En medio del debate legislativo, se lanzó una campaña pública con stickers para reclamar la ampliación de las licencias por paternidad.
En medio del debate legislativo, se lanzó una campaña pública con stickers para reclamar la ampliación de las licencias por paternidad.

Después de tres semanas, la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados volverá a reunirse este martes para tratar el proyecto de "equidad salarial" y de ampliación de licencias parentales impulsado por el presidente Mauricio Macri. A la cita fueron convocadas distintas organizaciones no gubernamentales feministas, que reclamarán cambios a una propuesta que ya cosechó críticas de parte de la CGT y sectores de la oposición.

El encuentro, que se llevará a cabo desde las 12 en la Sala 1 del Anexo de la Cámara baja y será presidido por el diputado Sergio Ziliotto (PJ), reanudará el debate introducido en marzo pasado, con la iniciativa oficial que busca modificar varios artículos claves de la Ley de Contrato del Trabajo (LCT).

Aunque el proyecto implica avances con respecto a la "igualdad de oportunidades" y de género en el ámbito laboral, el borrador girado por el Poder Ejecutivo genera controversia. Según la oposición y el sindicalismo, se trata de una "reforma laboral encubierta" que en materia de equidad salarial es meramente "declarativa". Ademas, es cuestionado porque no fija sanciones a las empresas que se oponen a la reducción de las brechas salariales entre varones y mujeres.

Mientras se reanuda el debate legislativo, desde la sociedad civil arrancó una de las primeras iniciativas para incidir en la discusión en el Congreso. Con el hashtag #MasLicenciaporPaternidad, varios influencers en las redes sociales viralizaron el reclamo para ampliar los días de esta licencia especial, que en la actualidad solo goza de dos (2) días corridos. La propuesta de Cambiemos busca llevarla en principio a 15 días.

La campaña -impulsada por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA)- consiste en la distribución de 50.000 calcomanías para intervenir en aquellos lugares que "históricamente le asigna la crianza a la mujer: los carteles del transporte público". "Creamos un sticker con la apariencia de los carteles de asientos reservados, pero reemplazando la figura de la madre por la de un varón. Cada vez que una persona lo pegue en colectivos, trenes o subtes, ayudará a que nuestro reclamo llegue a todos los rincones del país", argumentan desde la ONG.

Según los colectivos feministas, las tareas de cuidado y el "trabajo doméstico" refleja una de las tantas desigualdades presentes entre el hombre y la mujer. En América Latina, el 80% de los hogares mantienen este tipo de labores bajo la responsabilidad exclusiva de las mujeres. Los números lo avalan: una encuesta del Indec en 2013 arrojó que las mujeres destinan más del doble de horas por día a las tareas de cuidado: 6,4 horas por día frente a 3,4 horas de los varones.

Se pegarán 50 mil calcomanías en el transporte y el espacio público, informaron los organizadores de la campaña.
Se pegarán 50 mil calcomanías en el transporte y el espacio público, informaron los organizadores de la campaña.

"Esto se conoce como doble jornada laboral. Aunque las mujeres durante este tiempo estuvieron ganando terreno en el ámbito público, cuando llegamos a nuestros hogares tenemos una segunda jornada", señaló Lucía Martellote, directora adjunta de ELA. "Esto es importante porque la sobrecarga de trabajo doméstico en las mujeres reproducen las desigualdades de género", agregó.

Desde esta visión, la ampliación de las licencias por paternidad no solo es un reconocimiento sino que apunta a un "cambio cultural" de la responsabilidad de los varones en el cuidado de los hijos e hijas, además de su derecho a compartir tiempo con los afectos. Según Unicef, el 50% de los padres no dispone de este tipo de licencias, ya que solo acceden a este derecho los asalariados en relación de dependencia.

Debate controversial

En paralelo a la campaña de ELA, están convocados a la Comisión de Trabajo en Diputados otros think tanks y referentes académicas con perspectiva de género. Disertarán Verónica Gago, de parte del colectivo #NiUnaMenos; Julia Strada, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA); Victoria Freire, del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas Nora Goren, directora del Instituto de Estudios Sociales en Contextos de Desigualdades de la UNPAZ; entre otras activistas del feminismo.

Hasta ahora, el debate en el Congreso fue áspero pero sin demasiados sobresaltos. La ronda de intercambios en la Comisión comenzó en septiembre con las presencias de Ernesto Leguizamón, jefe de Gabinete del ex Ministerio de Trabajo, y Fabiana Tuñez, directora ejecutiva del Instituto nacional de las Mujeres (INAM), quienes dieron detalles sobre la iniciativa del Poder Ejecutivo.

Una semana después, fueron el triunviro de la CGT Héctor Daer; el diputado y titular de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky; la secretaria de Género de esa central, Estela Díaz, y la secretaria adjunta de la CTA Autónoma, Dora Martínez. En este marco,  la diputada kirchnerista Vanesa Siley planteó una contrapropuesta alternativa sobre equidad salarial que cuenta apoyos como el de "Mujeres sindicalistas".

"El proyecto lo hemos visto desde una perspectiva muy crítica. Si bien hay un avance en contemplar una ampliación de las licencias por paternidad y maternidad, a la hora de ver cómo se implementaría solo termina en consignas y deseos. Y no hay mecanismos que obliguen al ámbito privado para que apliquen estas licencias. Es muy floja la propuesta", señaló la legisladora nacional Monica Macha (FpV), integrante de la Comisión de Trabajo

El punto más discutido del borrador es el artículo 172 de la LCT, que establece que los gremios se adecuen a la normativa en un plazo de 180 días y fija poder de policía cuando se incumple el cupo femenino en los órganos directivos. "Ese artículo deja abierta la posibilidad que el Gobierno pueda intervenir los sindicatos. Es un modo tramposo para la pelea por mayor equidad que estamos dando, porque abre la puerta a estas intervenciones", consideró Macha durante una actividad en Belgrano 347, sede porteña de la agencia Télam, que está en paro por tiempo indeterminado por despidos.

Mauricio Macri, Juliana Awada y Fabiana Tuñez durante el acto por el Día de la Mujer
Mauricio Macri, Juliana Awada y Fabiana Tuñez durante el acto por el Día de la Mujer

"Las feministas venimos logrando con nuestra capacidad de movilización poner en agenda nuestras problemáticas. Pero no vamos a aceptar que ésta sea utilizada para reforzar el ajuste y minar la organización sindical", señaló a su vez la socióloga Victoria Freire.

El estado de la cuestión

Mientras hay 74 proyectos de ley sobre licencias parentales descansando en Diputados, en otros distritos hubo avances en la cuestión. En julio pasado, la Ciudad de Buenos Aires replicó parcialmente el proyecto impulsado por el Gobierno y sancionó un régimen propio de 15 días corridos en concepto de licencia de paternidad y una licencia remunerada de 30 días corridos durante el primer año de vida del niño.

Además, la normativa porteña -que se extiende a las familias "diversas"- establece una excedencia de 120 días sin goce de sueldo, no transferible, entre otros cambios.

En Río Negro, en tanto, ya hay apoyo oficial para que se apruebe un proyecto de "licencia por nacimiento familiar" para los estatales provinciales, donde la madre podrá ceder sus 180 días a su "cónyuge, conviviente o progenitor". El esquema se propone ser "más equitativo" y "promover la coparentabilidad, donde todos los padres y madres compartan responsabilidades de cuidado y se contemple "las nuevas y viejas constituciones familiares". También crea un permiso para la lactancia hasta dos años, frente al año (1) actual.

Sin embargo, desde ELA consideran que las licencias por sí mismas no resuelven los problemas de desigualdad de género en el trabajo. Las disparidades se dan a nivel geográfico y de manera transversal. Por ejemplo, mientras en Tierra del Fuego disponen de 210 días de licencia por maternidad, cualquier asalariada de una empresa privada tiene 90 días de licencia en todo el país. En el otro extremo, una trabajadora independiente o monotributista no cuenta con un solo día de licencia para maternar.

"Necesitamos más tiempo para cuidar, y para eso es muy importante pensar en un sistema integral. Las condiciones del mercado laboral y las familias cambiaron mucho y es necesario que las leyes se acomoden. No es suficiente con los días, es clave pensar que haya servicios y una infraestructura estatal adecuada", señaló Martellote. "Hay que avanzar como Ecuador, Colombia o Uruguay, que tienen sistemas nacionales de cuidado en el que todos pueden acceder a estos derechos", concluyó.

En sintonía con Martellote, Freire indicó que el proyecto oficial debe garantizar otro tipo de servicios ya que "solo nos propone realizar menos horas de trabajo por una menor remuneración si somos madres, es decir, más tareas de cuidado por menos ingresos lo que equivale a una mayor desigualdad".

"La ley de trabajo actual también ya establece la obligatoriedad de garantizar jardines maternales y lactarios en los ámbitos laborales, y sin embargo, esto tampoco se garantiza desde el Estado", advirtió la socióloga. "Resulta fundamental la obligación de los empleadores de garantizar Centros de Desarrollo Infantil o, en su defecto, un monto de reintegros acorde al costo", finalizó.

SEGUÍ LEYENDO: