La Casa Rosada responsabilizó al gobierno porteño por no haber custodiado el memorial COVID de Plaza de Mayo

El oficialismo difundió la orden de servicio donde consta que la Policía de la Ciudad era la responsable de la seguridad del lugar y consideró que el hecho “es injustificable”

Fuentes del Gobierno Nacional señalaron a Infobae que la custodia del memorial Covid de Plaza de Mayo, que fue atacado por militantes durante el acto por el Día de la Lealtad, estaba a cargo de la Policía de la Ciudad. En la Casa Rosada calificaron el hecho vandálico como “injustificable” y difundieron la orden de servicio donde consta que la administración de CABA era la responsable de la seguridad.

Después del repudio de algunos funcionarios oficiales como el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa y la flamante portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, en la Casa de Gobierno dicen que se prefirió dejar las piedras al pie del monumento al General Manuel Belgrano el pasado 4 de septiembre para no profundizar el malestar con los familiares de muertos por coronavirus que habían decidido homenajear a las víctimas de esa manera.

El 16 de agosto de este año, cuando a través de las redes sociales los familiares de las víctimas se habían autoconvocado y depositaron piedras en ese mismo sitio, el Gobierno las ingresó al hall de entrada a Balcarce 50 para preservarlas. En ese momento se prometió construir un memorial que todavía sigue pendiente, a través de la Secretaría de Derechos Humanos de Horacio Pietragalla.



Desde el Ministerio de Seguridad porteño, a su vez, explicaron a Infobae que la custodia del Monumento a Belgrano -donde está emplazado el memorial- no figuraba en la orden de servicio del operativo de seguridad. Ese documento plantea “la seguridad y prevención de ilícitos y contravenciones preservando el orden público de la Ciudad”. Y si bien lo que se ve en las imágenes es repudiable desde el punto de vista moral, no constituye ningún delito que active una causa judicial.

Este 17 de octubre, algunas de las personas que formaban parte de esa celebración caminaron sobre las piedras que homenajeaban a las víctimas del COVID-19 y arrancaron las fotos que recordaban a los difuntos. Ese accionar, que fue filmado y fotografiado, luego se viralizó en las redes sociales y los agresores quedaron perfectamente identificados “in fraganti”.

Por eso esta mañana varios de los familiares que depositaron piedras estuvieron pegando nuevos carteles en el Monumento. Una mujer que se identificó como Raquel, hija de Lelia, una de las víctimas de la pandemia, dijo que pertenecía a la agrupación Acción Conjunta Republicana, la misma que presentó una medida cautelar pidiéndole al Gobierno Nacional que se restituyeran los objetos que fueron ingresados a la Rosada en agosto. Explicó que con otras personas “nos turnamos para la custodia, somos las guardianas de las piedras” y también que “en marchas anteriores no habíamos tenido problemas con ninguno de los manifestantes”.


La señora sostuvo que lo que pasó en la movilización del domingo es “indignante, vergonzoso. Da mucha bronca, dolor e impotencia lo que hicieron. Se metieron con nosotros, no tienen respeto por nada”. Unos minutos después junto a otras personas desplegaron en el piso del lado del Monumento que apunta hacia la Pirámide de Mayo un cartel de más de tres metros en el piso con la leyenda “PROFANARON NUESTRO DOLOR”, #DevuelvanlasPiedras.

Pasadas las 11.30 quienes se acercaron al memorial fueron varios dirigentes de la CGT, encabezados por el secretario de Derechos Humanos de la central obrera y del gremio judicial, Julio Piumato, con el objetivo de realizar un desagravio a las víctimas del Covid 19 en el país. Antes de sumarse a la concentración cegetista que se hará ante el Monumento al Trabajo en Paseo Colón al 800, Piumato habló en Plaza de Mayo a través de un megáfono y afirmó que “es un acto repudiable. La pandemia nos llevó a más de 115 mil argentinos. Estamos aquí para manifestar nuestro respeto y solidaridad hacia quienes perdieron a algún familiar”.

Además, Hugo Benítez, de la Asociación Obrera Textil, dejó una piedra con la inscripción CGT y Maia Volcovinsky, de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), una placa en memoria del dirigente Mario Roldán quien fue uno de los 40 representantes sindicales que fallecieron por Covid. También pegaron en el piso una copia del comunicado de repudio que emitió la entidad.

SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR