El 12 de marzo, Sajjad Samiel Naserani (27) y Mashoreh Sabzali (30), ambos iraníes, ingresaron al país desde Europa con pasaportes falsos que, en los archivos de Interpol, estaban enlistados en la categoría "Robado/perdido por el portador". Una semana más tarde, aparecieron los verdaderos dueños: David y Brigitte Assouline.

La pareja brindó una entrevista al medio israelí i24News. Allí, la mujer fue quien aseguró haberse enterado por la prensa de lo sucedido. "Fue una sorpresa, por supuesto. No sospechamos que nuestros pasaportes robados iban a ser utilizados. El tráfico de pasaportes es una actividad bastante tradicional en Ginebra, la policía lo sabe. Ninguna autoridad se contactó con nosotros".

Los pasaportes robados y falsificados
Los pasaportes robados y falsificados

Briggite relató que estaban en el aeropuerto de Ginebra, aguardando por un vuelo que los trasladaría hacia Grenoble, ciudad ubicada al sureste de Francia. "Estábamos en un bar, tomando café con amigos y nos asaltaron tres ladrones. Llegaron hablando un inglés muy fuerte. Según tengo entendido, a uno de ellos lo detuvieron en el aeropuerto", explicó la mujer.

"A través de lo que escuchamos, tenemos en cuenta que el robo y tráfico de pasaportes puede ser utilizado para fines de mucho riesgo. Nos alegramos de que estén arrestados y de que la comunidad no esté amenazada por estas personas", manifestó David, en una entrevista para la televisión francesa que se desarrolló en los estudios de Jerusalem.

Los iraníes arribaron al país vía Madrid, por medio de un vuelo de Air Europa, con las identidades falsas de Netanel Toledano y Rivka Toledano.

En el control de Migraciones de Ezeiza saltaron las alertas por los documentos de identidad que presentaron (se descubrió que eran robados) y el caso comenzó a ser investigado por agentes de la División de Lucha contra el Terrorismo de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia). Poco después, con la confirmación de Interpol Israel, la pareja fue detenida en un Hotel en el barrio porteño de Abasto.

El Ministerio de Seguridad de la Nación continúa investigando una llamada de 85 segundos a un número local que realizó la pareja iraní en Argentina. El teléfono fue comprado en España y tiene doble chip: uno europeo y el otro adquirido en el Aeropuerto Ministro Pistarini.

La Justicia argentina continúa investigando a la pareja iraení
La Justicia argentina continúa investigando a la pareja iraení

Fuentes judiciales aseguraron que la llamada habría sido a un estudio de abogados especializado en migraciones. Se espera que en las próximas horas se conozca más información en torno a la actividad que esperaban desarrollar en la Argentina.

Entre las pertenencias de Naserani y Sabzali se encontró otro teléfono celular, del cual no quisieron entregar la clave que permite desbloquearlos. Ingresar al aparato puede demandar -al menos- dos meses, por las dificultades que genera ese dispositivo para ser abierto.

Seguí leyendo: