Daniel Pérez Gadín (foto de captura)
Daniel Pérez Gadín (foto de captura)

“Nunca más señores jueces”. El contador Daniel Pérez Gadín terminó su indagatoria en el juicio por la “ruta del dinero K” citando al presidente Alberto Fernández. No fue una sola vez. Durante su intervención, también parafraseó a la vicepresidenta en su última declaración judicial ante el tribunal que juzga el direccionamiento de la obra pública. Guiños políticos, acorde a los tiempos que corren.

En su intervención de este miércoles, Pérez Gadín reiteró que las sociedades en las que participó eran de la familia Báez y dijo que la compra de SGI fue una inversión conjunta entre Helvetic Services Group y la familia del empresario patagónico.

El contador calificó el juicio como un “relato”, tal como hizo la ex presidenta con el juicio por la obra pública. “‘Díganme cómo me puedo defender de un relato’, dijo Cristina. Tiene razón, esto también es un relato”, se quejó.

En medio de su declaración, mencionó al menos dos veces al presidente electo Alberto Fernández y el contenido del discurso que dio ayer ante la Asamblea Legislativa. “Esto no puede pasar nunca más, como dijo ayer Alberto”, fue otro de los guiños. No fue el único. Pérez Gadín eligió cerrar su declaración con esa misma frase de alto impacto político y emocional: “Nunca más, señores jueces”.

Elaskar en el comienzo del juicio oral (Gustavo Gavotti)
Elaskar en el comienzo del juicio oral (Gustavo Gavotti)

La declaración se tuvo que interrumpir cuando Federico Elaskar estalló en llanto por los dichos de Pérez Gadín sobre su vida privada y tuvo una discusión con el abogado Roberto Herrera.

Cuando le tocó su turno, el ex dueño de SGI pidió disculpas por su inestabilidad emocional y atacó al contador. “Pérez Gadín es un bravucón y un mafioso. Me agarró el cuello contra la pared en una escribanía y me quiso coimear con un departamento de 2 millones de dólares”, lanzó.

Pérez Gadín miraba para abajo.

Elaskar, que en su momento llevó a la Justicia las amenazas y aprietes por la venta de SGI, siguió contra el contador: “Es un falsificador profesional, tuvo una causa por falsificar documentos de chinos que terminó archivada”.

Lázaro Báez, en el banquillo de los acusados (foto de archivo: Gustavo Gavotti)
Lázaro Báez, en el banquillo de los acusados (foto de archivo: Gustavo Gavotti)

Ayer, mientras se realizaba la asunción de Alberto Fernández y el edificio de Comodoro Py estaba casi desierto, dos de las juezas del Tribunal Oral Federal 4 autorizaron a Lázaro Báez a ampliar su indagatoria. Pero esta mañana el empresario se negó a ser traslado desde la cárcel de Ezeiza.

Con estas decisiones, los alegatos –que debieron comenzar a fines de noviembre– recién podrán arrancar en 2020, tal como pretendían varias defensas. Eso implica un recambio casi obligado entre los abogados que representan a las tres querellas: AFIP, UIF y la Oficina Anticorrupción. “No tiene importancia, el fiscal sigue siendo el mismo”, minimizó una fuente judicial. Pero el impacto real en el juicio todavía no se puede medir.

Lázaro Báez en audiencia por la
Lázaro Báez en audiencia por la "Ruta del dinero K"

Las juezas Adriana Palliotti y María Gabriela López Iñíguez hicieron lugar ayer al pedido de la defensa de Báez para ampliar su indagatoria. En cambio, el presidente del tribunal, Néstor Costabel, votó en disidencia argumentando que es una medida “dilatoria” y que Báez se negó a declarar en las audiencias del 16, 23 y 30 de octubre y el 6 de noviembre. Recién admitió el traslado a Tribunales el 20 de noviembre.

Ese día, el empresario dijo que fue víctima de una “persecución mediática y política” y habló de una campaña de los servicios de inteligencia en su contra. “Nunca fui testaferro de Néstor Kirchner ni de su familia. Soy una víctima de la campaña atroz por parte de los poderes reales”, destacó.

Báez aseguró que fue detenido “injustamente” y su familia “fue objeto de una persecución”.“Destruyeron a mi familia y las actividades de mis empresas, fui acosado por el servicio de inteligencia a la orden del actual gobierno, para que involucre al peronismo y a la ex presidente”, agregó. Y le hizo varios guiños a la flamante vicepresidenta Cristina Kirchner.

Aunque le permitieron ampliar su indagatoria, los tres jueces coincidieron en rechazar los últimos pedidos que había hecho su defensa, como la declaración del sindicalista Luis Barrionuevo y otras medidas de prueba.

Báez fue autorizado a declarar después de la sospechosa internación, el jueves de la semana pasada, justo el día que el tribunal tenía que resolver sobre la prórroga de su prisión preventiva. El dueño de Austral Construcciones estuvo en el hospital de Clínicas menos de 48 horas y volvió a la cárcel de Ezeiza el sábado a la mañana.

Los médicos del Clínicas le informaron al Tribunal Oral Federal 4 que tuvo una “extrasístole ventricular de bajo riesgo” y que no corría peligro.

Báez fue internado por una orden que firmó el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena. Ese magistrado hizo lugar a un habeas corpus que presentó la defensa del empresario la noche anterior. La decisión no cayó bien en el TOF 4, donde sospecharon que era parte de una maniobra para ejercer presión.

El contador Daniel Pérez Gadín (foto de archivo: Gustavo Gavotti)
El contador Daniel Pérez Gadín (foto de archivo: Gustavo Gavotti)

Para el próximo miércoles, en lo que será la última jornada de juicio de este año, están previstas las declaraciones de Martín Andrés Eraso, Juan Alberto De Rasis, y Martín Báez.