Dieron de alta a la jueza Servini luego de haber estado internada por coronavirus

La magistrada federal se había contagiado después de haber recibido la primera dosis de la vacuna Sputnik V

La jueza María Servini
La jueza María Servini

Luego de pasar ocho días internada en el sanatorio Otamendi por la complicación de un cuadro de coronavirus, la juez federal con competencia electoral de la Ciudad de Buenos Aires, María Servini, fue dada de alta y será trasladada por un familiar hasta su domicilio de Palermo. “Estoy mejor, me voy a mi casa”, dijo la jueza a través de un mensaje de WhatsApp a Infobae.

Según informaron allegados de Servini a este diario, la decisión de darle el alta se tomó esta mañana luego de que el cuadro de la jueza mejorara notablemente. El miércoles 14 de abril Servini había sido llevada desde su domicilio hasta el sanatorio Otamendi porque su infección se había complicado. La habían internado en terapia intensiva . En algún momento de estos días que pasó internada, necesitó una mínima asistencia respiratoria: tuvo colocada una bigotera de oxígeno.

Servini tiene 84 años, es jueza federal desde 1990 y dijo padecer un cuadro leve de Epoc por ser fumadora pasiva. Le habían aplicado a principios de marzo la primera dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik V. Le habían suspendido turno que le habían asignado para aplicarse la segunda dosis el 26 de marzo pasado. Ante la presencia de síntomas compatibles con los del coronavirus Servini se había hisopado el miércoles 7 de abril. Al día siguiente le confirmaron que el resultado era positivo. Pasó unos días aislada en su casa hasta que a la semana siguiente debieron internarla porque el cuadro se había agravado.

Durante los primeros meses de la pandemia en 2020, Servini no había ido a su juzgado que tiene dos sedes: una en Comodoro Py y otra en el Palacio de Tribunales. Más tarde comenzó a ir dos veces por semana. Hace un mes es decir, unos días antes de que la jueza se contagiara, cuatro empleados del juzgado dieron positivo coronavirus. La jueza había dicho cuando explicó que estaba contagiada que “es muy difícil trabajar de manera remota en el juzgado penal. En el electoral es más fácil. Tengo que estar, tengo que hablar con los empleados. No se puede hacer de otra manera. Voy dos días por semana y los otros días tomo audiencias por Zoom que se pueden hacer sin problemas”.

La jueza, encargada de la organización de las elecciones nacionales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, había condicionado la realización del acto electoral a que se vacunara a un grupo de 25 personas que trabaja desde hace años en la Secretaría Electoral. Se los llama “los urneros” y son los encargados de organizar la logística de las elecciones. Algunos de ellos cumplen su tarea desde hace más de 15 años.

Antes de ser internada por coronavirus la jueza había dicho: “Necesito dos o tres meses para preparar las elecciones. Necesito que las 25 personas que se dedican todas las elecciones a preparar las urnas de toda la Capital estén vacunadas. Es gente que hace esto hace muchos años. Necesito que sean vacunados”. Y había explicado: “Le presenté la lista con los nombres a la Corte, a la Cámara Electoral, al Ministerio de Salud y al de Interior. Si no los vacunan, no puedo preparar las elecciones. Porque si se contagiara uno, debo aislar a todos y el proceso no se puede realizar. No puedo exponerme a que se enferme el personal que está muy calificado en lo electoral”.

La jueza fue dada de alta esta mañana. Seguramente se pondrá a trabajar en breve en la adecuación del cronograma electoral mientras se decide si se realizan las PASO. Deberá hacerlo con un ritmo menor al que está habituada porque a las personas que padecieron coronavirus con cierta gravedad se les recomienda descansar.

SEGUIR LEYENDO



Últimas Noticias

MAS NOTICIAS