”, añadió.

“Creo que tenemos las herramientas para hacerles ver la importancia de la integridad pública para fortalecer a las Instituciones, y que ellas son clave para el desarrollo económico y social de cualquier comunidad”, finalizó la legisladora.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR