El norteamericano que lavó dinero de Daniel Muñoz y sigue prófugo, había sido reportado por giros sospechosos un año y medio antes de la causa de cuadernos

Sean Sullivan iba a desarrollar el proyecto hotelero en Turks and Caicos. La FinCEN había alertado sobre sus movimientos de dinero en Estados Unidos

El archipiélago de Turks and Caicos, un paraíso natural y fiscal, en el océano Atlántico.
El archipiélago de Turks and Caicos, un paraíso natural y fiscal, en el océano Atlántico.

Un año y medio antes que la causa de los cuadernos expusiera las maniobras de lavado de dinero del ex secretario privado Daniel Muñoz y su viuda Carolina Pochetti, a través de millonarias operaciones con lujosas propiedades en Estados Unidos, las autoridades de este país ya habían puesto la lupa sobre uno de los cinco prófugos con pedido de captura internacional que aún tiene ese expediente: Sean Lawrence Sullivan.

Este ciudadano norteamericano fue identificado en la investigación judicial que conmovió el escenario político en 2018 por varios arrepentidos -entre ellos la propia Pochetti- como el desarrollador inmobiliario contactado por el entorno de la pareja para llevar adelante una inversión hotelera de USD 30 millones en las paradisíacas islas caribeñas Turks and Caicos. Los fondos provenían de coimas por la obra pública cobradas durante el gobierno kirchnerista.

La orden de captura nacional e internacional fue dictada el 1 marzo del 2019 por el fallecido juez Claudio Bonadio para indagarlo en el expediente contra Muñoz, anexo a la causa de los cuadernos de las coimas. Fue ratificada por el actual magistrado de la causa Marcelo Martínez de Giorgi. Pese a que Sullivan seguiría viviendo en Estados Unidos, aún no fue detenido por las autoridades de ese país, y el alerta de Interpol sigue vigente.

Sullivan aparece en un documento de la Unidad de Inteligencia Financiera del Tesoro de los Estados Unidos (conocida como FinCEN, por su acrónimo en inglés), denominado sin sutilezas Kleptocracy. El término en inglés por cleptocracia sirve para definir la institucionalización de la corrupción y del robo, en beneficio de los gobernantes. Se trata de un resumen semanal en el que esa agencia norteamericana recoge las principales alertas bancarias recibidas en días previos. En este caso, se refería al período del 10 al 16 de marzo de 2017.

El reporte semanal confidencial de la FinCEN que recoge alertas bancarios por operaciones sospechosas, denominado "Cleptocracia", al que tuvo acceso Infobae.
El reporte semanal confidencial de la FinCEN que recoge alertas bancarios por operaciones sospechosas, denominado "Cleptocracia", al que tuvo acceso Infobae.

La información surge de FinCEN Files, la investigación global basada en más de 2.100 registros con informes de transacciones sospechosas reportadas por bancos norteamericanos ante ese organismo de los Estados Unidos, para ayudar a detectar y prevenir maniobras de lavado de dinero u otros delitos económicos. Los documentos fueron obtenidos por BuzzFeed News y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), una organización con sede en Washington, y 400 periodistas socios de 110 medios de todo el mundo. Entre ellos, Infobae, La Nación y Perfil, de Argentina.

Bajo el título “Individuo vinculado al escándalo de lavado de dinero de ex presidentes realiza transacciones”, en ese documento llamado Kleptocracy se señala que el Citibank emitió un Reporte de Operación Sospechosa (ROS o SAR en inglés) que involucra, entre otros, a Sullivan por giros por más de USD 1 millón, entre noviembre de 2011 y el mismo mes de 2016. El alerta bancario reportado ante la FinCEN se generó por la “actividad sospechosa en una cuenta que puede estar vinculada a un escándalo de lavado de dinero que involucró a los ex presidentes argentinos Cristina y Néstor Kirchner”.

Según fuentes consultadas por Infobae, en el expediente de la causa judicial contra Muñoz, Pochetti y su entorno no consta la información registrada en 2017 por la FinCEN en relación a Sullivan.

El documento secreto de la FinCen que vincula a Sullivan con la investigación por posible lavado de dinero en el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner.
El documento secreto de la FinCen que vincula a Sullivan con la investigación por posible lavado de dinero en el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner.

Los SARs reflejan las preocupaciones de los organismos de control dentro de los bancos y las instituciones financieras y no son necesariamente indicativos de una conducta delictiva o una evidencia de irregularidad. Pero sí pueden potencialmente implicar delitos financieros, que involucran a clientes con perfiles considerados de “alto riesgo” o que estuvieron bajo investigación judicial, o con comentarios “negativos” en los medios por las sospechas alrededor de sus actividades. En ese sentido, funcionan como una forma de alertar a los reguladores gubernamentales y a las fuerzas de seguridad sobre actividades presuntamente irregulares y posibles delitos.

El “comprador” del Regalia 23

Las últimas transacciones reportadas por la FinCEN fueron justo antes de que Sullivan apareciera como comprador de un lujoso condominio de Muñoz-Pochetti en Miami, la Unidad 23 del Regalia, por USD 10.700.000. La operación se concretó el 3 de enero de 2017 con una firma constituida pocos días antes, Regalia 23 LLC, registrada por Sullivan en el estado de Florida.

infobae-image

Los prestanombres de Muñoz-Pochetti identificaron ese departamento como el que usaba el matrimonio en sus estadías en la ciudad de Miami. Valuado actualmente en USD 5 millones, está ubicado sobre la Av Collins 19575, tiene 470 metros cuadrados y cinco baños.

Sullivan vendió ese inmueble a otra firma, apenas tres días después de haberlo comprado por USD 9.400.000, un valor inferior al que él lo había adquirido, según la información aportada por la Unidad de Información Financiera (UIF) en la causa judicial.

El condominio Regalia, en Miami, donde Muñoz compró un lujoso departamento a nombre de testaferros, entre ellos, el norteamericano Sean Sullivan.
El condominio Regalia, en Miami, donde Muñoz compró un lujoso departamento a nombre de testaferros, entre ellos, el norteamericano Sean Sullivan.

En el documento secreto de la FinCEN, elaborado dos meses y medio después de esa operación realizada por Sullivan, figura que el inmueble “estaba presuntamente vinculado al ex presidente argentino Néstor Kirchner” y que fiscales federales en Argentina estaban en ese momento “investigando a Néstor Kirchner, Cristina Kirchner y miembros de la administración de Néstor Kirchner por lavado de dinero a través de varias compras inmobiliarias en Miami”.

A través de distintos prestanombres y empresas pantalla, Muñoz y Pochetti habían adquirido en Estados Unidos 16 inmuebles - 14 en Miami y 2 en Nueva York- con dinero provenientes de coimas cobradas durante el gobierno kirchnerista. El ex secretario privado tuvo durante muchos años acceso privilegiado al matrimonio presidencial, lo que le permitió engrosar de manera llamativa su fortuna, tanto en el país como en el exterior.

La “venta” en tiempo récord de la Unidad 23 del Regalia fue en simultáneo a la de varios de esos departamentos de los que Pochetti y su entorno buscaron desprenderse rápidamente para sacar el dinero de Estados Unidos, especialmente entre 2015 y 2017, alertados por las investigaciones por blanqueo de dinero en marcha.

A través de la venta de esos inmuebles y triangulaciones de dinero por distintas jurisdicciones, “obtuvieron una suma cercana a los USD 73 millones, que en parte reintrodujeron en el sistema bancario”, según estableció el juez Bonadio al procesarlos por lavado en agosto del año pasado.

Casi la mitad de ese dinero se canalizó en un desarrollo inmobiliario en el archipiélago de Turks and Caicos que estaría a cargo de Sullivan. Así lo contó la viuda de Muñoz en su confesión del 24 de enero del año pasado. “La idea original, según los comentarios de los abogados, fue crear un complejo hotelero, pero finalmente derivó en la compra de tierras porque el dinero se perdió. Se frenó la construcción por permisos que no daba el Gobierno de Turks And Caicos. El inversor a cargo del complejo hotelero era un tal Sullivan, quien era el encargado de llevar a cabo la obra. Pero esta persona se demoró o se quedó con el dinero. Lo vi una sola vez, en la oficina de (otro abogado Charles) Serfaty, en Miami”.

No fue la única que sugirió que Sullivan se habría quedado con parte del dinero de la inversión. También lo dijo su primo Carlos Gellert, otro de los prestanombres de Muñoz que se arrepintió en la causa, y el abogado Anthony D’Aniello en su descargo. Este abogado fue uno de los que viajó a Argentina para armar el negocio de los herederos de Muñoz. A diferencia de Sullivan, fue detenido en los Emiratos Árabes Unidos y está a la espera del trámite de extradición a la Argentina.

“Las tierras hoy no sé si están a nombre de las sociedades o Sullivan u otra sociedad. El proyecto no se llevó adelante o no se pudo realizar”, afirmó Pochetti.

Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, contó el rol que tuvo Sullivan al declarar como arrepentida (Adrián Escandar).
Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, contó el rol que tuvo Sullivan al declarar como arrepentida (Adrián Escandar).

Sin cooperación de Estados Unidos

Pese a que la orden de captura internacional contra Sullivan sigue vigente, no hizo hasta ahora ninguna presentación en la causa, ni siquiera para pedir la exención de prisión. De 57 años y profesión abogado, este desarrollador inmobiliario figura en Internet con domicilio en Boca Ratón, en el estado de Florida. En el reporte confidencial de la FinCEN, aparece reportado junto a su mujer Sarah.

Vinculado a 13 empresas, según la base de datos Nexis, tanto este inversor como sus negocios fueron objeto de 23 sentencias y embargos, desde 1990, casi todos en el estado de Massachusetts, aunque también Nueva Jersey y Florida.

Hasta ahora, la Justicia argentina no obtuvo la cooperación de las autoridades de Estados Unidos para lograr su captura o avanzar con el expediente contra la viuda de Muñoz y su entorno. El juez Martínez De Giorgi aún no pudo conocer detalles de la investigación abierta por las autoridades de ese país por la maniobra de lavado que tuvieron lugar en territorio norteamericano. Pese a que todo indica que sigue viviendo en ese país, aún no fue detenido por las fuerzas de seguridad. Fuentes judiciales deslizaron la posibilidad de que las autoridades apuesten a algún acuerdo a cambio de información sobre posibles maniobras de lavado de dinero.

Martínez De Giorgi sí logró - vía exhorto judicial- que las autoridades de Turks and Caicos inmovilizaran una de las cuatro parcelas y está a la espera de que dispongan los mismo sobre otras tres. El objetivo es intentar recuperar los USD 30 millones que se invirtieron en los terrenos en esas islas caribeñas que, por estar ubicados en un parque nacional, nunca vieron concretarse el exclusivo resort de lujo.

El equipo argentino de ICIJ que trabajó en FinCEN Files está compuesto por Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli (Infobae), Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz y Ricardo Brom (La Nación) y Emilia Delfino (Perfil).

Seguí leyendo

Vicentin: Transacciones millonarios con Glencore activaron las alarmas en Estados Unidos

FinCEN Files: la filtración que expone cómo se mueve el dinero ilícito a través de los bancos a nivel global


MAS NOTICIAS