El sábado pasado, luego de que el gobernador Axel Kicillof cuestionara la gestión de su antecesora María Eugenia Vidal durante el anuncio de la extensión de la cuarentena a raíz del coronavirus, varios referentes de Juntos por el Cambio salieron a respaldar a la ex mandataria de la Provincia de Buenos Aires, por considerar que estaba “haciendo campaña” en medio de un tema sanitario. Sin embargo, el que seguramente sintió mayor incomodidad fue Horacio Rodríguez Larreta, el único dirigente de la oposición que se encontraba cerca de Kicillof en ese momento.

A esa situación se refirió la titular del PRO, Patricia Bullrich en declaraciones al programa Nada Personal. Si bien la ex Ministra de Seguridad defendió la labor del Jefe de Gobierno porteño durante la pandemia, admitió que seguramente ella hubiera tenido otra reacción: “Larreta no es una persona confrontativa, yo me hubiera levantado y le hubiera dicho algo fuerte. No me hubiera bancado eso".

"Siempre fue una persona tranquila, que cree en esta lógica de trabajar hoy en un equipo, aunque le digan todo el tiempo ‘no sos tanto de nuestro equipo'. Además, esa personalidad ganó y tal vez una personalidad confrontativa no gana una elección”, reflexionó, en alusión al triunfo electoral de Rodríguez Larreta, que el año pasado pudo revalidar su mandato en CABA.

De todas formas, Bullrich ya había expresado su repudio el mismo sábado, cuando minutos después del anuncio tuiteó: “Presidente: su cinismo no está a la altura de su responsabilidad. Mañana discutamos si la cuarentena sirvió o no. Pero hoy, en nombre del 41% de los argentinos, le pido respeto a usted y al gobernador. No vamos a dejar que usted ni nadie nos insulte”.

Consultada por Viviana Canosa sobre la posibilidad de diferenciarse de Kicillof y Alberto Fernández y tomar otras medidas para la Ciudad en relación a cómo llevar el aislamiento, Bullrich aseguró: “La discusión no es con Larreta, la Ciudad está acorralada por las cosas que le han dicho. Estamos convencidos de que, si nosotros hubiéramos vivido esta situación, habría desorden sindical y aprietes que el Presidente no está viviendo. Ahora se metió en un problema y no sabe cómo va a salir. Nos está diciendo que cada día vamos a estar peor”.

Durante el último anuncio de extensión de la cuarentena, Rodríguez Larreta escuchó de primera mano las críticas de Kicillof hacia María Eugenia Vidal (EFE/Esteban Collazo)
Durante el último anuncio de extensión de la cuarentena, Rodríguez Larreta escuchó de primera mano las críticas de Kicillof hacia María Eugenia Vidal (EFE/Esteban Collazo)

Embarcada en el análisis político y en las diferentes posturas de oficialismo y oposición, la titular del PRO opinó: “El peronismo no es de izquierda ni de derecha, el peronismo es el partido del poder. En la Argentina no se divide en izquierda y derecha, no tienen anclaje profundo. En la Argentina es la libertad contra el autoritarismo, es el populismo versus el progreso. Esas son las cosas que dividen a la Argentina, porque el peronismo ha sido de izquierda y de derecha o de izquierda y derecha a la vez”.

Y profundizó: “Si uno dijera, ¿lo que están haciendo hoy en Villa Azul es de izquierda? Es de una izquierda stalinista o de una derecha fascista, porque las burbujas, el cerrar un barrio, se hacen para cuidar la salud de la gente, no cuando el virus ya está adentro, porque lo que hacés es condenar a todos los que están adentro a tener el terror de estar encerrados en un lugar en el que el virus ya está”.

Por último, Bullrich volvió a dejar en claro que no está de acuerdo con el manejo de la crisis desatada por la pandemia. “Se demostró que era importante testear, porque cuando empezaron a salir los tests empezó a salir la realidad. Si se hubiera hecho desde el primer momento en los lugares de hacinamiento, hubiéramos tenido una respuesta sanitaria distinta”, explicó. Y concluyó: “Hay que hacer una cuarentena inteligente. Seis meses de cuarentena no son compatibles con la salud mental ni con el bolsillo de la gente”.

Seguí leyendo