Alberto Fernández encabezará la reunión del Gabinete económico en medio de la preocupación por el dólar, la inflación y el acuerdo con el FMI

Luego de la vorágine eleccionaria, la agenda de la economía volvió a estar en el centro de las escena y el Presidente recibirá hoy al equipo de Hacienda en Casa Rosada

Alberto Fernández se reunirá a las 10 de la mañana con el Gabinete económico en Casa Rosada
Alberto Fernández se reunirá a las 10 de la mañana con el Gabinete económico en Casa Rosada

Una escalada inflacionaria que no logró contenerse pese al congelamiento de precios, en alerta por las reservas líquidas del Banco Central en nivel crítico, y en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional. Alberto Fernández culmina su segundo año como presidente con varios frentes abiertos que condicionan el rumbo que debe tomar con respecto al que quisiera tomar. En ese contexto, hoy volverá a estar al frente de la reunión del Gabinete económico.

El ministro de Economía Martín Guzmán, el de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, el de Trabajo Claudio Moroni, la titular de AFIP Mercedes Marcó del Pont y el presidente del Banco Central Miguel Pesce, son los funcionarios que habitualmente integran los encuentros vinculados al debate económico nacional. Presidencia no dio precisiones al respecto, pero podría ser parte el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti. Acompañado por el jefe de Gabinete Juan Manzur, Alberto Fernández recibirá a su equipo económico a las 10 en Casa Rosada.

Luego de la vorágine eleccionaria, la agenda de la economía volvió a estar en el centro de las escena. La prohibición de las cuotas en los pasajes y servicios turísticos en el extranjero que dictó el Banco Central a las tarjetas de crédito expone la falta de dólares que sufre la entidad monetaria. La decisión resultó ser un duro golpe para la clase media y para las empresas del sector que buscaban consolidar el repunte luego de largos meses de restricciones por la pandemia de COVID-19.

Además, la medida volvió a reflejar una respuesta descoordinada entre funcionarios que salieron a defenderla cuestionando el poder adquisitivo de los viajeros argentinos. “Afecta a muy pocas agencias” y “a bastante poca gente”, consideró la portavoz de Presidencia Gabriela Cerruti, quien afirmó que se trata de algo “momentáneo” y que “se irá analizando el impacto que tiene”. El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, fue otro de los funcionarios que mencionó que la resolución está siendo “estudiada” para ver como “suplir” esta decisión que calificó como “antipática”.

Alberto Fernández tiene varios frentes económicos abiertos en el final de su segundo año como presidente (REUTERS)
Alberto Fernández tiene varios frentes económicos abiertos en el final de su segundo año como presidente (REUTERS)

La escasez de dólares es el principal escollo que tiene por delante el Presidente para transitar sus dos próximos años de gestión. De cómo se resuelva depende la posibilidad de sostener el fuerte repunte de la economía de este año.

La actividad se aceleró en los últimos meses y se estima una suba de 10% del PBI para este año, lo que ya dejaría atrás el impacto de la pandemia. Pero mantener la mejora en 2022 es otro cantar.

En las dos semanas posteriores a las elecciones legislativas, el Gobierno dio muestras de agotamiento para defender el tipo de cambio y evitar el aumento de la brecha. La prohibición de financiar gastos en el exterior en cuotas fue una señal en esa dirección. La demanda de dólares para turismo crece fuerte en los meses de verano y ahora Pesce busca desalentarlo con la última prohibición del Central.

A las reservas brutas se les deben descontar el swap chino, los encajes de los depósitos en dólares y el préstamo del Banco de Basilea. La cifra ya está por debajo de los USD 5.000 millones. De ese total, habrá que pagarle USD 1.900 millones al FMI en diciembre y otros USD 730 millones de intereses en enero. Pero además también habrá que enfrentar vencimientos de los nuevos bonos en dólares colocados en la renegociación de la deuda del año pasado, por USD 690 millones. La decisión de obligar a los bancos a vender al Central antes del 1 de diciembre sus dólares propios es otro reflejo de las urgencias del momento. Serían unos USD 600 millones, para que el BCRA transite un diciembre complejo.

El congelamiento de precios no tuvo el impacto esperado
El congelamiento de precios no tuvo el impacto esperado

El Gobierno llega a fin de año sin poder plasmar en el bolsillo de los argentinos el impacto del congelamiento de precios. En la segunda semana de noviembre, el Indec dio a conocer los datos que reflejaron un 3,5% de inflación en octubre. Para este mes la expectativa inflacionaria ronda los cuatro puntos y para el año por encima del 50%, según consultoras privadas. El dato, muy lejos de la proyección oficial que esperaba terminar el 2021 con un IPC anual de 45,1%.

La última reunión del Gabinete económico fue en agosto, un mes antes de las PASO. La derrota del Frente de Todos aquél 12 de septiembre derivó en una crisis política que se cobró el puesto de varios funcionarios y una reconfiguración del rumbo del Poder Ejecutivo. Con los nuevos integrantes, el 6 de octubre Alberto Fernández recibió a todos sus ministros en el Museo del Bicentenario. El ritmo de la campaña electoral y la necesidad de mostrar celeridad en la gestión, postergó los encuentros entre el Gabinete completo y el jefe de Estado.

Hoy el Presidente recibirá a varios de sus ministros, apremiado por el desafío de avanzar en la negociación con el FMI. El equipo económico está expectante por las medidas que exigirá el organismo internacional al Poder Ejecutivo para alcanzar el consenso antes de fines de marzo.

Kristalina Georgieva y Martin Guzmán
Kristalina Georgieva y Martin Guzmán

Como informó Infobae días atrás, la apuesta de Guzmán y del delegado ante el FMI, Sergio Chodos, es que el nuevo auditor regional del organismo que comenzará su gestión en enero, Ilan Godfajn, adopte un enfoque pragmático y no tense demasiado la cuerda entre las partes. Y si bien algunos economistas argentinos han destacado que el ex presidente del Banco Central de Brasil es un “duro” y “ortodoxo”, en Washington consideran que es “pragmático” y que no es un “halcón”, por lo que se adaptará al mandato político que reciba respecto de la Argentina, aunque con mayor conocimiento de la situación local que la vicejefa del área, Julie Kozack.

En este sentido para postergar por 10 años el pago de los USD 44 millones, el Fondo exigirá al Gobierno argentino un programa de ajuste fiscal, recomposición de reservas, control sobre la expansión del crédito doméstico atado al control del déficit fiscal. Reformas que implicarán más inflación y menos crecimiento, pero que advierten en EE.UU como el mal menor frente a la falta de acuerdo.

Alberto y los ministros llegan a la reunión condicionados por las últimas palabras de Cristina Kirchner. Con su última carta, publicada este fin de semana, la vicepresidenta dejó en claro que no quiere asumir ninguna responsabilidad especial en la relación con el organismo y el plan plurianual que Fernández prometió enviar al Congreso.

Si bien dio un aval al avance de las negociaciones con el Fondo, advirtió: “La definición que se adopte y se apruebe puede llegar a constituir el más auténtico y verdadero cepo del que se tenga memoria para el desarrollo y el crecimiento con inclusión social”. Y dejó en claro que “la lapicera no la tiene Cristina… siempre la tuvo, la tiene y la tendrá el Presidente de la Nación”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR