Carlos Gellert, el día que fue detenido cuando llegaba de los Estados Unidos
Carlos Gellert, el día que fue detenido cuando llegaba de los Estados Unidos

Cuando todavía no se sabe si el ex ministro de Hacienda santacruceño Juan Manuel Campillo consigue el aval del juez Claudio Bonadio para ser arrepentido, otro de los sospechosos de haber lavado dinero para Daniel Muñoz –el fallecido ex secretario privado de Néstor Kirchner- pide ser imputado-colaborador. Se trata de Carlos Adolfo Gellert, primo de Carolina Pochetti (viuda de Muñoz) y una de las piezas que funcionó para que, a través de sociedades, se compraran al menos 15 propiedades en Nueva York y Miami, que luego fueron vendidas para intentar borrar la pista de la ruta del dinero.

Preso desde el 24 de noviembre cuando llegó al país desde los Estados Unidos, donde había sido localizado luego de las órdenes de captura dictadas por Bonadio, Gellert está acusado de ser miembro de la asociación ilícita de los cuadernos y de haber lavado dinero. Al igual que el resto de los involucrados en este capítulo, espera que se resuelva su situación procesal.

Cuando le tocó ser indagado, Gellert negó las acusaciones en su contra para intentar desvincularse. Sin embargo, ahora, sus defensores solicitaron su traslado desde el penal hasta la alcaidía de Comodoro Py para poder tener una reunión con la fiscalía.

El primo de Pochetti es trasladado por agentes de la Policía Federal
El primo de Pochetti es trasladado por agentes de la Policía Federal

Según subrayaron a Infobae fuentes judiciales, dependerá de lo que diga en esa reunión que los fiscales analicen si hacen con él un acuerdo de imputado-colaborador. Tal como ocurrió en todas las ocasiones anteriores, ese aporte se mantiene en reserva porque no queda incorporado oficialmente al expediente.

Y aun cuando el aporte resulte valioso para los fiscales, falta todavía que Bonadio coincida. Así lo demuestra el escenario que vive Campillo, que declaró hace casi un mes y todavía no consiguió que el juez lo declare arrepentido y le conceda la excarcelación.

En el dictamen al que accedió este medio, que fue presentado por los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo en diciembre pasado, se sostiene que "Muñoz, Pochetti, Sergio Todisco, Elizabath Municoy, Perla Aydee Puentes Resendes, Carlos Alberto Gellert y Carlos Temístocles Cortez habrían conformado una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero con el fin de canalizar, convertir, transferir, administrar, vender, disimular y o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita, presumiblemente originados (en la causa de los cuadernos) e integrarlos al circuito económico formal bajo apariencia de licitud, todo ello desde al menos el año 2010 y con vigencia en la actualidad".

Cuando los otros arrepentidos de este capítulo –Sergio Todisco y Elizabeth Municoy- renunciaron a algunas de las sociedades investigadas, el conglomerado societario e inmobiliario que erigieron bajo nombres supuestos Muñoz y Carolina Pochetti pasó a ser administrado por Perla Aydée Puente Resendez, una ciudadana mexicana esposa de Gellert, hijo de la ex diputada provincial santacruceña Blanca -ex esposa del ex gobernador Daniel Peralta- y primo hermano de Carolina Pochetti. La conexión en los papeles con esas sociedades apareció en 2015 hasta 2016.