Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta: dos discursos y un vínculo a prueba de incertidumbre

Economía y dólar. Coparticipación y moderación. Vacunas y Detectar. Un nuevo estratega al lado del Jefe de Gobierno porteño

smercado@infobae.com


Horacio Rodriguez Larreta y Alberto Fernández
Horacio Rodriguez Larreta y Alberto Fernández

Si había un día apropiado para probar el vínculo entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta fue el de ayer, con un dólar blue que terminó la semana volando hasta los $167 y la city inundada de malos presagios. El Jefe de Gobierno podría haber aprovechado la situación, mostrarle con algún gesto la debilidad del equipo presidencial, que no genera certidumbre ni confianza. Pero a pesar del guadañazo de coparticipación que la Ciudad de Buenos Aires recibió inesperadamente hace casi cuatro semanas, nada de esto sucedió.

A nosotros no nos sirve que al Gobierno le vaya mal, porque la que sufre es la población”, dijo un amigo de Rodríguez Larreta. Fue el único que confirmó a Infobae que en la reunión que el titular del ejecutivo porteño, más Diego Santilli, tuvieron con el Presidente y el gobernador Axel Kicillof, no se habló de la situación económica y la disparada del dólar. No dio detalles, pero sí dijo que vieron a Fernández abrumado con la necesidad de “volver a empezar” con las restricciones de la cuarentena en el interior del país.

La reunión fue corta. A las 17.35 Rodríguez Larreta y Santilli estaban saliendo de Casa Rosada. Y había empezado una hora antes, a las 16.30. Los primeros quince minutos se realizaron en el despacho presidencial, donde Fernández les adelantó lo que pensaba hacer en materia sanitaria, impulsando el demorado Programa Detectar que, a donde llegó, logró rápidos resultados.

Trascendió que en ese momento, el Presidente le agradeció a la Ciudad que la oposición haya acompañado en el Congreso la aprobación de la normativa que exigen los laboratorios para la introducción de las vacunas contra el COVID, que acelera los trámites de aprobación de ANMAT y otorga protección jurídica a los laboratorios que la suministren. Luego pasaron al salón contiguo, para el diálogo por videoconferencia con Axel Kicillof, quien hizo un resumen de la situación epidemiológica en la Provincia.

Quizás por el buen clima del encuentro, nadie en el equipo de la Ciudad mostró preocupación porque la apertura de los shoppings, que daban por hecha, fue suspendida por pedido de la Nación. Casi que les pareció lógico que buscaran marcarle la cancha con algo, como para mostrarle a su hinchada que no hacen todo lo que le pide la oposición.

Santiago Cafiero se había reunido en la semana con sus pares Carlos Bianco y Felipe Miguel. Ambos le habían asegurado al Jefe de Gabinete porteño que esa autorización saldría a partir del lunes. Es algo que les conviene a todos, para generar mayor recaudación impositiva, además de más consumo, en un momento en que todos necesitan reactivar la economía. Pero en CABA se sabía que estigmatizar a los shoppings podía ser una salida fácil para el relato en el mundo K, mucho más en medio del tembladeral económico.

En cambio, lo que no esperaba el Gobierno nacional es una presentación tan contundente de parte de Rodríguez Larreta. Imaginaban que sería una conferencia de prensa más. Se encontraron con un muy ordenado discurso que puso en contexto las nuevas aperturas de actividades sociales y económicas en la Ciudad.

Horacio Rodríguez Larreta en la conferencia de prensa de anoche, en la sede de Uspallata.
Horacio Rodríguez Larreta en la conferencia de prensa de anoche, en la sede de Uspallata.

El Jefe del Gobierno porteño habló de plan, y varias veces, denotando una carencia del otro lado de la grieta. Expuso objetivos. Describió un rumbo sostenido de aperturas desde hace dos meses y medio y mostró la foto de hoy, con el 90% de los comercios y actividades profesionales abiertas, un diseño que puede sostenerse porque se pudo mejorar la situación sanitaria, a pesar de las aperturas. Además, explicó que habrá que seguir aprendiendo a convivir con el virus, mientras encara un “plan (de nuevo) progresivo” que complemente la virtualidad de las clases en las escuelas con participación presencial.

En ningún momento mostró miedo, aunque tampoco tuvo una actitud temeraria. A pesar de estar jaqueada por los intentos de poder hegemónico, la gestión de Rodríguez Larreta se quedó con la bandera de la educación y ahora busca posicionarse como poseedora de un “plan” racional, prolijo y estudiado, que contrastó con la ponencia generalista de Fernández, que a pesar de las filminas y la lógica ausencia de toda épica, terminó siendo confuso.

Es la segunda vez que Rodríguez Larreta logra sumar a su habitual equilibrio, algo distinto. Como sucedió el 10 de septiembre, cuando se tomó 24 horas para responderle al Gobierno nacional y se presentó ante la opinión pública con un discurso nacional. Ayer también se lo percibió profundo, con una capacidad de transmitir lo que hace de un modo austero y empático a la vez, un talento que no se le conocía.

Es lógico que así suceda. Quien está colaborando desde afuera con el posicionamiento del jefe de Gobierno es Marcos Peña, un experto en comunicación estratégica con probada capacidad de éxito. Su acercamiento hace ruido en la oposición. Aseguran que no es el único, que en Juntos por el Cambio son varios los que estrecharon el respaldo al Jefe de Gobierno, jaqueado desde las principales espadas del kirchnerismo más duro. Y mencionan a María Eugenia Vidal entre las espadas que riegan el nuevo perfil de Larreta. Las heridas por la derrota todavía están lejos de cerrarse.

Seguí leyendo:

Rodríguez Larreta: “Seguimos trabajando de forma coordinada pese a que hemos tenido diferencias públicas con el Gobierno”

El Presidente anunció la restricción de la circulación en 18 provincias

Sin señales de alivio para los problemas monetarios de Argentina



MAS NOTICIAS