Luego de reunirse con Presidente, Santiago Cafiero y Carla Vizzoti anunciarán medidas restrictivas frente a la suba de casos de coronavirus

El encuentro se desarrolló en la Quinta de Olivos. El Gobierno aplicará nuevas herramientas para enfrentar el inicio de la segunda ola de la pandemia en el país

Alberto Fernández recibió a Santiago Cafiero y Carla Vizzotti en la Quinta de Olivos
Alberto Fernández recibió a Santiago Cafiero y Carla Vizzotti en la Quinta de Olivos

La segunda ola de coronavirus es la principal preocupación que tiene el gobierno nacional por estas horas. Los casos se incrementaron en la última semana y encendieron las alarmas en el oficialismo que, el último jueves, decidió anunciar una batería de medidas enfocadas en la suspensión de vuelos desde los países donde está circulando la cepa Manaos y mayores controles para los pasajeros que ingresen a la Argentina.

La complicación del panorama sanitario obligó al Gobierno a tomar decisiones contra reloj. Por eso este domingo el presidente Alberto Fernández recibió en la Quinta de Olivos al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y al ministro de Salud, Carla Vizzotti, para analizar nuevas medidas restrictivas que puedan frenar el impacto del rebrote.

En breve, Cafiero y Vizzotti explicarán las nuevas medidas que se llevarán adelante a partir de los próximos días y que tienen como objetivo disminuir la cantidad de gente que circula.

La intención del Gobierno es evitar la restricción de circulación. Pero si los casos siguen subiendo, la aplicación de medidas restrictivas se presentará como la única opción para disminuir el aumento de contagios. La noticia fue dada a conocer por el propio Presidente durante una entrevista televisiva, donde indicó que en la reunión que encabezará en la Residencia de Olivos van a analizar “una serie de medidas” que se comunicarán en los próximos días.

Los casos de coronavirus comenzaron a crecer en la última semana (EFE/ Demian Alday Estévez/Archivo)
Los casos de coronavirus comenzaron a crecer en la última semana (EFE/ Demian Alday Estévez/Archivo)

En declaraciones a C5N, el jefe de Estado adelantó ayer que se tratará de “bajar la circulación en general, que la administración pública trabaje a distancia, pero no es volver a un aislamiento estricto”. Además, señaló que vienen observando “un crecimiento sostenido, no abrupto, pero sí sostenido” de casos de Covid-19.

También precisó que en el Gobierno están “muy preocupados por la cepa de Manaos” porque “todo indica que es particularmente virulenta en el contagio y que tiene una mayor letalidad”. “Viene de todos nuestros países vecinos y detectamos casos en Córdoba que pudimos aislarlos”, sostuvo.

Hasta el momento el gobierno nacional tomó tres medias para afrontar la suba de casos. El último jueves suspendió los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México. En el caso de los dos primeros destinos la decisión se basó en el alto nivel de circulación de la cepa Manaos que hay en ambos lugares, mientras que México ingresó en el paquete de restricciones porque muchos argentinos regresaron contagiados de ese destino.

Además, los pasajeros que retornen al país deberán testearse en tres oportunidades. Una antes de subirse al avión que viaja hacia Argentina, otra al llegar y una tercera a siete días del arribo. Todos los costos serán pagados por cada uno de los viajeros.

Alberto Fernández junto a los ministros de Salud de la Nación y la provincia de Buenos Aires
Alberto Fernández junto a los ministros de Salud de la Nación y la provincia de Buenos Aires

Una tercera medida tiene que ver con el control, por parte de los gobiernos municipales y provinciales, de una cuarentena estrictita que deben cumplir los pasajeros que lleguen a Argentina. Si el resultado de los testeos es negativo, entonces cumplirán 10 días de aislamiento obligatorio en su domicilio legal. En el caso de que el testeo sea positivo, las autoridades sanitarias serán las que determinen el lugar de cumplimiento de la cuarentena. Esa estadía estará a cargo de cada pasajero.

Por otra parte, este sábado la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) comunicó que todos los servicios de operaciones regulares internacionales, que fuesen aprobados a partir del día 29 de marzo de 2021, serán reprogramados, para los mismos días pautados, pero en diferentes horarios, con el objetivo de establecer una separación entre los arribos, que permita el adecuado cumplimiento de los nuevos protocolos sanitarios.

La modificación apunta exclusivamente a generar una distancia entre cada de arribo de alrededor de ciento veinte minutos. La medida, según explicó la ANAC en un comunicado oficial, “un mero reacomodamiento y redistribución de los vuelos a efectos de dar cumplimiento con las medidas sanitarias correspondientes”.

SEGUIR LEYENDO: