El Gobierno por ahora no tiene los votos asegurados para aprobar la reforma del Ministerio Público Fiscal en Diputados

Aún le faltan seis diputados para alcanzar el quórum y los dichos del fiscal Rafecas aceleraron el posicionamiento de varios legisladores en contra del proyecto

El “poroteo” para poder alcanzar las voluntades necesarias para alcanzar el quórum y la posterior aprobación de la reforma del Ministerio Público Fiscal se torna cada vez más complejo para el Frente de Todos.

El último en anunciar que no acompañará al oficialismo fue el diputado Eduardo “Bali” Bucca, presidente del Interbloque Federal. El diputado justicialista escribió en la red social Twitter un mensaje inequívoco: “Vivimos un drama sanitario que afecta la vida de los argentinos y argentinas en todas sus dimensiones. No logramos establecer consensos básicos de parámetros sanitarios para la toma de decisiones. ¿Que reforma del ministerio público fiscal podríamos hacer en estas circunstancias?”.

Con esta declaración, Bucca se suma a casi todos los legisladores del interbloque Federal en donde conviven los lavagnistas Graciela Camaño, Jorge Sarghini y Alejandro “Topo” Rodríguez, los cordobeses Paulo Cassineiro, Carlos Gutiérrez, Claudia Márquez y Alejandra Vigo y los socialistas santafesino Luis Contigiani y Enrique Estevez, se mostraron en contra de acompañar el proyecto Sólo resta saber la decisión de Miguel Zottos que aunque está ligado a Bucca pertence al justicialismo salteño.

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

Esta negativa se suma a la de todo el interbloque de Juntos por el Cambio.

Los dichos del fiscal Daniel Rafecas aceleraron el posicionamiento de varios legisladores que aún no se habían expresado. El fiscal federal escribió en la red Instagram que, si el kirchnerismo avanza con la reforma del Ministerio Público Fiscal y rebaja la mayoría calificada para el nombramiento del Procurador General de la Nación, él se bajará de la postulación que oportunamente hizo el presidente Alberto Fernández ante el Senado de la Nación.

“Si a mitad del proceso para mi designación, se reduce por ley la mayoría necesaria en el Senado para nombrar al Procurador, eso será para mí un limite ético insuperable, que me hará imposible seguir adelante con la postulación. Respeto otras posturas, pero esta es mi convicción, ética y jurídica”, advirtió en un mensaje publicado en su cuenta de Instagram.

En este escenario el Frente de Todos aún se encuentra lejos de alcanzar el número necesario para poder llevar el proyecto de ley que ya cuenta con media sanción del Senado al recinto de la Cámara de Diputados.

De izquierda a derecha, Rodríguez, Camaño, Bucca y Sarghini, del frente Consenso Federal.
De izquierda a derecha, Rodríguez, Camaño, Bucca y Sarghini, del frente Consenso Federal.

El oficialismo cuenta con 118 legisladores a los que le suma cinco de los seis del Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo que conduce el mendocino José Luis Ramón. Este bloque aporta a Ramón, Pablo Ansaloni, Flavia Morales, Diego Sartori y Ricardo Wllbach. El único que no se suma es el rionegrino Luis Di Giacomo que, al igual que el senador Alberto Weretilneck de la misma provincia, están enfrentados en el “pago chico” con el actual ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria.

Mientras se espera que mañana el tema se discuta en comisión de Asuntos Constitucionales y de Justicia en donde Juntos por el Cambio estará presente, el oficialismo tiene que salir a pescar seis votos más en una pecera cada vez más chica.

En esa “laguna” hoy nadan los legisladores del Frente de Izquierda Juan Carlos Giordano y Nicolás del Caño, la justicialista Beatriz Ávila y Alma Sapag del Movimiento Popular Neuquino y el santafruceño José Antonio Carambia de Acción Federal en Santa Cruz.

Hasta ahora el número que necesita el oficialismo para poder avanzar en el recinto no se ha logrado y sería poco problable que en medio de un recrudecimiento de los casos de Covid 19 y de los dichos del fiscal Rafecas respecto a que se niega a asumir en el cargo si se modificar el proceso para elegir y remover al jefe de los fiscales.

En el caso de que eso suceda, el Poder Ejecutivo deberá proponer a un nuevo fiscal o fiscala para ocupar el cargo que hoy tiene interinamente a Eduardo Casal.

SEGUIR LEYENDO