Nacida en 1927 bajo la denominación de "Fábrica Militar de Aviones", la Actual FaDea recibió su primer gran impulso en 1944 de la mano de su director, el Brigadier Mayor Juan Ignacio San Martín, un veterano oficial de la Fuerza Aérea Argentina convencido de la importancia del desarrollo industrial aeronáutico como pilar fundamental para defender el vasto espacio aéreo.

De sus hangares no solo se elevó a las alturas el mítico "Pulqui"; son muchos los desarrollos aeronáuticos desarrollados por sus ingenieros y técnicos, que incluso dieron a luz a emblemas de la industria automotriz  como el tractor "Pampa", el "Rastrojero Diesel", el "Justicialista" y la motocicleta "Puma".

A lo largo de su historia, este ícono de la industria cordobesa alternó luces y sombras. Al decir de los expertos consultados por Infobae, "la década que medió entre 2005 y 2015 fue la más oscura de toda su historia". El excesivo uso político de sus plazas laborales, la paralización total de sus actividades y hasta problemas de salubridad laboral e irregularidades en su habilitación la llevaron a estar al borde de su cierre definitivo.

En FaDea trabajan hoy 860 operarios, técnicos e ingenieros (Mario Sar)
En FaDea trabajan hoy 860 operarios, técnicos e ingenieros (Mario Sar)

Una rápida consulta por diferentes representantes de la comunidad cordobesa alcanzaba para llegar a la conclusión de que la "salvación de la fábrica aeronáutica era muy difícil". Pero en los últimos meses esa situación cambió:  la actual conducción del licenciado Antonio Beltramone inició un plan de reconversión para dejar atrás los peligros que amenazaban arrasar con una fuente de trabajo directo para 860 familias e indirecto para miles de cordobeses.

"El Estado no debe ser nuestro único cliente"

En dialogo con Infobae, Beltramone se sinceró: "Antes que nada debo aclarar que no provengo del negocio aeronáutico. Soy hombre de gestión y de números y tengo la enorme dicha de contar con un equipo de profesionales y técnicos de primer nivel. Sin ellos nada sería posible".

"Somos una fábrica de aviones con un único cliente, el Estado Nacional, concretamente la Fuerza Aérea Argentina. En este sentido y luego de años de mostrar maquetas sin nada en su interior, hoy FaDea se apresta a entregar los tres primeros aviones Pampa III para entrenamiento avanzado de
pilotos. Una versión avanzada del Pampa II, aviónica totalmente digital, cabina de cristal, planta de potencia TFE 731-40, con más alcance, más velocidad y mayores prestaciones que la versión anterior"
, agregó.

Sin embargo, señaló la necesidad ampliar la cartera de clientes: "Los emprendimientos empresarios del Estado deben necesariamente generar unidades de negocios que permitan financiar los déficits que se produzcan. Es imprescindible eliminar los sobrecostos internos, pulir las ineficiencias
operativas y, fundamentalmente, salir al mercado", reconoció el directivo.

Entre otros proyectos, la fábrica tiene a cargo la producción en serie del Pampa III. También trabajan en la continuidad de la repotenciación y modernización de los poderosos “Hércules C130”, (Mario Sar)
Entre otros proyectos, la fábrica tiene a cargo la producción en serie del Pampa III. También trabajan en la continuidad de la repotenciación y modernización de los poderosos “Hércules C130”, (Mario Sar)

En este contexto, la fábrica de aviones se lanzó a un proyecto tan ambicioso como complejo: la conquista del mercado de la reparación y mantenimiento de aeronaves comerciales. Según explica Beltramone, "la tarea no es sencilla. Debemos capacitar a nuestro personal, invertir en mejoras edilicias y certificar todos nuestros procesos para cumplir con las exigencias de la industria a nivel internacional".

Entonces, lo que parecía inalcanzable comenzó a transformarse en realidad cuando hace pocos meses FaDea hizo reparaciones menores a una nave de la low cost Fly Bondi, que había rozado con su fuselaje la pista de
despegue de El Palomar. Pero eso solo fue un primer paso, con casi nula difusión.

A la espera de incrementar este tipo de operaciones, la Fábrica cordobesa firmó un convenio con "Etihad Engineering", la poderosa mega empresa dedicada al mantenimiento mayor de aeronaves cuya base de operaciones
se encuentra en los Emiratos Árabes y que atiende -entre otras grandes empresas de aviación- al mantenimiento de la flota más grande de la región, propiedad de Latam.

Los ejecutivos saudíes confiaron el mantenimiento menor de siete unidades pertenecientes a las familias Boeing 737 y Airbus 320 (ambos de cabina angosta). Las tareas en un principio consistieron en mantenimiento de cabina, modificación de distribución de asientos, readecuación de instalaciones de confort y emergencia, entre otras, "fueron realizadas en tiempos sensiblemente menores a la media esperada por el cliente", según advirtieron en la fábrica cordobesa.

“La situación financiera de la empresa, en diciembre de 2015, era francamente insostenible”, admitió el dueño de FaDea,  Antonio Beltramone (Mario Sar)
“La situación financiera de la empresa, en diciembre de 2015, era francamente insostenible”, admitió el dueño de FaDea,  Antonio Beltramone (Mario Sar)

Donde había chatarra, ahora hay trabajo

Durante la recorrida que realizó Infobae por cada rincón de la planta industrial se destaca la recuperación de un enorme hangar abandonado desde hacía muchos años y en el que ahora se efectúan las reparaciones a las aeronaves comerciales, que aterrizan y "decolan" desde el aeródromo de la
Escuela de Aviación Militar y son trasladadas a la planta industrial a través de una calle interna de rodaje que conecta ambos complejos aéreos.

A todo ritmo, los 860 operarios, técnicos e ingenieros que trabajan en FaDea, sin descuidar la producción en serie del Pampa III (es inminente la entrega de tres unidades), trabajan en la continuidad de la repotenciación y modernización de los poderosos "Hércules C130", en paralelo con las mejoras continuas en otros modelos de producción nacional. También hay otro objetivo: la fabricación en serie de un eficiente simulador de vuelo para aviones militares, desarrollado íntegramente en la planta.

"La situación financiera de la empresa, en diciembre de 2015, era francamente insostenible. Hubo que encarar un plan de reducción de personal. El mismo no fue conflictivo, se propiciaron jubilaciones anticipadas y retiros voluntarios. Los gremios terminaron entendiendo que de otra forma nos esperaba el cierre". Estos conceptos son repetidos por diversos empleados de la planta consultados por Infobae.

Los operarios de la fábrica reciben todos los días la visita de cientos de personas (Mario Sar)
Los operarios de la fábrica reciben todos los días la visita de cientos de personas (Mario Sar)

Optimismo que derrama

Federico Bima es gerente de Operaciones de la planta; Cesar Quiñones tiene a su cargo el área de calidad ; y Melisa Neira lidera la división de seguimiento de programas. Los tres tienen dos cosas en
común, la primera es que están en la empresa desde mucho antes del cambio de gobierno. La otra es que coinciden en remarcar que la existencia de un proyecto repercute en el buen ánimo del personal
que ve que tienen un futuro laboral auspicioso.

Por otro lado, en la recorrida por los enormes hangares, una presencia inesperada llamó la atención. Un nutrido grupo de mujeres visitaba la fábrica sin poder salir de su asombro. Eran parte de las visitas guiadas regulares para colegios, jubilados, estudiantes universitarios y empleados de la provincia o del resto del país que lo soliciten.

Seguí leyendo