Procesaron a un ex secretario de Finanzas del macrismo por negociaciones incompatibles en el “Megacanje II”

Se trata de Santiago Bausili. La causa investiga si en la negociación con los holdouts cometió negociaciones incompatibles con la función pública, al colocar deuda pública al Deutsche Bank, entidad en la que había trabajado

(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

El juez federal Sebastián Casanello procesó hoy al ex secretario de Finanzas del macrismo Santiago Bausili, en una causa en la que se investiga si la negociación, coordinación y pagos a los holdouts durante el macrismo, en un expediente conocido como “Megacanje II”. En la causa siguen investigados los ex funcionarios Luis Caputo y Mario Quintana.

Bausili fue procesado por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública, al colocar deuda pública al Deutsche Bank, del que había sido directivo. El juez lo encontró, en esta etapa, responsable del delito de “negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública” y le dictó un embargo sobre sus bienes por 10 millones de pesos.

En el fallo al que accedió Infobae, Casanello aseguró que “se pudo acreditar que el imputado se ‘interesó', mientras se desempeñaba primero como Subsecretario de Financiamiento y después como Secretario de Finanzas, en los expedientes que tenían como oferente al Deutsche Bank con la intención de beneficiarlo y beneficiarse”.

“No es relevante que se haya producido efectivamente el ‘beneficio’ -que en este caso se encuentra comprobado- o un perjuicio patrimonial al Estado, ya que no es un requisito objetivo del tipo penal analizado. La profesión y experiencia de Santiago Bausili en el ámbito en que se desempeñaba descartan la negligencia alegada y las pruebas afirman su voluntad realizadora de cada uno de los elementos típicos que componen la figura del artículo 265 del Código Penal. Él conocía sus incompatibilidades personales para intervenir en asuntos vinculados al Deutsche Bank, por su pasado y por ser accionista de la persona jurídica”, sostuvo el juez en su resolución.

La causa investiga si Bausili, que había trabajado para el Deutsche Bank antes de ingresar a la función pública, percibió un bono del Deutsche Bank en 2016 y 2017 mientras se desempeñaba como funcionario público. Era un incentivo diferido del banco internacional en el que trabajó hasta un mes antes de ingresar al Gobierno, y que asciende a 100.000 euros, en cuotas, explicaron fuentes de esa cartera. Más tarde, Bausili avaló que el Deutsche Bank hiciera colocaciones de deuda pública por lo que obtuvo de entre el 0,12 y el 0,18 por ciento.

El juez Sebastián Casanello
El juez Sebastián Casanello

Rodolfo Tailhade, diputado nacional del Frente para la Victoria (FpV), denunció en abril de 2018 a Bausili para que se investigue si obtuvo beneficios indebidos ya que a principios del año 2016 habría recibido una serie de cuotas en euros y en acciones por parte del banco. En ese momento, el juez Claudio Bonadio lo llamó a indagatoria y lo sobreseyó. La fiscal Alejandra Mangano apeló esa decisión y, en la Cámara Federal, los jueces Martin Irurzun y Leopoldo Bruglia revocaron la decisión y ordenaron hacer lugar a una serie de medidas de prueba. También dijeron que se analizara que la causa pasara a manos del juez Casanello que tenía una denuncia contra el mismo ex funcionario.

Es que Casanello y el fiscal Federico Delgado tenían en sus manos una investigación contra los ex funcionarios Mario Quintana (exvicejefe de Gabinete) y Bausili por haber comprado bonos BONAR mientras se desempeñaban como funcionarios. La causa se había iniciado en 2016 para que se investigara si hubo irregularidades en las negociaciones y pagos que que llevaron adelante los funcionarios públicos que representaron los intereses del Estado Nacional, con los denominados “holdsouts” tras la sanción de la ley 27.249 el 31 de marzo de 2016.

A fines del año pasado, Casanello citó a indagatoria a Bausili. El ex funcionario negó los cargos diciendo que “no existió un solapamiento entre su ingreso a la función pública y su alejamiento de la entidad bancaria Deutsche Bank”, que “no cobró dividendos, sino que los montos percibidos por parte del banco en los años 2016, 2017 y 2018 que se debían a su trabajo realizado en años anteriores en la dependencia y fueron acordados en el acta firmada ante el SECLO” y que “no hubo un intercambio de correos electrónicos entre su persona y empleados del Deutsche Bank”.

Ahora, el juez lo procesó por negociaciones incompatibles en su función y lo embargó por 10 millones de pesos. Según la resolución a la que accedió Infobae, “el actuar interesado del imputado nace a partir del estrecho vínculo que lo unía a esa firma, lo que se ve reflejado en, al menos, dos situaciones concretas que tornaban incompatible su intervención en dichos procesos”.

“La primera -añadió- radica en que Santiago Bausili fue empleado del Deutsche Bank, entre los años 2007 y 2016, desempeñándose como director del área ‘Latin American DCM en Treasury Solutions’, de dicha entidad. La segunda se circunscribe a la tenencia por parte de Bausili de acciones de dicha compañía. El 31 de enero de 2016, al desvincularse del Deutsche Bank, Bausili recibió, en cuotas, un total de 13.025 acciones de la entidad, con un valor nominal en la bolsa de Nueva York de U$S 13.80 cada una, que terminó de cobrar en el mes de septiembre del año 2018.”

En ese contexto, Casanello afirmó que Bausili “participaba en cada una de las etapas del proceso de toma de decisión: recibía y dirigía las audiencias acordadas con el Deutsche Bank; escuchaba sus propuestas de inversión”.

No solo eso: “las discutía internamente tanto con personal del órgano coordinador, como con el rector (ONCP y Caputo); y, por último, cuando se conformaba el expediente administrativo que poseía al Deutsche Bank como oferente o beneficiario, (el ex funcionario) se interesaba en el mismo y se inmiscuía en las actuaciones (librando notas, solicitando el pago y prestando conformidad a la resolución que designaba a su ex empleador como banco colocador)”. Hasta la Oficina Anticorrupción, a cargo de Laura Alonso, entendió que “Bausili no debió asistir a esas reuniones y debió excusarse de intervenir en los expedientes administrativos”.

Así las cosas, Casanello sostuvo que quedó comprobado que “Bausili trabajó hasta el 25 de enero de 2016 en el Deutsche Bank y un día después de su alejamiento formal de dicha entidad bancaria fue designado por decreto del PEN como Subsecretario de Financiamiento de la Nación” y que “era beneficiario de un plan acordado con el banco en virtud del cual percibió, “en cuotas”, distribuidas en los años 2016, 2017 y 2018, 13.025 acciones del Deutsche Bank”.

Pero además que “pese a ser ex empleado y poseer acciones de la entidad, intervino como funcionario público en cuestiones trascendentales vinculadas a esa institución, situación prohibida” por la ley de ética en el ejercicio de la función pública. A eso hay que sumarle que “esa prohibición era conocida por el imputado, ya que en el expediente 125858/16, se había excusado de intervenir; pero por razones que no pudo explicar no lo hizo en otro expediente en el año 2017″. Por último, “en forma previa a esta última colocación”, Bausili “mantuvo reuniones no sólo con representantes del Deutsche, sino con quienes hasta enero de 2016 habían sido sus superiores jerárquicos en esa firma”.

”Estas circunstancias fácticas son determinantes para el análisis de su responsabilidad penal porque permiten descartar lo alegado por la defensa en cuanto a que ha existido, a lo sumo, un accionar negligente o ignorante de su parte. Este argumento defensista, que en esencia se dirige a atacar la existencia del dolo del imputado en el caso y a minimizar la relevancia de las intervenciones de su asistido ha sido desvirtuado por las pruebas y el contexto analizado”, afirmó.

Seguí leyendo