Alberto Fernández le encomendó a Scioli lograr una relación “madura y responsable” con Brasil

El Presidente recibió al embajador argentino en Brasil, que partirá el lunes rumbo a Brasilia y lleva la instrucción del Gobierno de potenciar las exportaciones; no habrá por el momento un pedido de encuentro bilateral de jefes de Estado

mdinatale@infobae.com
Daniel Scioli y Alberto Fernández en la Quinta de Olivos
Daniel Scioli y Alberto Fernández en la Quinta de Olivos

Construir una “relación madura y responsable” dentro de la vida democrática y establecer un vínculo que vaya más allá de los personalismos. Bajo estas premisas el presidente Alberto Fernández recibió hoy al embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, que el lunes viajará a Brasilia para comenzar su mandato con la idea de potenciar al máximo el comercio bilateral.

Scioli recibió las instrucciones finales de Alberto Fernández antes de partir a Brasil y el Presidente se preocupó en pedirle expresamente que le mande saludos a Jair Bolsonaro y recordarle la preocupación que le manifestó por carta cuando el jefe de Estado de Brasil contrajo COVID-19.

“Viajo el lunes a Brasil con las instrucciones claras del Presidente de darles una importancia estratégica a las relaciones bilaterales y lograr un buen entendimiento con Brasil dentro de los parámetros de nuestras democracias”, expresó Scioli a Infobae al término de la reunión en la residencia de Olivos con el Presidente. No dio mayores precisiones del encuentro.

No obstante, se pudo saber que la reunión se extendió más de lo previsto porque previamente al encuentro a solas de Fernández y Scioli hubo una reunión más amplia de la que participó el empresario petrolero brasileño Rubens Ometto Silveira Mello del Grupo Cosan. Este empresario líder de la industria de los biocombustibles en Brasil que tiene alianzas con Shell y mantiene una compañía valorada en USD 12.000 millones, adelantó al Gobierno que está dispuesto a realizar un desarrollo de inversiones en la Argentina por más de USD 700 millones.

Scioli, Bolsonaro, el canciller Felipe Solá y el asesor de Fernández Gustavo Béliz
Scioli, Bolsonaro, el canciller Felipe Solá y el asesor de Fernández Gustavo Béliz

El anuncio del líder de la empresa Cosan entusiasmó al Presidente y a Scioli para avanzar cuanto antes en las relaciones comerciales bilaterales con Brasil. “Hay mucha expectativa con Brasil y con todo lo que pueda hacer Scioli allí”, explicó un funcionario del Gobierno después del encuentro.

No obstante, Alberto Fernández sabe de las profundas diferencias personales e ideológicas que lo separan de Bolsonaro. Por eso no pidió en el menú de directrices que ofreció a Scioli que se organice, al menos por ahora, una reunión de presidentes.

La idea es mantener una relación madura, de respeto y responsable”, ratificaron en la Casa Rosada tras la reunión del Presidente y el embajador. Bajo este mandato, la idea de Alberto Fernández, en la misma línea que la del canciller Felipe Solá, es potenciar al máximo la política exportadora que se trazó el Gobierno para salir de la crisis post pandemia como adelantó esta semana Infobae.

En este sentido, Scioli arribará el lunes a Brasilia para empezar reflotar los lazos comerciales, los proyectos de infraestructura y la integración física. “Hay que desideologizar las relaciones y enfocarnos en trabajar juntos con Brasil para salir unidos de este flagelo mundial de la pandemia”, expresó Scioli hace unos días después de un encuentro que mantuvo con Solá y con el secretario de Relaciones Comerciales de la Cancillería, Jorge Neme.

En la Cancillería saben que el reto de Scioli será mayúsculo porque se trata del peor momento de las relaciones bilaterales en los últimos 40 años por varios motivos: los vínculos personales de los presidentes Alberto Fernández y Bolsonaro están prácticamente rotos, la caída de la economía en más del 10% en ambos países golpea fuerte a los lazos comerciales y los efectos del COVID-19 no dan tregua en el armado de una agenda atada a lo que sería una normalidad diplomática.

Además, hubo cruces verbales en los últimos tiempos entre ambos mandatarios por una abierta diferencia de estrategia sanitaria para encarar la pandemia del coronavirus y una antinomia visible en términos de socios regionales. Y la Argentina se muestra más cerca de una integración con los líderes progresistas latinoamericanos nucleados en el Grupo de Puebla y Bolsonaro promueve el Grupo Lima, enfrentado abiertamente a Venezuela.

Pero la idea de Alberto Fernández es que no haya una relación bilateral atada a los vínculos personales de los presidentes y que ello impida mantener “relaciones maduras y responsables”. La gestión de Scioli en Brasil se limitará en este caso a una relación de “respeto institucional” con el Planalto (la casa de gobierno brasileña) y tratará de estrechar más lazos con la diplomacia de Itamaraty.

Hasta ahora la Cancillería y Scioli diseñaron un relevamiento de la demanda potencial que hay en todos los estados del país vecino más allá de San Pablo y se decidió armar una red con los 10 consulados argentinos que hay diseminados en todo Brasil para apuntalar el comercio y llevar a las góndolas de los supermercados brasileños la mayor cantidad de productos argentinos posible.

La balanza comercial global, que en promedio siempre fue de unos 40.000 millones de dólares, en los últimos años resultó negativa para la Argentina en UDS 5.000 a 7.000 millones. El desafío de Scioli será levantar esa vara y relanzar el comercio.

En estos días previos a viajar a Brasilia, Scioli mantuvo una agenda movida por Zoom con los grandes industriales de San Pablo pero también con los referentes de la Cámara de pymes de Brasil y con referentes empresariales de otros estados. Ahora Scioli tendrá el desafío de mostrar en terreno todos los pedidos que le encomendó el Presidente y mucho más también.

Seguí leyendo:

En medio de la polémica, se puso en marcha la comisión asesora que conformó Alberto Fernández para analizar cambios en la Corte Suprema

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos