Sergio Sasia: “No podemos permitir que 9 millones de argentinos sigan viviendo del IFE, se tiene que reconvertir en empleo”

El titular de la Unión Ferroviaria explicó por qué se alió a los movimientos sociales para elaborar una propuesta socioeconómica y sostuvo que la CGT debe mantener independencia del Gobierno, pero advirtió que a la central obrera “le hace falta un proyecto claro”

"La única herramienta que puede llevarnos a una unidad real de la CGT es debatir un proyecto", dijo Sergio Sasia
"La única herramienta que puede llevarnos a una unidad real de la CGT es debatir un proyecto", dijo Sergio Sasia

A Sergio Sasia le tocó la compleja tarea de pilotear la Unión Ferroviaria desde que ganó las elecciones del sindicato, en 2012, cuando sólo habían pasado dos años desde que José Pedraza, el líder de esa organización, quedó en la mira (y luego condenado) por el asesinato del militante de izquierda Mariano Ferreyra durante una emboscada gremial a trabajadores tercerizados del Ferrocarril Roca.

Hoy, a los 53 años, de familia ferroviaria y ya con un segundo mandato al frente del sindicato, este analista de sistemas que hasta hace ocho años mantenía un perfil bajo como responsable de la capacitación de los afiliados comenzó a crecer en dos direcciones dentro del universo sindical.

Por un lado, lidera el SEMUN (Sindicatos en Marcha para la Unidad Nacional), una corriente interna del gremialismo peronista que ya tiene 40 integrantes y que quiere terciar en la futura CGT que se elegirá en 2021. Por otro, rompió los prejuicios que mantienen muchos de sus colegas al unirse, junto con otros sindicatos, a los movimientos sociales que lanzaron el Plan de Desarrollo Humano Integral, mediante el que buscan crear 4 millones de puestos de trabajo, “repoblar la Argentina”, conectar el país con transporte multimodal y entregar tierras a las comunidades agrarias, entre otras medidas.

En la entrevista con Infobae, el sindicalista habla de la necesidad de transformar la emergencia de los IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) que paga el Gobierno en puestos de trabajo y advierte que “la agenda de la CGT ahora la marcan el Gobierno y el sector empresario concentrado”.

Sasia, con Dina Sánchez, Gerardo Martínez, Juan Grabois y Pablo Moyano, en el lanzamiento del Plan de Desarrollo Humano Integral
Sasia, con Dina Sánchez, Gerardo Martínez, Juan Grabois y Pablo Moyano, en el lanzamiento del Plan de Desarrollo Humano Integral

-Usted lidera un sindicato que está trabajando con los movimientos sociales en un plan para crear 4 millones de empleos, entre otros puntos. ¿Cómo llegó a esta alianza con un sector al que el gremialismo consideraba hasta hace poco tiempo un adversario?

-Nunca tuve esa mirada. Tiene que haber grandes mesas transversales donde se hagan encuentros para debatir ideas, sobre todo ideas difíciles. Primero se hizo una mesa de coincidencias sobre la visión de cómo está el país y lo que se puede hacer en conjunto. Así fui convocado yo, me vinieron a ver para saber cuáles eran nuestras ideas. Cuando hay encuentros comunes y ganas de laburar se dejan las diferencias de lado y las necesidades te llevan a ponerte de acuerdo en cosas importantes.

-Parecía lógico que la representación de los trabajadores formales que mantienen los sindicatos entrara en contradicción con la representación de los trabajadores precarizados, a cargo de los movimientos sociales. ¿Los unió la crisis económica?

-Es un debate que tenemos que darnos hacia adelante. Hay que trabajar en la Argentina para generar empleo y para que haya cada vez más empleo formal. Lo hemos hablado con los representantes de los movimientos sociales, principalmente con (Juan) Grabois, en el sentido de que ellos también quieren que los trabajadores sean formales. Hoy existen 9 millones de argentinos con el IFE y no podemos permitir que vivan del IFE, una importantísima asistencia social que está haciendo el Estado.

-¿Y cómo se sale de este esquema de emergencia del IFE?

-Se tiene que reconvertir en empleo. Parte de esos 4 millones de trabajadores que propone crear este proyecto está relacionada también con tomar la asistencia a través del IFE. Por eso también se habla de esos 100 mil o 200 mil trabajadores formales, principalmente en la construcción, una punta de lanza porque se habla de repoblar la Argentina. La vivienda para el que la necesita. El 66% de los trabajadores ferroviarios no tiene vivienda propia. Entonces tiene que haber un plan de vivienda integral donde la construcción tiene que ser el eje para generar empleo. Hay que dar esos debates con los distintos actores de la sociedad, y sobre todo los puntos en común que estamos trabajando.

-¿En qué consiste el transporte multimodal que incluye la propuesta?

-Siempre dijimos que hace falta una ley del transporte federal en la Argentina que articule los modos de transporte. Esto es lo multimodal: el servicio del ferrocarril articulado con los otros medios de transporte, principalmente el camión y la hidrovía, algo que mejora sustancialmente no sólo el funcionamiento de los trenes, sino que requiere de más trabajadores, baja el costo de logística y produce menos contaminación ambiental. Paralelamente, hay que repoblar la Argentina: si uno le da mayor operatividad a una estación donde va a haber más trenes, más concentración, se pueden generar más empleos y viviendas de trabajadores que hoy no tienen empleo ni vivienda.

Sasia conduce desde 2012 la Unión Ferroviaria y buscará su reelección el año próximo
Sasia conduce desde 2012 la Unión Ferroviaria y buscará su reelección el año próximo

-Ese plan tiene un punto complejo que es el financiamiento del plan que impulsan con los movimientos sociales. ¿Cómo lograrán esos 750 millones de pesos para su instrumentación?

-Estamos trabajando en eso. Por la situación económica y social en la que está, el Estado no tiene que financiar este proyecto. Entonces tenemos que proponer ideas y plantear de dónde se pueden sacar los recursos. Lo que se propuso desde la Unión Ferroviaria es que una parte del Impuesto a las Ganancias pueda derivarse para este fondo que financiará el plan.

-¿Quieren aumentar la carga impositiva para el trabajador?

-No, nada que ver. En eso estamos totalmente en desacuerdo. Lo que decimos es que si vos estás alcanzado por el Impuesto a las Ganancias y te descuentan todos los meses, el 10% de esa cifra iría a ese fondo. También creemos que el Impuesto a las Grandes Fortunas tiene que ser parte de esto.

-También hablan de una afectación del Impuesto a los Bienes Personales.

-Se está trabajando en eso y al equipo se va sumar (Guillermo) Moser, del Sindicato de Luz y Fuerza, porque hay una parte de los impuestos que se cobran hoy en la energía eléctrica que puede ser destinado también a este proyecto con los movimientos sociales.

-¿En qué punto están del proyecto? ¿Cuándo se lo presentan a Alberto Fernández?

-Estamos trabajando en los detalles del financiamiento para tener un borrador definitivo a fin de mes y juntarnos con el presidente de la Cámara de Diputados para ver hasta dónde avanzamos. Y la idea es reunirnos en octubre con el Presidente y la Vicepresidenta, que también está en el tema.

-¿Por qué la CGT no se puede sumar a un proyecto de estas características?

-Qué bueno hubiese sido que la CGT fuera la que esté encarnando un proyecto, presentándoselo al Presidente o a la Vicepresidenta para poder decirles: “Esto es lo que piensa el movimiento obrero sobre la industria nacional y cómo fortalecerla, cómo generar empleo, cómo articular los modos de transporte, cómo mejorar la salud”. Si hubiéramos hecho eso, ya habríamos logrado la unidad.

Sasia, con Omar Viviani, Antonio Caló y Florencio Randazzo, durante el gobierno de Cristina Kirchner
Sasia, con Omar Viviani, Antonio Caló y Florencio Randazzo, durante el gobierno de Cristina Kirchner

-¿Y por qué no se hace una propuesta así?

-No hay decisión, todavía no se dio el debate interno y siguen existiendo personalismos y egos. Hay que dejar todo eso de lado y priorizar la Argentina, los trabajadores y la responsabilidad que tenemos. Si logramos eso y nos convocamos a un gran debate, tiene que ser un debate de un proyecto nacional que debe encarnar el movimiento obrero. Como dijo Perón: “Los trabajadores deben proponer el modelo de país al que aspiran a vivir”. Muchos levantamos la bandera de Perón y cantamos la marcha peronista, pero no hacemos nada de lo que representa el movimiento peronista. La única herramienta que puede llevarnos a una unidad real es debatir un proyecto. No puede ser que el movimiento obrero esté yendo atrás de la pelota. La agenda de la CGT ahora la marcan el Gobierno y el sector empresario concentrado. Entonces siempre va atrás, no tiene propuestas.

-¿Se siente representado por esta CGT?

-Nosotros no estamos en el Consejo Directivo y no me gusta hablar mal de los compañeros. A la CGT le hace falta un proyecto claro hacia dónde debemos ir. No veo que lo tengamos, vamos siempre detrás del quilombo o de la agenda que definen otros. La pandemia nos sorprendió a todos, pero tenemos que ser capaces de debatir la actualidad de los convenios colectivos de trabajo, cómo reconvertimos ciertas actividades. Tenemos que ser sinceros porque hay actividades que se van a achicar, producto de la nueva tecnología. Ahora tenemos que pensar cómo vamos a reconvertirlas para que no desaparezcan, y a través de la formación y la capacitación darle esa prioridad a la gente.

-Usted lidera un sector interno que se llama Sindicatos En Marcha para la Unidad Nacional (Semun), que comenzó a tener una agenda propia de reuniones con independencia de la CGT. ¿Buscan incidir o estar presentes en la futura conducción de la central obrera?

-Desde el SEMUN, donde hay más de 40 sindicatos, seguimos en ese trabajo de tender puentes con todos y buscar puntos de coincidencia en el debate de un proyecto. Nuestro espacio es tan diverso que tenemos un debate todas las semanas o cada 15 días. Queremos tener incidencia en la nueva CGT para que se plasme la unidad a través de un proyecto. No es lo mismo unirse que juntarse.

-¿Cómo debería ser la relación de la futura CGT con el Gobierno? ¿De oficialismo o autónomía?

-Primero tenemos que ser responsables de la situación en la que está inmerso el país. Al margen de que la inmensa mayoría somos peronistas, tenemos que tener independencia. Si tuviéramos propuestas nos podríamos sentar con el Gobierno y decir: “Quiero colaborar desde este lado”, “veamos la definición de esto”, “hay que parar las exportaciones así y tenemos que desarrollar la industria por este lado”. Si no, es mucho más difícil tener independencia: siempre vas detrás de la agenda que te plantea la política o el sector empresario. Yo me imagino una CGT con propuestas, desde un pensamiento netamente peronista, que tengan voz y voto para debatir con el Gobierno, con organismos, con el empresariado, y plasmar cuál es nuestra agenda clara y concreta.

-¿Cuándo hubo realmente un proyecto en la CGT?

-Los 26 puntos de Ubaldini fueron lo último que marcó una agenda que tenía el movimiento obrero en ese entonces. Desde ahí en adelante no hubo más proyectos y hoy tampoco hay liderazgos claros. Como tenemos más responsabilidad con respecto a la situación de Argentina, hay que dejar de lado los individualismos, la soberbia, el ego, y debatir un proyecto. Demostremos a la sociedad y a los trabajadores que hemos crecido y después busquemos a los mejores. Y si tiene que ser más de uno, que sea más de uno. Antes de poner los nombres hay que decir: “Esto es lo que estamos debatiendo”. No es que esté enamorado del proyecto, pero sólo con decisión y pensamiento unificado en algunas cosas pudimos sumarnos a la discusión con los movimientos sociales. ¿Quién lo iba a pensar hace un mes? ¿Cómo no podemos ser capaces de hacerlo desde el movimiento obrero organizado?

La Unión Ferroviaria impulsa el transporte multimodal en la propuesta con los movimientos sociales
La Unión Ferroviaria impulsa el transporte multimodal en la propuesta con los movimientos sociales

-Ahora se perfilan dos grandes candidatos para liderar la nueva CGT: por un lado, Héctor Daer, y por otro, Pablo Moyano. ¿Usted apoyará a alguno de estos dos candidatos?

-Si ponemos nombres en el debate que estamos dando, otra vez estaríamos equivocando el camino. En 2016 se institucionalizaron las diferencias. Había tres sectores y cada sector impulsó un secretario general, sin propuesta, sin proyecto. Ahora falta debatir un proyecto. Si nosotros logramos debatirlo, ya daríamos el primer paso y después hay que buscar los mejores para cada una de las secretarías.

-¿Aceptaría que se incorpore la CTA a la CGT, como quiere Alberto Fernández?

-Primero hay lograr la unidad de “la casa”. Si nosotros logramos la unión de lo que es la CGT real, las puertas estarán abiertas para todos. Lógicamente que hay un estatuto de la CGT y dice que todos tienen que hacer un pedido formal. Si hacen el pedido individualmente todos los sindicatos que integran la CTA, hay que analizarlo y decirles que sí. Sería una forma de mostrar unidad.

-¿Y estaría dispuesto a que se integre a la CGT el sindicato de los movimientos sociales, la UTEP?

-Lo que pasa es que todavía la UTEP no tiene un sindicato con personería jurídica y hoy no puede integrar a la CGT. El día que la tengan, lógicamente se tendrá que analizar.

-¿Cuál debe ser el aporte del sindicalismo para quienes los miran con desconfianza?

-Ser concreto y claro con los objetivos que se persiguen desde el movimiento obrero. Contar nuestra realidad y decir “esto es lo que pensamos y lo que aportamos”. Si uno habla en un medio después se generaliza todo y dicen “van por la caja y las obras sociales”. En los medios estamos por cuestiones individuales o porque nos buscan para un título y nosotros tenemos que generarlo. Tenemos que generar propuestas. Así comenzaríamos a dar la batalla cultural que venimos perdiendo desde hace muchísimos años, principalmente con los medios de comunicación y parte de la sociedad. Se generaliza todo: los sindicalistas somos todos iguales, nos estigmatizan a todos y nosotros no sabemos cómo salir a dar la batalla. Hoy tenemos un desafío y una responsabilidad enorme con lo que está pasando en la Argentina. Esta es la gran y última oportunidad de lograr una CGT fuerte, unida, representativa, para que pueda debatir en cualquier lugar. Y ahí sí que la sociedad nos juzgue.

Seguí leyendo:

Rodríguez Larreta define los detalles del reclamo ante la Corte Suprema y ya sufre la quita ordenada por Alberto Fernández

Alberto Fernández se reunió con la CGT y se mostró a favor de reformar el sistema de obras sociales

MAS NOTICIAS