Cristina Kirchner y su abogado Carlos Beraldi en el inicio del juicio (Télam)
Cristina Kirchner y su abogado Carlos Beraldi en el inicio del juicio (Télam)

El Tribunal Oral Federal 2 resolverá el próximo lunes los planteos con objeciones que hicieron las defensas en el juicio oral por las presuntas irregularidades en la obra pública, entre ellas la de la ex presidenta Cristina Kirchner, que incluye la suspensión del proceso. En total son 51 cuestiones que tanto la Fiscalía como las querellas pidieron que se rechacen.

La decisión se conocerá el lunes a las 9:30 horas en los tribunales de Comodoro Py, cuando los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andés Basso reinicien el juicio. La resolución ya está escrita y se trabajó en las últimas dos semanas, informaron a Infobae fuentes judiciales.

Lo que resuelva el tribunal será clave para el futuro del juicio. Si los jueces aceptan algunos de los planteos, esto puede afectar el desarrollo del proceso y en ese caso la expectativa estará puesta en su alcance. Si los rechaza, se pasará a la siguiente etapa: las indagatorias de los 13 acusados que tendrán la posibilidad de declarar. Será el lunes 2 de septiembre y el tribunal deberá fijar un cronograma de indagatorias.

"Muchos de los planteos ya se hicieron en otras etapas y fueron rechazados. Algunos se volvieron a hacer con nuevos argumentos", contextualizó una de las fuentes consultadas.

La del lunes será la primera audiencia tras el triunfo en las elecciones internas del Frente de Todos que lleva a Alberto Fernández como candidato a presidente de la Nación y a Cristina Kirchner como vice.

Báez y De Vido, otros dos acusados (Photo by JUAN MABROMATA / AFP)
Báez y De Vido, otros dos acusados (Photo by JUAN MABROMATA / AFP)

La defensa de Cristina Kirchner, a cargo de Carlos Beraldi, hizo cinco planteos, y sostuvo que a la ex mandataria "se le vulneran los derechos de manera grosera". El principal fue que la acusación es por el delito de asociación ilícita, el mismo por el que está procesada en otras causas -Hotesur, Los Sauces, los cuadernos de la corrupción- y que todo debe juzgarse en un único proceso. "No puede avanzar este juicio cuando hay causas dispersas donde se investiga la misma asociación ilícita", sostuvo Beraldi.

También objetó que el juicio haya comenzado cuando hay cuestiones pendientes de resolución, algo que prohíbe el Código Procesal Penal de la Nación. Una de ellas es que la instrucción suplementaria no está completa, ya que no se presentó el peritaje sobre cinco de las 51 obras que se juzgan en el caso. Las defensas piden que se analicen todas.

El peritaje y otros planteos están a la espera de una resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Lo que resuelva el máximo tribunal también será clave para el futuro del juicio.

En el caso se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas que las empresas de Lázaro Báez recibieron durante los 12 años de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Según la acusación, los contratos fueron otorgados de Báez cuando aún cuando en muchas obras no tenía ni los antecedentes ni la capacidad operativa para hacerlas. De las 51 obras solo dos se terminaron en el plazo previsto y de las restantes 49, 25 no fueron finalizadas. En tanto, las que si se culminaron tuvieron ampliaciones de plazos y costos. Los delitos que se investigan son los de asociación ilícita y de administración fraudulenta en perjuicio de una administración pública.

Otras defensas, como las del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, de Báez, del ex secretario de Obras Públicas José López y otros acusados, también hicieron objeciones.

Otro de los planteos es que estas mismas obras públicas ya fueron tratadas en una causa en la justicia federal de Santa Cruz que fue cerrada.

El lunes resolverán los jueces. Los acusados no tienen la obligación de estar presentes en la audiencia ya que fueron autorizados a faltar a esta etapa del proceso. Cristina Kirchner viajó el jueves a Cuba y estará allí hasta el 30 de agosto, tras una autorización del tribunal para ir a visitar a su hija Florencia Kirchner que se encuentra internada en ese país desde febrero pasado.

Seguí leyendo: