Una periodista mendocina le preguntó a Alberto Fernández si designaría en su eventual gabinete a algún ministro del actual Gobierno en caso de ganar las elecciones y específicamente le consultó sobre el secretario de Ciencia y Tecnología, único ministro de Cristina Fernández que Mauricio Mari mantuvo. "Estoy seguro de que a Lino Barañao no lo sostendría", respondió rápidamente y sin dudar. Y subrayó que no designaría tampoco a ningún otro ministro actual "porque ellos creen en otro país, tenemos una diferencia sustancial, no abro juicio sobre lo que piensan".

En ese marco, sobre Jorge Todesca como titular del Indec, padre de Cecilia Todesca –una de sus economistas de cabecera–, comentó que hace años que no lo ve y "no tengo idea qué quiere hacer". Eso sí, valorizó al Indec que "es un organismo que está funcionando mejor". "No hay que enojarse con el termómetro, hay que ocuparse de bajar la fiebre", admitió sin mencionar la intervención durante el kirchnerismo cuando las cifras informadas no coincidían con la realidad de la gente.

El candidato del Frente de Todos retomó sus viajes de campaña con una visita a Mendoza, provincia donde también estuvieron tanto él como Cristina Kirchner antes de la PASO. La razón de ambos: creen que pueden traspasar sus votos a la candidata a gobernadora, la senadora Anabel Fernández Sagasti.

Además Mendoza es la primera provincia donde se elige gobernador antes del 27 de octubre y donde el domingo 1° se vota intendente en San Martín, San Rafael, Tunuyán y Lavalle, cuatro localidades en manos de peronistas que estratégicamente desdoblaron el cronograma electoral.

El 11 de agosto la fórmula Fernández-Fernández se impuso por 440.000 votos contra los 406.000 de Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto y hasta el propio Alfredo Cornejo perdió como candidato a diputado nacional aunque sólo por 9.000 votos. En las PASO de junio Fernández Sagasti en cambio había sido derrotada cuando la suma de Cambiemos superó los 43 puntos y la suma del peronismo quedó con poco más de 35.

Tras aterrizar en tierra mendocina, Fernández y Fernández Sagasti visitaron la industria Metalmecánica IME y conversaron con el dueño de la planta, Mario Esnal. Como se ve en la foto, volvió a mostrarse rodeado de trabajadores con sus respectivos cascos.

Luego ofrecieron una conferencia de prensa  en la que el candidato a presidente reiteró su apoyo al reclamo de los gobernadores tras los anuncios del Gobierno. Y dijo que le hizo el planteo a Mauricio Macri y al ministro Hernán Lacunza en las conversaciones que tuvo con los dos. "No es que esté apoyando a los gobernadores, es que tienen razón", afirmó después de explicar que su propuesta sobre rebaja del IVA es para los sectores más castigados y no para quienes pueden pagar el impuesto y que las provincias podrían comprometer un mes de sueldos con los recortes nacionales. Dos veces repitió que habló tanto con Macri como con Lacunza.

Por otra parte y a pesar de considerar un adversario al gobernador de Mendoza, el radical Alfredo Cornejo, lejos estuvo de criticarlo. Por el contrario, afirmó que tiene "enorme afecto y respeto" por el integrante de Juntos por el Cambio, aunque relativizó el planteo local de que podrían ganar la elección provincial que tendrá lugar el 29 de septiembre despegada de las elecciones nacionales. "Alfredo acompañó al gobierno de Macri permanentemente y Mendoza padece la economía de Macri. Si quiso, no pudo; o tal vez no quiso", remarcó al criticar sí la situación económica local.

Un mensaje para los empresarios

En la previa, generó polémica una frase de Fernández Sagasti pronunciada como candidata a gobernadora: "Queremos ser socios de los empresarios". Ella misma la ratificó: "Parece que al candidato del oficialismo le asombró", respondió sobre Rodolfo Suárez, el intendente capitalino contra el que compite. Y agregó: "Tanto el sector privado como el Gobierno de un Estado tenemos un objetivo común que es generar empleo. Es el Estado el que tiene que dar condiciones para que el empleo pueda crecer y se genere trabajo. Con ese objetivo común estamos proponiendo una sociedad en la que el Estado garantice las condiciones de rentabilidad y que generen empleo".

Luego tomó la posta Alberto Fernández: "El Estado tiene que asociarse al sector privado, son los que producen. Me asombra la polémica. Si decimos eso somos ultracapitalistas y si no los decimos somos locos que queremos un Estado ultraintervencionista".

El candidato presidencial continuó: "Cerraron 43 empresas y comercios cada día de Macri. Hay que asociarse a los que producen y no sentimos vergüenza por decirlo, vamos a garantizar condiciones para que los que producen inviertan y los que han perdido trabajo lo tengan. El rol del Estado es un rol de árbitro, debe generar condiciones y sostenerlas".

Reiteró otra de sus propuestas de campaña: "Las tarifas son una condición central para que la economía vuelva a crecer. La Argentina no puede vivir dolarizada en partes cuando todos producimos en pesos. He dicho que el primer día que lleguemos vamos a desdolarizar las tarifas, seguramente sea una de las primeras medidas que tomemos".

Finalmente Fernández dijo lo más importante que fue a decir: que quiere que Fernández Sagasti sea gobernadora. La llenó de elogios. Dijo que tiene "criterio, sensatez, convicción, conducta, firmeza". Y la defendió de las críticas por su rol legislativo y no ejecutivo. "Anabel gobierna porque siendo senadora es parte de uno de los poderes del Estado, y cuando nos sentamos a trabajar discute a la par nuestra sobre lo que hay que hacer, a veces es mejor no tener la experiencia que tienen algunos, la necedad del encierro", consideró, y reivindicó el resultado de las PASO nacionales cuando se impuso a Mauricio Macri. "Mendoza entendió que había una alternativa de país. Mendoza es tan linda, y va a estar más linda de lo que es", prometió.

Seguí leyendo: