Entre el acuerdo fiscal con los gobernadores y la ley de emergencia económica, De Pedro dedicó los primeros días como ministro a negociar con la oposición

Tuvo reuniones bilaterales con 19 de los gobernadores que pasaron en estas dos semanas por su despacho de la planta baja de la Casa Rosada. Su idea es ampliar lo más posible la red de vínculos del nuevo gobierno

fmayol@infobae.com
Alberto Fernández, Eduardo "Wado" de Pedro y los gobernadores de la UCR (Presidencia)
Alberto Fernández, Eduardo "Wado" de Pedro y los gobernadores de la UCR (Presidencia)

“Wadito”, como lo presentó Alberto Fernández en la oficialización del gabinete, cuatro días antes de la asunción presidencial, no anduvo con pequeñeces en estos quince días de gestión.

Refractario a la prensa, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, dejó buena parte del manejo administrativo de estas semanas en José Lepere, el secretario de Interior -ex concejal de Almirante Brown, de La Cámpora como el ex diputado-, y se dedicó a la operación política en dos de las principales iniciativas que acapararon la gestión presidencial de los primeros días, con negociaciones cruzadas: el acuerdo fiscal con los gobernadores y la ley de emergencia económica.

De Pedro tuvo reuniones bilaterales con 19 de los gobernadores que pasaron en estas dos semanas por su despacho de la planta baja de la Casa Rosada. Incluido Horacio Rodríguez Larreta, que en la previa de la firma del nuevo pacto fiscal que suspendió al acordado por Mauricio Macri y las provincias en el 2017 conversó con el ministro por casi una hora en su oficina.

“Wado”, uno de los más conspicuos integrantes de La Cámpora, que trabaja en línea directa con Máximo Kirchner, está abocado, según sus colaboradores, a ampliar lo más posible la red de vínculos del nuevo gobierno. Para echar por la borda ese viejo concepto sectario que predominó en la agrupación liderada por el hijo de Néstor y Cristina Kirchner.

“Es una persona muy lógica y racional”, resaltó ante este medio un dirigente de la oposición que empezó a tratarlo desde hace algunos años.

En la previa del consenso fiscal que Alberto Fernández firmó con todos los gobernadores, el ministro conversó frente al Presidente con Gerardo Morales, Gustavo Valdés y Rodolfo Suárez, que después ejercieron una presión de 72 horas en los legisladores de Juntos por el Cambio para dar quórum a la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

Alberto Fernández, "Wado" De Pedro y Sergio Massa (Maximiliano Luna)
Alberto Fernández, "Wado" De Pedro y Sergio Massa (Maximiliano Luna)

“Fue una muy buena reunión. Mejor de lo que se esperaba”, remarcaron colaboradores del ministro.

“Wado” estuvo a tiro de teléfono en estas semanas con Máximo Kirchner. Como siempre. Pero en especial durante el tratamiento parlamentario.

También con Sergio Massa, otro de los principales nexos con la oposición, que fue y vino entre el Congreso y la Casa Rosada innumerables veces en estos quince días.

Lo mismo con José Mayans, el jefe del bloque del Frente de Todos en el Senado, donde se le dio sanción definitiva a la ley de emergencia.

Hubo pasajes de zozobra por la afrenta de un grupo de senadores, liderados por Martín Lousteau, a la presión de los gobernadores de la UCR, que habían arreglado con el Gobierno que los legisladores de Juntos por el Cambio daría quórum para tratar el proyecto. Fue lo que al final sucedió, después de horas de tensión.

El ministro del Interior había tenido, en la previa de la firma del pacto fiscal, una conversación que se prolongó por 40 minutos con Rodríguez Larreta en su despacho de la planta baja de Casa Rosada. Hasta ese momento, Juan Manuel Olmos, el jefe de Asesores de la Presidencia que se dedica a “encargos especiales” del Presidente, era el más relevante nexo entre la Ciudad y el Gobierno nacional.

Según pudo reconstruir este medio de fuentes nacionales y porteñas, “Wado” le deslizó al jefe de Gobierno que había presión de algunos gobernadores del PJ para achicar la porción de la coparticipación correspondiente a la Ciudad, que llegó al 3,5% por un decreto de Macri, por el traspaso de la Policía Federal a la órbita porteña.

Estaba avanzada la idea de incluir ese achique en el consenso fiscal. No estuvo en la redacción final.

De Pedro y Rodríguez Larreta ya habían tenido un encuentro previo a instancias de Massa, hace tiempo. Una reunión en la que también participó María Eugenia Vidal. El quincho de la casa en la entrada del partido de Tigre del presidente de la Cámara baja se transformó en un lugar de rosca.

Máximo Kirchner y De Pedro (DyN)
Máximo Kirchner y De Pedro (DyN)

A diferencia de los mandatarios del radicalismo, el jefe porteño no utilizó las redes sociales para operar en torno a la ley de emergencia tratada por el Parlamento. Pero estuvo en permanente contacto con el bloque del PRO, en especial con Cristian Ritondo. Ocupó el espacio que dejó vacante Macri, que prefirió viajar a Qatar a la final del mundial de clubes de fútbol y desinteresarse de la discusión parlamentaria.

Semanas antes de la asunción del nuevo gobierno, había recibido allí a los tres gobernadores de la UCR, a Mario Negri, al futuro ministro del Interior, a Máximo Kirchner y a Santiago Cafiero, el jefe de ministros.

A Morales, uno de los más insistentes en las 76 horas que duró la presión de los gobernadores radicales en el Congreso, le preocupa la situación procesal de Milagros Sala, su principal adversaria provincial. Más allá del engrosamiento de las finanzas de las provincias con el nuevo pacto fiscal.

Mientras tanto, “Wado” de Pedro empezó a acomodarse a su nuevo rol: hasta ahora, llegó temprano, antes de las 9 de la mañana, y se fue tarde de Casa Rosada. y Evitó cruzarse con los periodistas: es un cultor del perfil bajo. Dedica su tiempo, casi con exclusividad, a la política. Tejió un buen vínculo con Fernández. Y trabaja bien con Cafiero.

En relación a la Justicia, uno de los temas a los que más horas le dedicaba, ya no hace falta que se aboque en persona: su hermano, Gerónimo Ustarroz, fue designado representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura. Es como si fuera él.

En paralelo, terminó de diagramar su equipo de trabajo, más allá de que aún no hubo nombramientos oficiales. Buscó mostrar amplitud, como las conversaciones que mantuvo en estas semanas: desde la ex sciolista Silvina Batakis y el politólogo Marcelo Leiras al camporista Santiago Rodríguez, el salteño Emiliano Estrada -ex ministro de Economía de Salta-, el periodista e historiador Hernán Brienza y el pedagogo Martín Cagnola, de Red Solidaria, la organización liderada por Juan Carr.

Seguí leyendo:

Nuevo encuentro de Rodríguez Larreta con el Gobierno: esta vez se reunió con De Pedro para hablar sobre el pacto fiscal

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos