El canciller Jorge Faurie se abraza con el ministro de la Producción y el Trabajo, Dante Sica, tras haber cerrado el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea
El canciller Jorge Faurie se abraza con el ministro de la Producción y el Trabajo, Dante Sica, tras haber cerrado el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea

Jorge Faurie fue una pieza clave en la negociación política que permitió cerrar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Apoyado por Mauricio Macri desde Osaka, donde está participando de la cumbre del G20 en Japón, el ministro de Relaciones Exteriores logró un hito diplomático que ya es imborrable para la historia de la Argentina.

"Ahora sólo me falta recuperar las Islas Malvinas", aseguró Faurie cuando le preguntó Infobae si el tratado bilateral entre el Mercosur-UE era su mayor éxito profesional en 40 años de trayectoria.

Hace unos meses, en plena crisis de los mercados, su salida de la Cancillería era una apuesta segura. A Faurie ya lo daban renunciado y reemplazado por Alfonso Prat-Gay, un economista políglota que ocupó la cartera de Hacienda y Finanzas al principio de la gestión de Macri. Pero el Presidente dio marcha atrás, y ahora es su héroe en el gabinete nacional.

Macri entre Faurie y Fulvio Pompeo, dos piezas claves de la diplomacia del gobierno nacional (Maximiliano Luna)
Macri entre Faurie y Fulvio Pompeo, dos piezas claves de la diplomacia del gobierno nacional (Maximiliano Luna)

—¿Cuál fue la participación del presidente Macri en las negociaciones con la Unión Europea?

—Macri fue nuestro poder de fuego estilo bazooka. Fue nuestra arma mortal…

—¿Me puede ampliar?

—Sí. Teníamos problemas en la negociación con la industria automotriz alemana: el Presidente hablaba con Ángela Merkel. Teníamos problemas con los productores agropecuarios franceses: el Presidente hablaba con Emmanuel Macron. Teníamos problemas en la relación con Brasil: el Presidente habló con Michel Temer en la asunción de Sebastián Piñera. Teníamos problemas con la relación entre Jair Bolsonaro y Macron: el Presidente habló con los dos en la cumbre de Japón. Y así, sucesivamente…

—¿Por qué cree que el acuerdo salió ahora, en un momento de guerra comercial, de proteccionismo y de cuestionamiento a la política exterior multilateral?

—Ese es el liderazgo de Macri. El Presidente logró insertar a la Argentina en el mundo, y este acuerdo es un ejemplo tangible.

Antes del cierre del tratado entre el Mercosur y la UE, se originó una pulseada diplomática que enfrentó a un bloque liderado por España y otro encabezado por Macron. España, a través de su presidente Pedro Sánchez, respaldaba las negociaciones; Francia, por medio de su presidente Macron, jugaba en diagonal y pedía una postergación sine die.

"Macri tiene un WhatsApp con Sánchez, que fue clave para empujar la negociación en Bruselas", reveló Faurie a Infobae.

—¿Y con Macron qué hizo?

—El Presidente también tiene un WhatsApp con Macron, y con él chatea o habla por teléfono. Por ejemplo, en una viaje que hicimos a París, primero chateó y después cerró la negociación en persona…

—¿Cuál fue esa negociación?

—Cuando logró terminar con el conflicto de las carnes. Es lo que le digo; el Presidente, con el peso de su rango, ayuda, se involucra y logra resultados.

—¿Despertó al Presidente para anunciar el acuerdo?

—Primero le dejé un mensaje, y después pedí que lo despertaran…

—¿No querían…?

—Protocolo de Presidencia no quería, pero insistí.

—¿Y?

—Le golpearon la puerta, lo despertaron y lo llamé…

—¿Y?

—Yo me emocioné, el Presidente se emocionó. Es un hecho histórico, inédito para la Argentina.

—Ya hizo todo como canciller, ¿no?

—No. Ahora sólo me falta recuperar las Islas Malvinas.

Seguí leyendo: