Cristina Kirchner (Gustavo Gavotti)
Cristina Kirchner (Gustavo Gavotti)

El bloque de senadores de Cambiemos fracasó en su intento de sesionar para tratar el pedido de desafuero de la ex presidente Cristina Kirchner. Cerca de las 16:30, media hora después del horario de convocatoria para la sesión especial, el presidente provisional de la Cámara alta Federico Pinedo confirmó la caída de la sesión.

A pedido del oficialismo, Pinedo había convocado a una sesión especial para las 16:00 con el fin de tratar el pedido de desafuero y prisión preventiva contra la senadora del FpV. Se trata del pedido elevado a la Cámara alta por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA a través del Memorándum de Entendimiento con Irán.

Sin embargo, el Bloque Justicialista, que mantiene su postura de rechazo a cualquier desafuero sin que haya condena firme, no facilitó el quórum para que se lleve a cabo la sesión. Solamente los legisladores de Cambiemos bajaron al recinto, acompañados por los peronistas Carlos Reutemann y Lucila Crexell, pero no alcanzaron los 37 senadores para avanzar con la sesión.

Antes de dar por cerrada la sesión, Pinedo justificó el intento de Cambiemos y presentó sus argumentos en torno al pedido de desafuero.

Esta iniciativa de Cambiemos se dio en medio de una discusión entre el oficialismo y parte del Bloque Justicialista y el resto de la oposición sobre la conveniencia o no de convocar a una sesión ordinaria para tratar algunos proyectos pendientes (que sería la última antes del cierre del año parlamentario el 29 de noviembre).

Y es que el kirchnerismo y una porción significativa del Bloque Justicialista que preside Miguel Pichetto quieren tratar en la primera oportunidad que se presente un proyecto para derogar el decreto del presidente Mauricio Macri que eliminó el Fondo Federal Solidario.

El también llamado "Fondo Sojero" era una caja de más de $50 mil millones que se coparticipaba entre todas las provincias y municipios y que en los últimos días fue el caballito de batalla sobre el que se subió un grupo de senadores para llevar adelante una rebelión interna en la bancada peronista.

Es por esa razón que la posibilidad de que el tema se trate no sólo inquieta a Cambiemos, sino que reabre una fuerte discusión interna en el bloque que encabeza Pichetto, donde hay varias fisuras internas.

Seguí leyendo: