El Frente para la Victoria (FpV) presentó un proyecto de ley para "brindar un marco de previsibilidad, plazos y criterios para la transición digital" de todos los licenciatarios de servicios de radiodifusión televisiva abierta del sistema analógico al sistema digital.

Según el diputado nacional Rodrigo Rodríguez, impulsor de la iniciativa, "el apagón analógico de la televisión abierta no es simplemente una migración tecnológica, sino que la Televisión Digital Abierta (TDA) representa un cambio de paradigma en el derecho de la sociedad a acceder a la información, la cultura y el entretenimiento".

Según explicaron, "la escasa oferta de señales y la errática cobertura de gran parte de las redes de transmisión llevó a la población a optar, casi sin opción, por los sistemas por abono, tanto sea por cable o satélite, para poder mirar la televisión".

Con el decreto N°1148 de agosto de 2009, la ex presidente Cristina Kirchner creó el Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre SATVD-T y determinó un plazo de 10 años para el proceso de transición de la televisión analógica a la digital, con el despliegue de la transmisión y la recepción a manos de la empresa estatal ARSAT.

El proyecto, que cuenta con las firmas de los diputados Hugo Yasky, Adrián Grana, Pablo Carro, Carlos Castagneto, Magdalena Sierra, Juan Manuel Huss y Marcos Cleri, busca "brindar un marco de previsibilidad, plazos y criterios para la transición digital, protegiendo las señales locales, el derecho de las organizaciones de la sociedad civil a transmitir sus señales, e incorporando un marco de promoción y garantía de acceso a la TDA terrestre o satelital para los titulares de derecho de pensiones no contributivas, Asignación Universal por Hijo, jubilados/as y pensionados/as de los haberes mínimos nacionales y provinciales".

"El despliegue con 94 Estaciones Digitales de Transmisión en todas las provincias cubrió más del 80% de la población y significó una alternativa para que las señales regionales y locales de todo el país puedan realizar la migración tecnológica", expresaron. "A ello debe sumarse la entrega desde el año 2010 de un millón y medio de decodificadores y antenas para recepción de la Televisión Digital Abierta (TDA) y la instalación de 70 mil kits de TDA Satelital".

Pero, denuncian, desde 2016 "no hubo casi avances tanto en lo que refiere a la transmisión como a la recepción de la TDA" y las políticas para evitar que "los hogares queden sin poder acceder a la televisión abierta cuando se produzca el apagón analógico, fueron suspendidas y tan solo se realizaron acciones aisladas".

"Más allá de la importancia que tiene liberar espectro radioeléctrico, un bien escaso y altamente demandado para las comunicaciones, es aún más urgente garantizar el derecho de la sociedad a la información y la cobertura de la TDA sobre la plataforma de ARSAT en todas aquellas localidades con más de 40 mil habitantes y para el resto del territorio nacional se debe garantizar la posibilidad de acceso a la recepción de la TDA Satelital", concluyó Rodríguez.