Axel Kicillof y María Eugenia Vidal
Axel Kicillof y María Eugenia Vidal

Desde Juntos por el Cambio en su versión bonaerense tienen por estas horas dos certezas. La primera, que la estructura del proyecto de ley impositiva es similar a la que impulsó María Eugenia Vidal, acompañado en su momento por la oposición del PJ.

La segunda, que Axel Kicillof envió la iniciativa en la tarde del martes, mientras los legisladores se preparaban para brindar junto a sus familias por la Nochebuena, con fuertes aumentos impositivos, en especial en los tributos rurales, para negociar contra reloj con la oposición y darle luz verde al proyecto de 108 artículos antes del fin de semana.

Con ese marco, ya hay un acuerdo general en marcha que empezaría a concretarse hoy con el tratamiento parlamentario del proyecto.

A las 13, el bloque de Juntos por el Cambio de la Legislatura bonaerense tiene previsto reunirse antes del comienzo de la sesión en el Senado provincial, la cámara por la que entró el proyecto enviado por el gobernador. Se prevé que Diputados lo apruebe en una segunda instancia ya entrado el viernes, antes del fin de semana. Aunque hay voces que dan cuenta de que, por las negociaciones, el tratamiento podría demorarse algunos días más. Siempre antes de fin de año.

"El 75% de aumento afectará a un puñado de propietarios, para la gran mayoría la suba es menor a la inflación; no sé dónde está el impuestazo, no lo encontré”, aseguró esta mañana Carlos Bianco, jefe de Gabinete bonaerense, en declaraciones a Radio La Red.

El porcentaje referido por Bianco, mano derecha del gobernador, es para el impuesto inmobiliario rural para los grandes terratenientes, uno de los puntos más polémicos de la ley enviada por Kicillof, que necesita robustecer las finanzas de su administración.

Esta mañana, el chat de WhatsApp de los legisladores de Juntos por el Cambio tenía una fluida actividad. Maximiliano Abad, por Diputados, y Roberto Costa, por Senado, los dos jefes del interbloque opositor, llevaban adelante las negociaciones con el oficialismo en la previa de ambas sesiones.

“Así como la mandaron, no puede salir. Tiene que ser aprobada hoy, mañana o el lunes, pero con modificaciones", resaltaron ante este medio colaboradores de Vidal, que seguía, junto a Federico Salvai, su mano derecha, los pormenores de las negociaciones con los legisladores del Frente de Todos. “Nosotros hacíamos lo mismo”, se sinceraron, enseguida.

Desde Cambiemos buscaban morigerar la suba de impuestos para las zonas rurales -el proyecto contempla además incremento para los bienes inmuebles y automotores, además de zonas urbanas-, el punto más complejo de la discusión, porque impacta directamente en algunas de las intendencias lideradas por Juntos por el Cambio.

La discusión fina de los artículos se inscribe de todos modos en una suerte de acuerdo político más amplio que sobrevuela desde hace años la política bonaerense. Vidal trabó, en los inicios de su gestión, una alianza casi explícita con Sergio Massa y con algunos de los intendentes del PJ, que le dieron a la ex gobernadora las herramientas legislativas que necesitaba para, por ejemplo, tomar deuda.

A cambio, el PJ consiguió lugares en los organismos provinciales en los que tiene representación la oposición.

En el temario de las sesiones convocadas por Kicillof, además de “la ley impositiva para el ejercicio 2020”, figuraba el “nombramiento de los directores del Banco de la Provincia de Buenos Aires”. Es decir, los sillones en el directorio del banco del estado bonaerense que deben pasar por la Legislatura.

Juntos por el Cambio ya tiene un director en esa entidad, al que le restan dos años de mandato. Busca, al menos, dos más, por cuatro años. Terminaban de definir los nombres y los pliegos.

El interbloque opositor en la Cámara baja que hoy dará la discusión legislativa cuenta hoy con 38 diputados. Tenía cinco más que responden a Emilio Monzó. Pero se abrieron y crearon otro bloque: Cambio Federal.