Entrenamiento conjunto entre ambos equipos en la pista de Coral Springs que pertenece a los Florida Panthers (foto: Ephecto Sport)
Entrenamiento conjunto entre ambos equipos en la pista de Coral Springs que pertenece a los Florida Panthers (foto: Ephecto Sport)

Un partido de hockey sobre hielo, un deporte que no es popular en la Argentina, generó una polémica que incluyó una queja formal de la Cancillería. Recientemente, en la última edición de la Latam Cup 2019, un torneo que se disputó en Miami, un combinado mixto sub16 argentino enfrentó a un equipo que se había inscripto con la denominación inglesa Falkland Islands, integrado por habitantes de las Malvinas.

Si bien no fue un torneo organizado por la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo (IIHF), entidad que no reconoce entre sus miembros a la llamada "federación" de hockey de las Islas Malvinas y sí a la Asociación Argentina, nunca había ocurrido algo similar en este u en otros deportes. Cabe recordar algo similar ocurrido en 2009, cunado en un hecho histórico, a través de Rugby Sin Fronteras, dos combinados disputaron lo que sería el primer partido de ese deporte en las Islas Malvinas.

"Nos enteramos de la presencia de los malvinenses un mes antes del torneo, cuando ya habíamos comprado los pasajes a Miami y llevábamos un año entrenándonos", explicó Héctor Iannicelli, presidente de la Asociación Argentina de Hockey sobre hielo y en línea (AAHHL), en declaraciones al diario español El País.

Según explicó, cuando se enteraron de la participación de un equipo integrado por isleños, les notificaron a los organizadores que no aceptarían competir en Primera División contra una selección conformada por habitantes de las Malvinas, un territorio cuya soberanía es reclamada históricamente por la Argentina.

El equipo mixto de la Argentina antes de enfrentar al combinado de Stanley (Instagram: @seleccionmenoresaahhl)

Sin embargo, en las categorías de Segunda División y sub16 mixto, las autoridades locales aceptaron participar del torneo siempre y cuando se cambiaran las denominaciones de los equipos conformados por los isleños, que pasaron a llamarse "Resto del Mundo" y "Stanley", respectivamente. También se exigió que no se cantaran los himnos ni que hubieran banderas o referencias a la nacionalidad de los equipos. Como se trataba de torneos informales, cuyo objetivo era promover el deporte, los organizadores aceptaron los cambios pedidos.

En Segunda División, Argentina y "Resto del Mundo" compitieron en distintas zonas y no se enfrentaron. En el sub16, los chicos y las chicas de la Argentina enfrentaron a sus pares de "Stanley" y los superaron 6 a 1, pero lo deportivo fue lo menos importante.

No es la primera vez que los malvinenses presentan su equipo de hockey. Participaron anteriormente en los torneos internacionales Mega Patagonia, en Punta Arenas, y en la Copa de la Hermandad Patagónica, en Puerto Williams. En este último, también compitieron representantes de Tierra del Fuego. Pero en esta oportunidad la Cancillería instruyó al cónsul argentino en Miami, Leandro Fernández Suárez, para que presente una queja formal ante los organizadores "a fin de hacer presente el rechazo y la preocupación del Gobierno por esta situación", que resultaría "funcional a la finalidad de presentar a las Islas Malvinas como si se trataran de una entidad diferenciada" de la Argentina, cuando en realidad el archipiélago, las Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes forman parte integrante del territorio nacional.

Argentina mantiene el reclamo de soberanía ante la ONU, la OEA y otros foros internacionales sobre el archipiélago ocupado por Gran Bretaña para reanudar las negociaciones en busca de una solución pacífica al caso.

La cuestión Malvinas es un tema prioritario de la política exterior argentina, que refleja un mandato constitucional por la soberanía sobre esas islas, las Georgias y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, con pleno respeto del derecho internacional y del modo de vida de sus habitantes.

Desde la Cancillería recordaron que "la comunidad internacional reconoce la existencia de una disputa de soberanía entre la República Argentina y el Reino Unido a través de sucesivas resoluciones de las Naciones Unidas y declaraciones de otros foros y organizaciones, y ha pedido reiteradamente a ambos países que reanuden las negociaciones a fin de encontrar, a la mayor brevedad posible, una solución pacífica a la controversia, teniendo en cuenta los intereses de la población de las Islas Malvinas".

Seguí leyendo: