(Télam)
(Télam)

En su hipotético papel de vicepresidenta de Alberto Fernández, Cristina Kirchner ya sueña con un rol activo en la política exterior de la Argentina que viene con una "diplomacia del revival", el restablecimiento de la integración sudamericana al viejo estilo bolivariano, un rearmado de ideas nacional-populares para los vínculos con el mundo y un rechazo sistemático a lo que considera la actual estrategia de "claudicación de la soberanía" sobre las islas Malvinas.

Desde el Instituto Patria, la Comisión de Asuntos Internacionales que asesora a la ex presidenta presentó ayer un adelanto de otro libro de Cristina Kirchner que lleva por título Una política exterior soberana, de editorial Colihue, y que contempla un cuidado compendio de 26 discursos del paso de la ex jefa de Estado por el gobierno ante organismos internacionales, foros, visitas de Estado y viajes por el mundo. El libro lleva una foto de la ex presidenta ante unas banderas y, según pudo saber Infobae, se debatió internamente en el Instituto Patria la elección de esa imagen porque lleva la bandera de Estados Unidos.

La presentación del libro se hará este jueves en los salones del Instituto Patria pero no estará presente la ex presidenta sino su equipo de política exterior.

Entre los lineamientos que figuran en el libro pero que se reacondicionarán en el caso de que Unidad Ciudadana logre ganar las elecciones presidenciales, el ex secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli planteó la necesidad de que "la Argentina recobre las inversiones perdidas", que haya una vuelta a la política exterior del siglo XXI y que la Argentina fije "sin locuras y sin dogmatismo" una política exterior del multilateralismo.

Oscar Parrilli, ayer, en el adelanto de la presentación del libro de Cristina Kirchner sobre política exterior
Oscar Parrilli, ayer, en el adelanto de la presentación del libro de Cristina Kirchner sobre política exterior
 

En la enumeración de ideas que prevé Cristina Kirchner si vuelve como vicepresidenta a la Casa Rosada, el kirchnerismo contempla regresar a una "fuerte alianza" con China y Rusia, mantener una relación de "respeto mutuo" a pesar de las diferencias con Estados Unidos, rechazar de plano una "política alcahueta con la derecha y los grupos financieros hegemónicos", reestablecer a la Argentina en la integración regional y desterrar la estrategia de "claudicación de la soberanía argentina sobre las islas Malvinas".

Todo este compendio de directrices de política exterior y muchas definiciones más son los parámetros sustanciales que se fijó el kirchnerismo en el caso de regresar a la Casa Rosada si gana las elecciones y que están avalados en las 309 páginas del libro sobre política exterior que mañana será presentado en sociedad.

"La política exterior de Macri destruyó las inversiones, hoy los empresarios extranjeros tiemblan por el riesgo país, se buscó instalar una campaña de destrucción de toda nuestra política exterior y el gobierno dejará una deuda externa que es impagable", sentenció Parrilli ante Infobae acompañado por los referentes de la Comisión de Asuntos Internacionales como son Carmen Alarcón, Carlos Raimundi, Eduardo Sigal, Nicolás Canosa, Natalia Tini y Ariel Basteiro, entre otros.

Si bien Parrilli aclaró que la presentación del libro de Cristina Kirchner no implica una automática planificación de la política exterior que se fijará la fórmula Fernández-Fernández, quedó en claro que hay directrices que Unidad Ciudadana está dispuesta a no claudicar en su eventual relacionamiento futuro de la Argentina con el mundo desde el 2020.

En el prólogo del libro de discursos de la ex presidenta se aclara de entrada que "la soberanía debe darse en todos y cada uno de los ámbitos; en la producción, la industrialización, en la ciencia y en la tecnología".

De esta manera, el trabajo de compendio de los discursos presidenciales realizado por la Comisión de Asuntos Internacionales con el aval de Cristina Kirchner y Parrilli está dividido en seis capítulos: "La defensa integral de la Nación como sustento vital de una política exterior soberana, la imperiosa necesidad de la conformación de un bloque regional, pensamiento en acción en un mundo que tiende al multipolarismo, la defensa de los intereses nacionales en organismos internacionales y el problema del anarcocapitalismo financiero, las nuevas arquitecturas de poder a escala mundial y el protagonismo del Estado en un nuevo mundo".

La tapa del libro de política exterior de Cristina Kirchner
La tapa del libro de política exterior de Cristina Kirchner
 

En este sentido, Parrilli dejó en claro la necesidad de que Argentina vuelva a lograr una integración latinoamericana al estilo bolivariano aunque admitió que en el nuevo contexto regional con la aparición de gobiernos de derecha será "un gran desafío" la convivencia con gobiernos como los de Brasil, Colombia o Chile. Queda presente el sustento irrenunciable al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela en las menciones del libro de Cristina Kirchner.

Para que no queden dudas de esta "diplomacia del revival" que se fijó la ex presidenta para el futuro, Parrilli destacó la importancia de que Argentina recupere sus "alianzas estratégicas" con China y Rusia con el "cuidado especial de no relegar la soberanía argentina". Y planteó una relación de "respeto mutuo" con Estados Unidos. Aunque el ex secretario presidencial evitó elogios hacia la administración de Donald Trump como sí lo hizo Cristina Kirchner en el lanzamiento de su libro Sinceramente.

Desde el plano económico, el kirchnerismo está convencido de que "es una mentira enorme que con el regreso de Cristina Kirchner no vendrán las inversiones" y Parrilli apuntaló esto al sostener que en los últimos años descendió en más de un 20% la inversión directa extranjera en la Argentina.

Para el caso de la estrategia diplomática por la recuperación de las islas Malvinas, Cristina Kirchner contempla un cambio copernicano en la relación con Gran Bretaña ya que, evaluó Parrilli, la estrategia de acercamiento de Argentina a Londres "claudicó la soberanía y no respetó la Constitución Nacional". Así, el ex funcionario destacó: "Lo revolucionario de los próximos años es que vamos a cumplir con la Constitución y no vamos a modificarla".

En otro de los potables esquemas de política exterior que se piensa desde el kirchnerismo, la ex diputada Alarcón dijo que el libro de Cristina Kirchner establece un escenario futuro que se potenciará con cursos en diferentes universidades y centros de estudio del país.

A la vez, Canosa destacó la "necesidad de que en Argentina se desmitifique la idea de que el gobierno de Cristina Kirchner aisló al país del mundo". Para reafirmar esta postura Parrilli cerró la charla al sostener sin vueltas: "No somos dogmáticos ni locos, sabemos cuáles son los límites y avances a futuro ".