Eduardo Macchiavelli es una figura clave dentro del oficialismo porteño. El ministro de Ambiente y Espacio Público también es Secretario General del PRO Capital y hombre de confianza del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Este año, al igual que en 2015, será el jefe de campaña de Juntos por un Cambio, la alianza que finalmente pudo sumar al radicalismo en el único distrito donde no se había conformado Cambiemos.

A menos de una semana del cierre de listas, Macchiavelli asegura que la crisis económica no influirá tanto en la elección porque  los porteños se fijan en "temas locales" y explica que apuestan todo a la "comunicación personalizada" y al "cara a cara" con los vecinos como estrategia de campaña.

Así lo explicó en diálogo con Infobae:

-Con incorporación de la UCR y el socialismo a Juntos por un Cambio y la unificación de casi toda la oposición en el Frente de Todos, se consolida la polarización. ¿Eso simplifica la campaña? ¿Los beneficia?

-No, siempre tuvimos muy claro que nuestra campaña tenía que ver con lo que hemos estado haciendo todos estos años. Lo bueno de esta presentación de alianzas es que finalmente pudimos cumplir con lo que hace un año veníamos hablando: constituir Cambiemos en la Ciudad, ahora Juntos por el Cambio. Se consolida el trabajo de un año, de charlas y de conversaciones con aquellos partidos que eran afines y que por diferentes motivos no habíamos podido plasmar en una oferta electoral.

-Martín Lousteau era uno de los escollos, pero ahora se encamina a ser candidato a senador, ¿quedó descartada la posibilidad de un PASO contra Rodríguez Larreta?

-Son etapas sucesivas que nos fija el cronograma. Lousteau nunca fue un escollo. Al contrario, nosotros hemos mantenido conversaciones con él y con otros dirigentes del radicalismo. De hecho, hace un año firmamos un convenio que sentaba las bases a partir de las cuales íbamos a conformar Cambiemos. Es lo que hemos logrado ahora. Ya llegará el momento en algunos días de ver específicamente cuál va a ser nuestra oferta electoral.

– ¿Entonces existe la posibilidad de que Lousteau esté interesado en competir?

– Existe, como en cualquier espacio político que se conforma, la libertad de cualquier afiliado de presentar una propuesta electoral. Nosotros creemos y estamos trabajando para que haya listas de consenso y un programa de gobierno de consenso, que es lo más importante.

-Hasta ahora la campaña muestra a dos frente que hablan de cosas diferentes. Ustedes enfocados en las obras y la gestión, mientras que la oposición pone el foco en la crisis económica. ¿Cómo se encara una campaña para que la ciudadanía hable del tema que ustedes proponen?

-Nosotros estamos convencidos de que a la gente le importa, y sobre todo cuando se trata de la elección de un gobierno municipal, lo que hace al día a día de una ciudad. Lo que ocurre con el espacio público, lo que ocurre con la seguridad, con el mantenimiento, con las obras que hacen más fácil vivir y disfrutar una ciudad como Buenos Aires. La verdad es que a lo largo de las elecciones que ha habido en la ciudad desde que es autónoma, y no tiene que ver con nosotros, siempre se ha privilegiado la discusión de los temas locales. Y está muy bien que así sea. Nosotros creemos que es importante que debatamos los temas locales.

-¿Haber unificado las elecciones no complica esa idea?

-Lo que nosotros vimos fue que en una época de crisis como la que estábamos atravesando era una buena idea ahorrar costos y ahorrar tiempo a la gente. Por eso fue que nos encaminamos a un proceso de elecciones conjuntas.

-Macri decidió incorporar a Pichetto, en lo que planteó como un gesto de "apertura". ¿Larreta no sintió la necesidad de "ampliar"? Con Diego Santilli sería una fórmula PRO "pura".

-Nosotros, ya desde la génesis de lo que fue el PRO, Vamos Juntos y ahora Juntos por el Cambio siempre hemos privilegiado el diálogo y la apertura. Sin ir más lejos, en este último cierre de alianzas, además de a la UCR hemos incorporado al MID y al Partido Socialista. Así que la vocación aperturista la hemos ejercido a lo largo de todos estos años. Doce partidos firmamos la alianza. El número solo indica esta vocación que siempre hemos tenido.

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

-Va a ser complicado consensuar un cierre de listas con tantas fuerzas

-Siempre los cierres son 24 o 48 horas donde hay que conciliar entre diferente intereses o posturas, pero nuestra historia desde el 2003 para acá es que al otro día estamos trabajando todos juntos. No veo por qué esta vaya a ser la excepción. La verdad que tanto Mauricio en su momento como Horacio ahora tienen la vocación de incorporar a todos los que quieran sumarse.

-¿Quién te gustaría que encabece la lista a diputados?

-Todavía lo estamos viendo, creo que tiene que ver con privilegiar o reconocer el trabajo de algunos que han venido acompañándonos o alguien que pueda encarar un matiz diferente a la propuesta que venimos representando. Nos quedan varios días. Igual lo importante no son los nombres, lo importante es el proyecto. Estamos convencidos que tenemos una propuesta electoral muy potente para seguir transformando la ciudad. En estos últimos meses hemos estado inaugurando obras que han sido planificadas hace 50 años como el Paseo del Bajo o los viaductos del ferrocarril.

-La oposición justamente busca todo el tiempo asociar a Larreta el "proyecto" nacional de Mauricio Macri, ¿la imagen de Macri puede tirar para abajo la de Larreta?¿Buscan evitar esa asociación?

-Al contrario, nosotros hoy estamos inaugurando todas las grandes obras y estamos disfrutando de la ciudad que tenemos por el trabajo previo de Macri como jefe de Gobierno. Esos ocho años fueron los que sentaron las bases para esta transformación. Además fue Mauricio quien a partir del trabajo conjunto entre Nación, Ciudad y Provincia ha generado muchísimas de las cosas que hoy disfrutan los porteños. Al contrario, es un motivo de orgullo pertenecer a un espacio que está transformando el país.

-Si lo tuvieras que poner en porcentajes, ¿cuánto de esta elección se define en la economía y cuánto en la política?

-Creo que esta elección en la ciudad se define en un 80 0 90 por ciento en la gestión, en lo que hicimos y en lo que queremos seguir proponiendo a los porteños. Las elecciones en la ciudad son siempre sobre temas locales. La gente elige a quienes cree que mejor representan las ansias de vivir en una ciudad mejor. Yo no tengo ninguna duda que el proyecto que se inició en 2007 con Macri, y ahora le toca encabezar a Larreta, es la mejor propuesta para los vecinos.

-¿Qué opinás de Lammens como candidato?

-La verdad es que no sabemos si va a ser candidato. Uno escucha y lee en los medios que tiene vocación pero su participación política hasta hoy es cero. Si tiene ganas, bienvenido. Está bueno generar el debate y ver qué modelo propone cada uno. Escucharemos lo que tiene para proponer.

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

-¿El espacio de centro que podría representar Marco Lavagna podría quitarle al oficialismo un porcentaje de votos clave para poder imponerse en primera vuelta?

-No me queda tan claro que sea Marco Lavagna el candidato, lo sabremos el 22 de junio. A nivel nacional, más allá de lo que te venía diciendo de que el porteño vota por temáticas locales, a nivel nacional está muy claro cómo está el panorama. O seguimos avanzando en este camino del cambio, que es espinoso, que difícil y largo, pero que nos lleva a una Argentina mejor; o volvemos al pasado. Esa es la decisión que tenemos que tomar todos los argentinos. Hoy está muy claro.

-Por eso preguntaba si la polarización facilita la campaña

-Si… Creo que en todo caso es más visual, (se puede) ver cómo son y qué encarna cada propuesta. Tuvimos la oportunidad de ver lo que generaron los 12 años del gobierno anterior. Tenemos la oportunidad de mostrar lo que se ha hecho en estos tres años y medio a nivel Ciudad y Nación. Y está bueno que la gente pueda elegir.

-Ya has sido jefe de campaña de Larreta, ¿de qué errores aprendieron en la campaña pasada?

-La verdad que en todo caso lo que hay en cada elección es la búsqueda de una manera mejor de transmitir nuestro mensaje a la gente. Estamos convencidos que la mejor manera es estar cerca, generar el uno a uno, discutir y escuchar críticas, eso es inigualable. Cada vez que podemos establecer un vínculo uno a uno con la gente salimos ganando todos. Nuestra campaña ha ido históricamente por ese camino y vamos a tratar de reinventarnos para tener más posibilidades de tener el uno a uno. Las campañas tradicionales de un señor parado en un escenario ante miles de personas es la antítesis de lo que estamos buscando. Encuentros con vecinos, cafés, caminatas por centros comerciales, hacemos reuniones en casas de familia. Todas ocasiones que nos permitan estar en grupos chicos y nos permitan interactuar. Nosotros estamos a muerte con esa modalidad de poder encontrarnos con la gente.

-Cambiemos fue el primero en profesionalizar la campaña en redes sociales. ¿Qué tan grande es el equipo?¿Qué lineamientos generales tiene? 

-El eje de la campaña es el mismo: generar vínculo y comunicación lo más personalizada posible. Por supuesto que una red social no reemplaza el contacto cara a cara, pero sí es una muy buena herramienta para contar de otra manera, con video, con fotos, qué pretendemos para la ciudad. En todos los casos los diferentes modalidades que comprenden una campaña tradicional con el agregado de lo digital en los últimos años el foco es el mismo: tratar de vincularnos con la gente uno a uno. No el mensaje ese general vacío de contenido y vacío de emociones.

-¿Es un equipo muy grande?

-No, hoy no hay necesidad de equipos grandes para transmitir estos temas. De hecho son los mismo equipos que generan la comunicación tradicional los que hacen la comunicación digital, a partir de las reuniones de vecinos se toman insumos que después se traducen en comunicación en las redes sociales. Hoy se trabaja muy integradamente.

Entrevista completa:

SEGUÍ LEYENDO: