Alberto Fernández, en la mesa 1, acompañado de dirigentes peronistas
Alberto Fernández, en la mesa 1, acompañado de dirigentes peronistas

Cerca de las 12, sobre la avenida Avellaneda, se observó una larga fila que buscaba doblar en Martín de Gainza, calle de acceso al Polideportivo de Ferrocarril Oeste. Allí arribó Alberto Fernández pasadas las 13.30, acompañado por los nombres más importantes del peronismo porteño, para brindar su primer discurso como candidato a presidente en la ciudad de Buenos Aires.

Y si bien el discurso de Fernández comenzó a las 14.30, la previa se inició un par de horas antes, con el ingreso de miles de personas que se fueron acomodando en mesas de 20, las cuales fueron ubicadas en dos sectores. En la parte delantera el núcleo político, con Fernández y los dirigentes peronistas a su lado. En el fondo, toda la militancia territorial del Nuevo Espacio de Participación (NEP), agrupación que lidera Juan Manuel Olmos y que organizó este acto.

Claudio Ferreño, Víctor Santa María, Alberto Fernández y Juan Manuel Olmos
Claudio Ferreño, Víctor Santa María, Alberto Fernández y Juan Manuel Olmos

"Este acto estaba programado desde hace dos meses. La idea era conmemorar los 16 años de la asunción de Néstor Kircher como presidente y que Alberto Fernández cerrara el acto", explicaron desde el entorno de Olmos, quien tras el anuncio de Cristina Kirchner para postular al ex jefe de Gabinete lo llamó para felicitarlo y luego proponerle suspender la fecha.

"Voy igual", le respondió Fernández, quien encabezó otra presentación en Merlo, esta vez sí junto a la ex Presidente de la Nación. En el encuentro que diagramó el NEP, Fernández estuvo estratégicamente sentado junto a ex funcionarios kirchneristas y actuales legisladores porteños.

El peronismo, con fuerte presencia del kirchnerismo y representación de La Cámpora porteña, buscó dar el primer mensaje de solidez de cara a las PASO del 11 de agosto en CABA, un distrito electoral que el PJ ganó por última vez en el 2000, con Aníbal Ibarra a la cabeza.

Fernández junto a María Rosa Muiños, jefa del bloque peronista de la Legisladora de la ciudad de Buenos Aires
Fernández junto a María Rosa Muiños, jefa del bloque peronista de la Legisladora de la ciudad de Buenos Aires

Entre las principales filas estuvieron el diputado Felipe Solá, el ex ministro de Salud Ginés González García, el ex titular de Aerolíneas Argentinas Mariano Recalde, el diputado Daniel Filmus, el legislador porteño Carlos Tomada, el ex ministro de Trabajo Jorge Taiana, el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen, el ex embajador en Vaticano Eduardo Valdés, el ex ministro de Seguridad Sergio Berni, el ex representante ante la ONU Jorge Argüello, la legisladora porteña María Rosa Muiños, el presidente del PJ porteño Víctor Santa María, la diputada Victoria Donda y el titular del NEP Juan Manuel Olmos, entre otros.

"Este presente se parece a ese país en cenizas que recibimos en 2003, no tengo miedo de lo que hay que enfrentar, en todo caso deberemos entrar al mismo laberinto al que entramos alguna vez, y deberemos salir como ya salimos, ya sabemos por dónde se sale", fueron las palabras que eligió Alberto Fernández para el inicio de su discurso.

La pelea por la candidatura a jefe de gobierno despertó algunas internas que fueron expuestas entre las empanadas, el locro y los pastelitos de batata. "Queremos que Mariano (Recalde) y Victoria (Donda) compitan en las PASO. Tenemos sondeos que esa coalición suma cerca de 30% de los votos. Es un colchón importante para pelear en las generales de octubre. Es el gran año para ganar CABA", explicó a este medio un alto dirigente peronista.

Alberto Fernández habló ante más de 2.500 personas
Alberto Fernández habló ante más de 2.500 personas

"Creo que después de 12 años de gobierno macrista, después de un ciclo de tres mandatos, la mayoría de la sociedad está deseando una nueva propuesta. Que la puede encabezar un peronista o un no peronista, que aún no tiene esa representación única sino múltiple. Se necesita unificar", sostuvo Recalde a Infobae.

"La candidatura de Alberto le aporta amplitud a la ciudad de Buenos Aires. Su presencia nos va a contribuir", agregó. Consultado por su posible candidatura, expresó: "Voy a estar en el lugar que sea más conveniente para construir esa fuerza que gane". 

Desde el círculo más íntimo de Recalde aseguraron que su nombre encabezará la boleta. "No necesitamos hacer campaña por el momento. Sabemos lo que tenemos y en qué momento salir a buscar los votos que faltan", explicaron.

La mitad de la elección la completaría Victoria Donda, la candidata del Nuevo Encuentro (apoyada por Cerrutti y Santa María), quien sí definió su postulación y está dipuesta a competir en la interna kirchnerista.

"Tenemos que ampliar la coalición, para que más de la mitad de los porteños exprese lo que siente. El 60% de los porteños quieren cambiar las políticas actuales. Hace cuatro años (Martín) Lousteau sacó 48,5%, tenemos que darle esa opción a la gente", manifestó Filmus a Infobae, quien fue candidato a jefe de gobierno en dos oportunidades.

Durante la última semana, este medio reveló que el propio Recalde buscó la manera de conversar con Marco Lavagna y que está dispuesto a competir con él en la PASO. Matías Lammens, actual presidente de San Lorenzo, también se metió en esta puja, ya que intenta contribuir, aseguran, a la construcción de un frente amplio "para ganar la ciudad de Buenos Aires".

Fernández culminó un discurso de 10 minutos antes las más de 2.500 personas, se sacó decenas de fotos y se marchó rápidamente hacia Merlo, en donde volvió a hacer campaña pero esta vez junto a CFK y al intendente local, Gustavo Menéndez.

"Esperaba este apoyo. Está muy contento porque sus amigos de la política lo respaldan y porque sabe que la ciudad de Buenos Aires es muy importante para el resultado final. Apuesta por los jóvenes y cree que se puede ganar la ciudad", revelaron desde su entorno.

Seguí leyendo: