El juez de la Cámara Federal Mariano Llorens tiene coronavirus y fue internado por precaución

El magistrado se encuentra con buen estado de salud y continuó trabajando de manera remota

El juez Mariano Llorens (Adrián Escandar)
El juez Mariano Llorens (Adrián Escandar)

El juez de la Cámara Federal Mariano Llorens contrajo coronavirus y quedó internado por precaución. Meses atrás había sido internado luego de presentar síntomas compatibles con COVID-19, aunque en ese momento los resultados del test dieron negativo: tenía neumonía.

Fuentes del entorno del magistrado confirmaron este martes a Infobae que Llorens se contagió coronavirus y que fue diagnosticado la semana pasada, a pesar de que la noticia trascendió en las últimas horas.

El juez de la Cámara Federal se encuentra en buen estado de salud e incluso continuó trabajando de forma remota desde su casa. De todas formas, el personal médico decidió internarlo el lunes porque la fiebre era muy alta por precaución para controlar de cerca su estado de salud, y teniendo en cuenta el cuadro pulmonar que había padecido meses atrás.

En el inicio de la pandemia en Argentina y a solo una semana de haber sido decretado el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, Llorens tuvo fiebre, dolor de garganta y tos: todos síntomas compatibles con el COVID-19. En un primer momento se sospechó que podría tener dengue, porque había estado en la provincia de Misiones en los primeros días de marzo. Fue atendido en el Sanatorio San Lucas, en San Isidro, y luego de descartar dengue lo mandaron nuevamente a su casa. Como los síntomas continuaron, quedó internado en la clínica del norte del conurbano bonaerense a la espera de los resultados. Allí fue cuando le hicieron el test de coronavirus, que finalmente terminó dando negativo, y se le diagnosticó una neumonía bacteriana.

El juez había sido internado cuando la pandemia recién comenzaba a desarrollarse en la Argentina, pero en ese momento le diagnosticaron neumonía (Adrián Escandar)
El juez había sido internado cuando la pandemia recién comenzaba a desarrollarse en la Argentina, pero en ese momento le diagnosticaron neumonía (Adrián Escandar)

Su cuadro compatible con coronavirus despertó la alarma en Comodoro Py, por lo que para evitar la circulación de jueces o empleados que pudieran haber estado en contacto con Llorens, la Cámara Federal decidió cerrar sus puertas e implementar el trabajo remoto.

Llorens, de 53 años, se recibió de abogado en 1990 y ese año comenzó a trabajar en el Poder Judicial. Hizo su carrera en la Justicia penal de instrucción, donde llegó a ser secretario de Tribunal Oral. En junio de 2018 juró como juez de la Sala I de la Cámara Federal, luego de que el gobierno de Mauricio Macri propusiera su nombre al Senado de la Nación tras el concurso público para ocupar el cargo. Se trata de un lugar estratégico para la política y el poder. Por allí pasan todas las causas de corrupción y se definen los procesamientos y las investigaciones.

Integra la Sala I de la Cámara Federal, que ahora, luego de los desplazamientos de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, quedó integrada únicamente por él. Esa sala tiene la causa de los cuadernos de la corrupción, pero Llorens no interviene porque está excusado ya que su primo Rafael Llorens, ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido, es uno de los procesados del caso.

Como juez de la Cámara Federal, a fin del año pasado Llorens rechazó liberar al empresario Lázaro Báez en una de las causas que tiene por lavado de dinero. También confirmó los procesamientos de De Vido y de los empresarios Aldo Roggio, Carlos Wagner y Tito Biagini, entre otros, por el presunto pago de coimas para la construcción de dos plantas potabilizadoras de Aysa.

Seguí leyendo:

En qué situación quedaron los jueces federales que investigaban la corrupción K y fueron desplazados por el Gobierno

La Corte Suprema tratará el próximo martes la situación de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli

Hebe de Bonafini atacó a la Corte Suprema: “Ustedes siempre están del lado de la muerte”

Cristina Kirchner pidió que no se judicialice la política y desde la oposición le respondieron que respete la democracia


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos