Con el crecimiento de contagios de coronavirus en Villa Azul y bajo la fuerte presión del Gobierno de controlar el avance del COVID-19 en las villas miseria, se conformó este lunes un comité de crisis entre la Nación, la provincia de Buenos Aires, los intendentes del conurbano y los movimientos sociales que tendrá un objetivo en común: desplegar y potenciar un amplio operativo de detección de contagios en los barrios carenciados.

Luego de casi tres horas de reunión en La Plata entre autoridades nacionales y provinciales de los Ministerios de Desarrollo Social, Salud, Seguridad y la Jefatura de Gabinete de la Nación se acordó con los movimientos sociales poner en marcha el Comité de crisis que tendrá una planificación diaria, con reuniones de análisis todos los días y un detalle de cada uno de los operativos barriales de control de COVID-19 en las villas.

“La intención es que interactuemos rápidamente con todos los actores sociales para que se logre frenar o aislar cuanto antes los barrios donde hay un recrudecimiento de contagios de coronavirus”, explicó a Infobae el viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak.

En este sentido, los comité de crisis que se pondrán en marcha desde mañana apuntan a coordinar la tarea de Salud y Desarrollo Social de Nación y provincia de Buenos Aires con los movimientos sociales y los intendentes para aumentar la capacidad de gestión de los operativos Detectar y El Barrio cuida al Barrio. Estos programas son los que se despliegan en las villas para controlar casa por casa casos sospechosos de coronavirus en los barrios populares. Se estima que hay 1.800 barrios populares en todo el conurbano y la idea es llegar a todos ellos.

A la vez, se prevé desde la Casa Rosada que este mismo comité de crisis se coordinará también con la Ciudad de Buenos Aires. Es que la explosión de casos de COVID-19 y la muerte de otro referente social en la villa 31 alertó a las autoridades nacionales sobre la idea de extremar los controles en los barrios populares porteños.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social provincial en la reunión con los movimientos sociales estuvo Andrés Larroque, uno de los armadores centrales de este nuevo Comité de crisis y mano derecha del gobernador Axel Kicillof. Y desde el Ministerio de Desarrollo Social nacional estaba la secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso, además de referentes de la Jefatura de Gabinete que lidera Santiago Cafiero.

Con la explosión de 53 casos en Villa Azul de Quilmes se decidió cercar completamente esta villa para evitar más contagios a la vez que se dispuso un cordón de seguridad sanitaria alrededor de Villa Itatí que tiene más de 70.000 habitantes y se encuentra justo enfrente de Villa Azul.

Sin embargo, desde el gobierno bonaerense de Kicillof dijeron a Infobae que Villa Azul no sería el único barrio por cercarse sino que el Comité de crisis conformado hoy apuntará a desplegar en las próximas horas nuevos operativos de control en barrios populares de San Isidro, Almirante Brown, Quilmes, San Martín, La Matanza, Merlo y Morón, entre otros. Así, no se descarta aislar a otros barrios si proliferan los casos de COVID-19.

Juan Carlos Alderete, de la CCC, quien participó hoy de la reunión con las autoridades de Nación y provincia de Buenos Aires para avanzar con el Comité de crisis resaltó a este medio que “la intención de armar un Comité de crisis es que podamos coordinar y planificar un trabajo conjunto en los barrios para no superponer tareas y evitar que se propague el virus”.

De esta manera, desde el Ministerio de Salud de la provincia se calcula que en cada operativo que se lleva adelante en cada barrio hoy controlan con el plan Detectar unos 100 empleados de Salud mientras que con el aporte del Comité de crisis se podrá duplicar la cantidad de agentes de control sanitario.

Está claro que el mayor desafío de la conformación de este Comité de crisis será lograr una interacción pacífica entre los movimientos sociales y los intendentes ya que el poder territorial de cada uno de ellos hace que muchas veces se generen tensiones políticas fuertes en los barrios.

Por su parte, Silvia Saravia de Barrios de Pie explicó a Infobae que la reunión con Salud y Desarrollo Social fue “muy positiva” y agregó que en el acuerdo de conformación del Comité de crisis además de los controles sanitarios habrá un seguimiento permanente de la entrega de alimentos, la llegada a los barrios de la garrafa social y los programas asistenciales de la ANSES.

Como adelantó Infobae la semana pasada, desde el Ministerio de Desarrollo Social que lidera Daniel Arroyo se instrumentó un sistema de compra de alimentos descentralizada donde los movimientos sociales, los intendentes y las Iglesias tendrán capacidad de compra de alimentos. Esto se hizo para acelerar la llegada de comida a los barrios y atenuar el impacto del aislamiento social.

En tanto, desde el movimiento Darío Santillán coincidieron en que la reunión fue muy positiva ya que hubo “un fuerte compromiso de agilizar una respuesta en los barrios tanto a la emergencia alimentaria como sanitaria”.

Estaban, entre otros movimientos, el MTE, Barrios de Pie, Movimiento Evita, la CCC, Darío Santillán, Libres del Sur, Featres y CNCT.

Seguí leyendo: