Evo Morales estuvo en Plaza de Mayo, donde saludó a la gente que le brindó su apoyo
Evo Morales estuvo en Plaza de Mayo, donde saludó a la gente que le brindó su apoyo

Tras la protesta formal que elevó la Embajada de Estados Unidos ante Cancillería por la actividad política de Evo Morales en Argentina, el ex presidente Bolivia utilizó su cuenta de Twitter para responderle al gobierno de Donald Trump.

“La complicidad de Estados Unidos es tan evidente en el golpe de Estado en #Bolivia que la embajada norteamericana en #Argentina habla por los golpistas y pide al gobierno del presidente@alferdez limite mi refugio político, como en tiempos del Plan Cóndor”, tuiteó Evo.

Morales, que llegó a nuestro país un día después de la asunción presidencial de Alberto Fernández, se encuentra en la Argentina en calidad de refugiado tras haber renunciado al Ejecutivo de su país en medio de las protestas por presunto fraude en las elecciones.

En lo que va de su corta estadía, violó varias veces el compromiso que había asumido con la administración peronista de no hacer declaraciones políticas. Primero lo hizo a través de Twitter, donde fustigó a la actual presidente de su país, Jeanine Áñez y a los dirigentes Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa, además de cuestionar la labor de la Organización de Estados Americanos (OEA). Y luego, en su primera aparición pública en el país, saludó a un grupo de simpatizantes desde la terraza de la casa en la que vive el ex canciller boliviano Diego Pary, con quien previamente compartió un asado.

Este jueves, por ejemplo, formó parte de la tradicional ronda que las las Madres de Plaza de Mayo realizan todas las semanas frente a La Rosada, entre cientos de seguidores que le gritaban “Evo no estás solo" y flameaban banderas latinoamericanas y pancartas que exigían “libertad a los presos políticos”. Allí se dejó fotografiar junto a su titular, Hebe de Bonafini, una activista muy crítica a las políticas estadounidenses.

Por estas situaciones, una delegación de funcionarios de la Embajada de Estados Unidos se presentó este viernes en la Casa Rosada y elevó una protesta formal ante el canciller Felipe Solá.

El secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el futuro embajador ante la Casa Blanca, Jorge Argüello, también participó del encuentro que se desarrolló en el salón Eva Perón, informaron fuentes oficiales a Infobae.

La ministra consejera Mary Kay Carlson y el consejero político, Chris Andino, representaron al Departamento de Estado en la inesperada reunión para tratar la situación política de Morales en el país. Edward Prado, embajador americano en Argentina, no es de la partida porque se encuentra de vacaciones en Texas.

Desde la llegada del ex presidente boliviano, la representación diplomática americana monitoreó los actos políticos de Morales, y de manera informal ya transmitió su malestar al Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pero pareciera que la decisión de Morales de hacer un acto de campaña en el norte argentino cruzó los límites de la paciencia de la diplomacia americana y entonces solicitaron a Solá una reunión urgente que se esta llevando a cabo en Balcarce 50.

Seguí leyendo: