Decenas de miles de personas se movilizaron desde el Obelisco a Plaza de Mayo en apoyo a Mauricio Macri.
Decenas de miles de personas se movilizaron desde el Obelisco a Plaza de Mayo en apoyo a Mauricio Macri.

Cuando comenzaron a reunirse en torno al Obelisco, a las 17, las conversaciones eran catárticas. La movilización apenas arrancaba, pero aún se desconocía el éxito de la convocatoria. La gente culpaba a los medios, a la falta de drones, a la ausencia de canales de televisión.

"Majul ya se vendió y Feinmann está con un pie afuera y un pie adentro", se quejaba un grupo de mujeres de avanzada edad."Hay que cortar el tránsito", propuso otro de los presentes, con más dudas que certezas.

Con el correr de los minutos, las banderas argentinas se multiplicaron. No eran ni las 17.15 y sonaron los primeros coros. Todavía apagados y con cierta timidez, algunos asistentes pidieron que se cante "más fuerte" el himno, al tiempo que una columna avanzaba desordenada por la avenida Corrientes.

Los vendedores ambulantes aparecieron desde temprano. Muchos vendían lienzos blanquicelestes con la cara de Mauricio Macri. Otro vendedor, que hacía gala de su pertenencia radical, ofrecía pañuelos amarillos a $100 con la consigna "#VamosAdarLaVuelta, Yo voto a Macri".

Los primeros miles de manifestantes autoconvocados en el Obelisco rápidamente ingresaron en un clima de euforia y desahogo. Siempre presentes las consignas en pos de la "libertad", la "república" y contra la "corrupción", la convocatoria fue la demostración de apoyo más explícita que tuvo Macri tras la contundente de derrota en las primarias del 11 de agosto.

Las banderas argentinas, las pancartas con consignas “republicanas” y en apoyo a Mauricio Macri dieron color de la jornada.
Las banderas argentinas, las pancartas con consignas “republicanas” y en apoyo a Mauricio Macri dieron color de la jornada.

"SÍ-SE-PUEDE!","Argentina, Argentina","Para Mauricio… la reelección!","No vuelven más, no vuelven más!", "¡Ar-gen-ti-na, sin Cris-ti-na!", fueron los hits. Pero una de las canciones que más resonó hacía carne que el proyecto de Mauricio Macri podría no continuar el 10 de diciembre: "¡Mauricio no se va, Mauricio no se va!".

Las personas que consultó Infobae estaban enteradas de la movilización porque les había llegado la convocatoria a través de Facebook o Whatsapp. "Todos lo compartían, nuestros amigos y contactos", coincidieron varios de los manifestantes. El comentario y la sensación de unanimidad contrasta con la escasa difusión que tuvo el #24A por fuera de los grupos y redes vinculadas al oficialismo. Su principal propagandista había sido el actor Luis Brandoni y otro puñado de personalidades más, como el director de cine Juan José Campanella.

En algunos barrios, la militancia de Juntos por el Cambio llamó a  la movilización. "Hoy pasó por casa Oterito (sic) haciendo la convocatoria", dijo una vecina de Avellaneda, en alusión al candidato a intendente por el oficialismo.

“¡Mauricio no se va!”, cantó la muchedumbre.
“¡Mauricio no se va!”, cantó la muchedumbre.

Cada persona decidió salir a la calle con sus grupos de afinidad, sean familiares o amigos. La composición de la marcha fue un reflejo de los sectores donde el Presidente concentra su voto de convencidos. La mayoría eran adultos mayores (predominantemente mujeres) y personas de clase media y alta de entre 40 y 60 años, entre las que había algunas familias acompañadas por sus hijos. Casi todos estuvieron en movilizaciones contra Cristina Kirchner.

El componente económico volvió a ser una nota destacada en la manifestación oficialista. En las conversaciones entre desconocidos era recurrente destacar el carácter "autoconvocado" de la jornada, una suerte de marca de identidad y de clase. "Vinimos todos, sin choripán", se cantó.

"El abuso de poder termina en dictadura. Estoy en contra de los populismos. Estuve en todas las marchas a favor de este gobierno, también las que fueron contra la corrupción de Cristina. No podemos votar gobiernos corruptos", afirmó Lilian, artista plástica de más 60 años que vive en el barrio de Palermo.

Otra mujer que se dedicaba a la pintura, quien no reveló su nombre, llevaba una pancarta con un dibujo que presentaba a Alberto Fernández como un títere. Los hilos eran manipulados por su compañera de fórmula, la ex presidente. "Lo hice yo, vine con amigos", comentó. "Somos una banda, pero no de delincuentes", replicó, entre risas, una amiga que estaba a su lado.

"¿A las personas mayores las mandan lejos?", preguntó una mujer a un militante del PRO, preocupada por sus dificultades para movilizarse. El joven repartía pequeños cartones pidiendo voluntarios para fiscalizar en las elecciones de 27 de octubre. "¡A fiscalizar, a fiscalizar!", arengó la multitud. El militante se llevó el interés y las promesas de muchos que estaban dispuestos a custodiar los comicios generales.

Pese a que el Gobierno lo desmintió, había pancartas con la consigna "No al fraude electoral". "No puede ser que la votaron en Santa Cruz, en Jujuy, en lugares que no la vota ni el perro", afirmó Román, un vecino de Morón. Mencionó las imágenes que circularon en las redes sobre faltantes de datos en los telegramas. "Macri no va a decir que hubo fraude, no quiere ponerse la gente en contra. Si la gente no votó a Macri fue a otros candidatos, no a Cristina. Esto no es 2001, no estamos tan mal mal, hay autos 0KM en la calle", insistió.

Cuando la muchedumbre era notoria, a las 18, la movilización se dirigió por Diagonal Norte a Plaza de Mayo.

"No soy de manifestarme, no soy militante ni nada. Macri necesita apoyo, reconozco que se equivocó, pero los otros modelos no me interesan en absoluto. Ya vi lo que fue el kirchnerismo", indicó Nina, una arquitecta de 58 años que tiene su casa en Plaza Italia, aunque aclara, es una "mina que labura" y que vivió "en Ituzaingó". "Siempre que querés emprolijar algo en tu casa, tenés que bancar y sufrir mucho para que se solucione. Yo creo que están emprolijando el país", definió.

Con celular en mano, la prioridad en la recorrida fue compartir las fotos y videos por las redes sociales. Varios grupos se dieron cuenta de la presencia del actor Juan Acosta, uno de los más saludados por la gente. No lo soltaron hasta lograr una selfie. "Vos qué podés y hablás en los medios, no pares", le rogó un fan.

Poco después, los rumores de la presencia de Mauricio Macri en el balcón de la Casa Rosada sirvieron para entusiasmar a una multitud ya exaltada. Algunos vieron pasar un helicóptero policial sobre Diagonal Norte y le gritaron "¡Mauricio, Mauricio!", ante una hipotética presencia del Presidente.

"No hay choripanes ni bebidas alcohólicas. Todos vinieron con la SUBE y con su propio boleto, con banderas sin logos políticos. Esta presidencia y este gobierno es el futuro", gritó Diego, de 37 años, personal de seguridad privada. Filmaba un Facebook Live subido a la boca de subte de la estación Catedral de la línea D.

Hubo, además, venezolanos que dieron el presente. Llevaban consignas y pancartas anti chavistas. "No quisiéramos que les pase lo que nos tocó vivir en Venezuela. No somos libres allá, fuimos atropellados. La libertad es muy linda, no queremos eso para la Argentina", afirmó Beatriz, de 59 años. "Lo que viene atrás de ellos es una catástrofe", agregó Rodolfo, de 28, quien aún no puede votar en el país. Los dos vinieron desde Maracaibo hace 3 años.

A las 19 la oscuridad era una realidad y la movilización se apostó frente a las puertas de la Casa Rosada. El Gobierno, por  primera  vez, retiró las vallas de contención que mantienen alejadas a las protestas. En la primera fila de la masa estaba el secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto.

Mauricio Macri salió dos veces al balcón. El momento fue capturado por las cámaras de celulares, que se elevaron al unísono.
Mauricio Macri salió dos veces al balcón. El momento fue capturado por las cámaras de celulares, que se elevaron al unísono.

"Otras marchas fueron con motivo de queja. Ésta creo que tiene signo positivo. Hay mucha gente con ganas de movilizarse, de alentar los cambios que se están produciendo en la sociedad para acompañarnos", indicó Avelluto en diálogo con Infobae.

Como si fuera un espectáculo, el silencio se apoderó de la Plaza de Mayo. Los asistentes aguardaban que saliera al balcón Mauricio Macri, el destinatario de la jornada.

Lo que sucedió después es conocido. El presidente moralizó a los suyos y recibió como réplica la entonación del himno nacional. Hubo celulares que se elevaron al unísono con las pantallas encendidas apuntando hacia la Casa Rosada, como se suele hacer en los recitales.  Macri salió dos veces. En la segunda reapareció junto a María Eugenia Vidal, quien tuvo su propia ovación. "¡Ahora! ¡Ahora! ¡Vidal gobernadora!", le cantaron. Ya había menos gente. "¡Borom bom bom, borom bom bom, el que no salta, es un ladrón!", corearon sobre el cierre.

A las 20, el grito del macrismo en las calles después del golpe de las PASO llegaba a su fin. La multitud desconcentró rápidamente y en desorden, cada uno por su lado. "Esto sigue", graficó una voz, entusiasta.

Seguí leyendo: