Fallas, suspicacias y tensión: cómo fue la noche en el centro de cómputos

 

Smarmatic, la empresa encargada del escrutinio provisorio, estuvo bajo la lupa durante las últimas semanas. El día de elección no fue la excepción:  una orden judicial sobre un piso mínimo a la hora de la difusión y una falla en el sistema dilataron la ansiedad por conocer los resultados oficiales que llegaron una hora y media después de lo que había anunciado el Gobierno. Y mostraban la diferencia de 15 puntos que Alberto Fernández había conseguido sacarle a Mauricio Macri en la lucha por la carrera a la presidencia.

Los partidos políticos denunciaron que no pudieron seguir desde sus computadoras la carga de datos. "Fue un problema técnico en la difusión, nada más", dijo Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos del Ministerio, a las 22:30. Pero pasó una hora y media de tensión en el centro de cómputos que el Gobierno nacional montó en el Correo Argentino, en el barrio porteño de Barracas.

Los funcionarios del Ministerio del Interior, a cargo de Rogelio Frigerio, informaban a los medios cómo iba la carga de datos: rápida en algunas provincias, más lento en la ciudad y la provincia de Buenos Aires porque había más categorías a votar e internas en algunos municipios. Pero todo marchaba a la perfección.

El ministro Frigerio había dicho a las 18:10 que esperaba a las 21 dar los primeros datos. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, también. La expectativa estaba puesta en esa hora. La espera se matizó con el variado catering que se sirvió en el Centro de Cómputos y del que disfrutaron funcionarios, personal del correo, de las fuerzas de seguridad y, principalmente, periodistas, mientras sonaba en el ambiente la música de Fito Páez, Fabiana Cantilo, Dividos y La Renga.

Ministro Rogelio Frigerio (Franco Fafasuli)
Ministro Rogelio Frigerio (Franco Fafasuli)

Todo marchaba bien hasta las 20:30. A esa hora, el Frente de Todos informó que tenían dificultadas en la carga de datos. Lo mismo denunció poco después Consenso Federal y posteriormente el Frente de Izquierda. "No podemos seguir viendo los datos", le dijo a Infobae uno de los apoderados políticos.

No había información oficial. Recién llegaría dos horas más tarde. Sin embargo, los funcionarios que transitaban la sala de prensa del centro de cómputos ya no estaban.

Desde la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Alejandro Amor, que fiscalizó la elección porteña y designó a 10 veedores informáticos le explicaron a este medio lo que había ocurrido: "Se cayó la red de los fiscales pero no el sistema de carga. Los data entry siguen recibiendo la información. No se cayó el sistema".

Los fiscales y los data entry -1.700 entre el centro de cómputos de Barracas y otro en Esteban Echeverría- estaban en el mismo piso del centro de cómputos pero en distintos sectores. En unas computadoras se veía la información y en otra no.

¿Qué había pasado? Ni el Ministerio del Interior, a cargo del escrutinio provisorio, ni la empresa Smarmatic dieron información. La tensión se incrementó después de las 21 horas. En las pantallas oficiales no se cargaba ninguna información y los funcionarios no explicaban el por qué.

Temprano se especulaba con una demora: el fallo de la jueza nacional electoral, María Servini, que ordenó que no se carguen datos hasta que no esté escrutado el 10 por ciento de Córdoba, Santa Fe, la ciudad y la provincia de Buenos Aires, los distritos más importantes. Pero nadie informaba.

La espera se hacía más larga. Los periodistas no encontraban explicación, ni nadie que las diera.

A las 22:30, Frigerio y Pérez subieron al escenario. Con pocas ganas de hablar, Frigerio anunció que el Frente de Todos tenía una diferencia de 15 por ciento de los votos sobre Juntos para el Cambio. EL ministro dijo que la demora fue porque cumplieron con el fallo de la jueza Servini. Pero cuando los datos oficiales se habilitaron los distritos tenían un porcentaje muy superior al 10 por ciento escrutado que se requería. "Nunca antes en la historia tuvimos a las 22:30 horas este nivel de escrutinio", dijo Frigerio como la buena noticia de la noche para el gobierno.

¿Qué pasó con la carga de los datos en el sistema de los fiscales? "Fue un problema técnico en la difusión de los datos que entendemos que ya está resuelto", contestó Pérez.

Poca importaba a esa altura con los datos ya públicos y la sorpresa por la amplia diferencia entre las fórmulas de Alberto Fernández-Cristina Kirchner con la de Mauricio Macri-Miguel Angel Pichetto.

Frigerio y Pérez se fueron rápido. Quedaron los periodistas analizando los datos ya cargados en las pantallas del centro de cómputos, que de a poco se fue vaciando. Ya no había música pero aparecieron los postres helados que duraron poco, mucho menos que el tiempo que tardó en aparecer la información oficial.

 Seguí leyendo:
TE PUEDE INTERESAR