El gobernador Gustavo Bordet en el cierre de campaña de Entre Ríos.
El gobernador Gustavo Bordet en el cierre de campaña de Entre Ríos.

La reelección del gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet avanza sin sorpresas este domingo 9 de junio. Pese a esta certeza, el último tramo de la campaña electoral estuvo plagado de nerviosismo y acusaciones de "campaña sucia". En contraste con las provincias en las que se asomaba una clara derrota, la Casa Rosada modificó su pauta y resolvió redoblar su apoyo a su candidato, el diputado nacional Atilio Benedetti. Como si fuera un escenario en el que se peleara voto a voto.

La distancia entre los adversarios, sin embargo, parece irremontable. En las primarias del 14 de abril, la fórmula Gustavo Bordet-María Laura Stratta del "Frente Creer" logró una contundente victoria  al obtener el 58,28% de los votos (392.065) contra el 33,63%  (226.223) de la dupla Atilio Benedetti-Gustavo Hein. La elección estuvo polarizada: muy por detrás quedaron el Partido Socialista en el tercer lugar,  con 2,47% (16.630 votos), mientras que en el cuarto quedó el MST-Nueva Izquierda, que obtuvo 1,97% (13.281 votos).

Todo indica que el resultado será similar. En las cámaras de senadores y diputados también hay viento a favor: Bordet se impuso en 16 de los 17 departamentos en juego. Sin embargo, el centro de la atención estará en la ciudad de Paraná, donde busca renovar su mandato el intendente radical Sergio Varisco (Cambiemos), quien fue acusado y procesado por formar parte de una red de narcotráfico. Casualidad o no, la Cámara Federal de Casación Penal confirmó esta semana la prisión preventiva contra Varisco.

Pero las complicaciones judiciales del intendente de la UCR no hicieron mella en la Casa Rosada. Lejos de ello, envió a los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich, y del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio para apoyar a Benedetti y los suyos en los cierres de campaña, con recorridas por Paraná y Concordia. También volvió a ese ruedo la diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, tras su accidentado apoyo al diputado Mario Negri en las elecciones a gobernador de Córdoba.

Atilio Benedetti es diputado nacional por Cambiemos y busca arrebatarle la gobernación a Bordet.
Atilio Benedetti es diputado nacional por Cambiemos y busca arrebatarle la gobernación a Bordet.

Lejos de ser una visita protocolar, la jefa de las fuerza policiales se encargó de confrontar directamente con el peronismo provincial y lo acusó de "mantener a la gente en la pobreza para conservar el poder político"."Este es el modelo que Cambiemos viene a cambiar, vamos a transformar la relación de sumisión y dependencia en libertad" agregó, tras concurrir a una de las sedes de Prefectura de Concordia junto a Benedetti y el candidato a intendente Roberto Niez. También habló de la caída de la tasa de homicidios a nivel nacional, que ronda el 23%, y la comparó con la tasa de Entre Ríos, que "aumentó un 56 por ciento".

Por su parte, Frigerio recorrió el miércoles las obras que el ministerio del Interior está realizando en Concepción del Uruguay, que beneficiarán a unos 3.300 vecinos. Antes había estado acompañando al candidato a gobernador de Cambiemos por Santa Fe, José Corral.

La visita de los ministros no es obra de la casualidad. En el caso de Bullrich, tiene que ver con el hecho de ser una de las caras visibles de la lucha contra el narcotráfico, un tema caliente en Entre Ríos. Frigerio, en tanto, es uno de los hombres con mejor imagen del Gabinete pero su apoyo tiene un valor agregado ya que juega de local: Entre Ríos es su terruño. Tiene domicilio en Villa Paranacito, en el sur de la provincia. De hecho, el año pasado se mencionaba al ministro de Interior como posible candidato a gobernador, pero la posibilidad finalmente fue descartada.

Atilio Benedetti contó con el respaldo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
Atilio Benedetti contó con el respaldo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

En ese marco, la batalla más importante de este domingo se dará por la intendencia de Paraná. El peronismo busca recuperar ese distrito tras el triunfo en las primarias. En la capital provincial se vivió una campaña encarnizada, con acusaciones cruzadas entre Varisco y el vicegobernador peronista Adán Bahl.

Bahl llega con el envión del resultado de las PASO, donde disputó contra otras ocho boletas internas. El candidato obtuvo el 30% de los votos contra el 23% de Varisco, que se impuso sobre el preferido del Gobierno nacional, el concejal de Pro Emanuel Gainza. La alianza peronista sumó en total el 44% de las voluntades frente al 38,9% de Cambiemos.

Sergio Varisco acarrea el desgaste de la causa judicial en su contra. Estuvo en el cargo por dos mandatos: el primero en 1999, y luego en 2015 rompió un período de doce años de hegemonía peronista. La historia familiar tiene vasto alcance en Paraná: antes, su extinto padre Humberto Cayetano Varisco tuvo dos períodos al frente de la comuna, en 1983 y en 1995.

El intendente de Paraná, Sergio Varisco busca su reelección.
El intendente de Paraná, Sergio Varisco busca su reelección.

No obstante, el intendente se las ingenió para tratar de conseguir los votos que faltan. Con un spot y otras "avivadas" en los afiches callejeros, un sector de la militancia de Varisco promovió el corte de boleta a favor de su candidatura y la de Bordet. Además, el radical denunció a Bahl de corrupción por contrataciones masivas de personal en la Legislatura entrerriana.

"Esto forma parte del folclore tradicional de cada elección en Paraná. Francamente no me preocupa. En todo caso es una maniobra desesperada o nerviosa de algunos", señaló Benedetti en declaraciones a la prensa sobre el corte de boleta.

Por estas horas definitorias, en el equipo de Bordet llamaba la atención la "dureza"del discurso de los funcionarios de la Casa Rosada, que contrastó con los cuatro años de diálogo fluido que mantuvo con el gobierno de Mauricio Macri. Aunque quiso provincializar la elección, la competencia ya venía nacionalizada: Bordet es parte del grupo de mandatarios locales que respaldó la fórmula presidencial de Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

En ese panorama tenso, Bordet transitó el trayecto final del proceso electoral con una campaña "presencial", focalizada en el territorio, y "no detrás de las redes sociales", que sería la estrategia de Cambiemos según del gobernador.

La intención del mandatario para este domingo es recuperar algunas intendencias que Cambiemos le quitó en 2015 y dejar atrás también el fantasma de las legislativas de 2017, cuando Cambiemos, con Benedetti a la cabeza, se impuso con el 52,36% de los votos. En la pulseada pesan los 93.477 votos en blanco de las PASO, un fenómeno particular enterriano que obedece a la presencia influyente de las agrupaciones vecinalistas que no llevan boleta a gobernador. Pero eso podría cambiar: varios dirigentes comunales ya tomaron partido. Al final, quienes definirán la cuestión es el millón de electores anotados en el padrón provincial.

Seguí leyendo: