El Gobierno oficializó la extensión del distanciamiento social hasta el próximo 31 de enero

Por primera vez, la medida rige para todo el país por igual, incluidas las localidades de Bariloche y Dina Huapi, en Río Negro, y Puerto Deseado, en Santa Cruz, que hasta el momento continuaban con el aislamiento más estricto

infobae-image

Por primera vez desde que comenzó la pandemia del coronavirus, toda la Argentina se encuentra en la etapa de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), fase en la que permanecerá el país hasta el próximo 31 de enero. Así lo confirmó el Gobierno a través del Decreto 1033/2020, publicado este lunes en el Boletín Oficial.

De esta manera, también salieron del aislamiento las localidades de Bariloche y Dina Huapi, en Río Negro, y Puerto Deseado, en Santa Cruz, que hasta ahora eran los únicos lugares que permanecían con restricciones más estrictas.

La medida, firmada por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y todos los ministros nacionales, vino a confirmar lo que ya había anunciado el primer mandatario durante un acto.

“Tenemos ahora que seguir sobrellevando esto que todavía no ha terminado porque, aunque los casos bajan, nadie sabe dónde el problema puede volver a repuntar”, advirtió el jefe de Estado en aquella oportunidad.

Además, Alberto Fernández se refirió a la proximidad de las celebraciones de fin de año y remarcó que “el problema aún no pasó”, por lo que le pidió a la población “seguir conviviendo con todos los cuidados que se tomaron cuando la pandemia asomó por primera vez”.

Alberto Fernández anuncia extensión del DISPO al 31 de enero


“En este momento, cuando sentimos que los casos han bajado, nos relajamos y tenemos muchas ganas en las Fiestas de acercarnos, de compartir una copa con la familia, una mesa. A todos y a cada uno de los argentinos les pido que no se olviden de que el problema todavía lo tenemos”, señaló.

En esta ocasión, en el Decreto a partir del cual se prolongó el DISPO, el Gobierno aclaró que, si bien toda la Argentina pasó a esta etapa, las autoridades de cada jurisdicción del país podrán “dictar normas reglamentarias para limitar la circulación por horarios o por zonas, con el fin de evitar situaciones que puedan favorecer la propagación del virus”.

Además, se recordó que durante este periodo “las personas deberán mantener entre ellas una distancia mínima de 2 metros, utilizar tapabocas en espacios compartidos, higienizarse asiduamente las manos, toser en el pliegue del codo, desinfectar las superficies, ventilar los ambientes y dar estricto cumplimiento a los protocolos” vigentes.

También se señaló que las actividades deportivas se podrán hacer “siempre que no impliquen una concurrencia superior a diez personas cuando se realicen en lugares cerrados”, mientras que permanecen prohibidos “los eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos o familiares y actividades en general de mas de 20″ participantes.

No obstante, se reiteró que el Jefe de Gabinete, en su carácter de Coordinador de la Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional, “podrá disponer excepciones” a todas estas limitaciones ante el pedido de los gobernadores o del jefe de Gobierno porteño.

Es la primera vez desde que comenzó la pandemia que todo el país se encuentra en la fase de distanciamiento social (REUTERS/Marcos Brindicci)
Es la primera vez desde que comenzó la pandemia que todo el país se encuentra en la fase de distanciamiento social (REUTERS/Marcos Brindicci)

Entre los considerandos, el Poder Ejecutivo destacó que “la Argentina ha sido seleccionada como parte de los países en los que se efectúan los ensayos clínicos para, al menos, cuatros de las vacunas para COVID-19, y se ha anunciado la producción de otra de ellas en territorio nacional, posicionando al país en un lugar de privilegio dentro de la región de las Américas”.

Además, detalló que actualmente “el porcentaje de ocupación de camas actualmente es del 54,4% para todo el país, del 62,7% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del 55,7% en la región Metropolitana”.

Asimismo, volvió a destacar que “un número importante y creciente” de contagios “se origina a partir de la transmisión en eventos sociales, en los cuales la interacción entre las personas suele ser más prolongada y con mayor cercanía física”.

También resaltó que “en Argentina, en las últimas dos semanas (del 29 de noviembre al 12 de diciembre), los casos han disminuido en un 30 por ciento si se compara con las dos semanas previas” y que solamente Misiones y Formosa “han mostrado un aumento” de la cantidad de infectados en este mismo periodo.

“El país se encuentra en una etapa de disminución de casos aunque con algunas alertas por la ralentización de esta disminución en algunos departamentos, por lo que es fundamental lograr que la población continúe con las medidas de prevención. También es necesario que el sistema de salud continúe en alerta para la detección temprana de casos y que los sistemas de atención primaria se refuercen para lograr un mejor rastreo de contactos estrechos”, se aclaró.

Seguí leyendo:

Habilitaron las fiestas de hasta 200 personas en el territorio bonaerense

Qué explican Alberto Fernández y Pfizer frente al fracaso de las negociaciones por la vacuna contra el COVID-19