En el salón "Arturo Illia" del anexo del Senado de la Nación se realizó una nueva reunión de la comisión bicameral que intenta determinar responsabilidades en torno la tragedia que se cobró la vida de 44 marinos.

En primer lugar, y sin mayores estridencias, prestó declaración el Capitán de Navío Héctor Alonso, quien fuera jefe del estado mayor de la Fuerza de Submarinos al momento del siniestro. La exposición del oficial naval fue complementada en varios pasajes por el asesor de la bicameral, contraalmirante González, quien se concentró en explicar cómo es el recorrido que debe realizar una determinada cantidad de agua para ingresar desde el exterior al tanque de baterías y que hasta donde se presume, dio origen a una cadena de sucesos que dieron paso al desastre naval.

Los momentos más tensos se vivieron en la segunda parte de la ronda de testimoniales. Fue allí cuando el ex jefe de la fuerza, Capitán de Navío Claudio Villamide, fue confrontado por los legisladores (en especial por Nilda Garré) sobre diversas inconsistencias que, a juicio de la legisladora, contiene el relato de quien fuera el jefe directo del fallecido Capitán de Fragata Pedro Fernández.

Una vez más, el presunto mal accionamiento de la válvula E19 o la hipótesis alternativa acerca de un eventual mal funcionamiento de la misma, fue uno de los puntos de discusión. Nilda Garré fue muy dura al responsabilizar a Villamide de no haber sido enfático y concreto cuando tomó conocimiento de un anterior uso indebido de esa válvula durante otra navegación del San Juan. En ese sentido, Villamide reconoció que fue puesto al tanto de que se había realizado una maniobra no recomendada y que no hizo nada por prohibir que esa situación de volviera a dar.

En lo referente a los momentos previos a la pérdida de contacto con la nave, los legisladores fueron particularmente duros con el militar, al interrogarlo sobre su rol como superior de Fernández y su presunta pasividad a la hora de conducir al comandante de la nave en los pasos a seguir en medio de una situación límite. En este aspecto hay un claro contrapunto entre lo que los legisladores consideran que debió haber hecho Villamide ante semejante situación y lo que el ex comandante considera que es el respeto a la doctrina naval que indica que el Comandante a bordo es quien debe tener la libertad de criterio para actuar como mejor lo estime. "Nunca noté a Fernández sobrepasado por la situación", manifestó el ex comandante en su descargo.

Si bien los titubeos de Villamide frente a la batería de preguntas de legisladores, peritos y familiares potenciaron las dudas de los miembros de la comisión sobre la veracidad de sus dichos, la circunstancia de que se hubieran detectado inconsistencias entre sus declaraciones del mes de junio de 2018 ante la misma comisión y las efectuadas durante el día de la fecha hicieron exasperar a más de un legislador.

En ese sentido, resultó evidente que hubo un cambio de postura del oficial naval que tuvo en sus manos la conducción de la fuerza de submarinos entre marzo y diciembre de 2017 respecto de criterios profesionales elementales para dejar en claro procedimientos autorizados o prohibidos para la operación de un mecanismo tan sensible como la válvula E19.

La exasperación llegó al punto que la diputada Garré lo acusara de "lavarse las manos", en alusión a la displicencia con la que Villamide alegó que dejó todo en las manos de Fernández.

La cuestión del hidrógeno

La sospecha de una alta concentración de hidrógeno en el tanque de baterías que aparentemente ocasionó la explosión que puso fin a 44 vidas ya había sido explicada en la sesión anterior por el Almirante David Burden, Director General del Material Naval, durante la anterior de la bicameral, pero ahora a partir también de las indefiniciones de Villamide respecto del modo en que se medía ese gas a bordo, tomó una importancia superlativa. Ocurre que teniendo acreditado científicamente que con entre el 4 y el 77% de hidrógeno en la atmósfera el riesgo de explosión es elevado, no queda claro que sistema de medición se estuviera utilizando al momento de la tragedia.

El sistema original del San Juan expresaba la media en porcentaje de concentración. El nuevo, en cambio, lo medía en probabilidad de explosión. Pero si bien Villamide declaró que se instaló el sistema de medición de hidrógeno nuevo durante la reparación de media vida, otros submarinistas lo contradijeron y las propias planillas de medición utilizadas por Fernández en el anteúltimo viaje indicaron que no se estaba utilizando el sistema señalado por el hoy suspendido ex comandante.

Grave incumplimiento

En relación a lo declarado por Villamide, uno de los especialistas que asesoran a la comisión aseguró a Infobae que el militar suspendido debería haber consultado a expertos que estaban a su disposición para determinar el accionar de Fernández: "En la organización de la Armada está previsto que un comandante tenga a su disposición a distintos especialistas a los que obligatoriamente tiene que consultar, más allá que luego tiene la libertad de tomar la decisión que más lo satisfaga, no se concibe el mando sin el estado mayor asociado a él".

Situación de revista del capitán Villamide

Si bien lució su uniforme de gala durante la sesión, el diputado Carmona solicitó a Villamide que detallara su situación laboral en el presente. "Estoy suspendido en mis funciones", declaró el militar, quien aprovechó la ocasión para quejarse sobre la falta de acceso que tiene al sumario que en la actualidad instruye el Estado Mayor Conjunto de las FFAA. "No se me permite ver el expediente, como así tampoco mi legajo disciplinario", sostuvo.

Fuentes del Estado Mayor Conjunto consultadas por este medio indicaron que no resulta procedente que el militar acceda a las actuaciones sumarias, ya que no se encuentra imputado: "Su suspensión es preventiva pues dejarlo en servicio podría suponer un entorpecimiento a las investigaciones en curso, si resulta imputado podrá ejercer su derecho a defensa y tomar vista de todo".

Tras las intervenciones de Garré, Carmona, Odarda, Álvarez y el propio querellante en la causa federal, Luis Tagliapietra, la ex Ministra de Defensa fue más allá cuando ante las quejas de Villamide acerca de su situación laboral le espetó: "Sin ánimo de ofender, ¿usted realmente siente deseos de volver al servicio activo?, ¿no considera que un Comandante que pierde a 44 marinos más el buque que tenía bajo su mando no debería dar un paso al costado?". "Hice lo que mejor creí en ese momento", fue la respuesta del marino.