El senador Miguel Ángel Pichetto (Prensa Senado de la Nación)
El senador Miguel Ángel Pichetto (Prensa Senado de la Nación)

El Gobierno deberá esperar para el próximo año para impulsar la ley contra la violencia en el fútbol. La iniciativa logró media sanción en Diputados pero después se trabó en la votación artículo por artículo, por lo que tendrá que volver a ser discutida en comisión. De todos modos, desde el Senado ya habían anticipado que el debate en esa cámara quedaría para el año que viene.

La Cámara alta tampoco discutirá el proyecto de financiamiento de los partidos políticos, por lo que estas dos iniciativas que Mauricio Macri había incluido como prioridad en el temario de sesiones extraordinarias no se convertirán en ley.

Según confiaron a Infobae fuentes del oficialismo y del peronismo en la Cámara alta, ambos proyectos quedaron excluidos de la sesión de este miércoles, cuyo temario se negociaba hasta última hora de hoy en la reunión de Labor Parlamentaria, de la que participan los jefes de las bancadas.

"El PJ tiene problemas con los votos", explicaron desde el bloque de Cambiemos en el Senado.

Más allá de los argumentos, el fracaso, al menos momentáneo, en ambas iniciativas en la Cámara alta le propinan un revés al Gobierno, que pretendía terminar el año con la sanción definitiva de la ley contra la violencia en el fútbol y la media sanción del proyecto que modifica la actual ley de financiamiento de los partidos políticos, una iniciativa que introduce, por ejemplo, la vuelta de los aportes de las empresas a las campañas, una discusión que se empantanó en los últimos meses por diferencias en la coalición de gobierno.

Por el momento, en la sesión de mañana, se trataría la ley Micaela, que apunta a capacitar con perspectiva de género a todos los empleados de los tres poderes del Estado, además de designaciones en el Poder Judicial y nombramientos de militares y diplomáticos.

Media sanción a la ley anti barras

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto para agravar las penas a los barrabravas que cometan actos de violencia en los estadios de fútbol, pero la volverá a discutirse en comisión por las modificaciones que se hicieron a varios artículos.

La iniciativa fue enviada por el Gobierno al Congreso luego de los hechos de violencia que tuvieron lugar en los alrededores del estadio de River  momentos antes de que se disputara el partido de vuelta con Boca por la final de la Copa Libertadores.

La iniciativa ya había recibido varias modificaciones respecto al texto original en su paso por un plenario de las comisiones del cuerpo, que incluyeron la disminución de algunas penas para que estén en sintonía con el anteproyecto de Código Penal que el gobierno nacional enviará en marzo próximo al Congreso.

El texto aumenta la prisión para aquellos que tengan en su poder armas blancas, objetos cortantes en un espectáculo futbolístico, contempla la figura del arrepentido para este tipo de delitos y para los miembros de comisiones directivas de clubes que cometan enriquecimiento ilícito, así como su inhabilitación absoluta perpetua.

La iniciativa fija además prisión para quien altere el normal desarrollo de un partido.

También se castiga la venta ilegal de entradas y se establecen penas no excarcelables cuando de ese delito participe una persona contemplada en la Base de Datos y Antecedentes Relativos a Espectáculos Futbolísticos, que funcionará en la órbita del Ministerio de Seguridad y que contemplará la nómina de personas con restricción de acceso a los estadios.

En cuanto a los denominados 'trapitos', el proyecto contempla penas de prisión a quien ofrezca servicios de cuidados de vehículos en las cercanías de los estadios y agrava la figura cuando cuando esa actividad sea desarrollada por personas contempladas en esa base unificada de datos y antecedentes.

Seguí leyendo: