La escena ocurrió a fines de 2014, en el Museo del Bicentenario. Los funcionarios dialogaban en las primeras filas cuando el entonces secretario de Obras Públicas se acercó a Hebe de Bonafini para saludarla. En ese momento, la titular de las Madres charlaba amablemente con Amado Boudou. Cuando lo vio a López, no dudó en descargar su furia: "Vos me robaste millones. Mejor que mañana me los des, te voy a seguir". El entonces vicepresidente se quedó callado. López tampoco atinó a responderle. No era el lugar indicado. Y Hebe siguió: "De Vido ya sabe, te la quedaste vos la plata". El diálogo, ratificado a Infobae por al menos dos testigos, confirma los dichos del financista Ernesto Clarens sobre los reclamos constantes de la titular de las Madres contra López.

"En 2014-2015 continuó el pedido de dinero, y le pregunte a López qué había pasado, y me dijo que había tenido un reclamo muy fuerte de Hebe de Bonafini por Sueños Compartidos, que necesitaba 70 millones de pesos para entregárselo a un estudio de abogados de la Provincia de Mendoza, cuyo nombre no recuerdo", declaró Clarens en la causa de los cuadernos.

La mención a un estudio de abogados de la provincia de Mendoza hasta ahora no tiene explicación lógica. Una primera hipótesis lo vincula con la persona que manejó las finanzas de la Fundación luego del escándalo de los hermanos Schoklender: el ingeniero Luis Debandi, oriundo de esa provincia.

Debandi era el titular del fideicomiso denominado "Ni un paso atrás", una idea que aportó el ex intendente de Quilmes Francisco "Barba" Gutiérrez. Tras la salida de los Schoklender, y luego de un breve paso de la hija de Bonafini, María Alejandra, Debandi pasó a administrar las cuentas desde una pequeña oficina, lejos de la Fundación. Eran tiempos difíciles para las Madres: llovían los juicios y se había cortado el flujo del dinero.

Hay otra hipótesis sobre la mención de un estudio jurídico en Mendoza. "Hebe ayudaba a una madre de allá, aportaba plata para la asociación", contó un ex empleado, pero el monto del dinero mencionado por Clarens, unos 70 millones, la convierte en inverosímil.

La escena que relataron los testigos a Infobae ocurrió a fines de 2014, cuando la causa judicial por los desvíos del plan Sueños Compartidos ya estaba en manos del juez Marcelo Martinez De Giorgi y los Schoklender habían recuperado su libertad.

Lo cierto es que la relación entre Bonafini y López siempre fue tirante. La titular de las Madres se encargó de liderar los reclamos de fondos luego de la salida de Sergio Schoklender, que solía irse a los gritos del despacho de "Lopecito" y no dudaba cuando tenia que insultarlo en la cara.

López y Boudou tampoco se llevaban bien. El ex vice era uno de los aliados de Bonafini dentro del Gobierno. Y el secretario de Obras Públicas sólo reportaba a Julio De Vido. Hace poco tiempo, volvieron a cruzarse en la cárcel de Ezeiza, antes que López se "arrepienta". La situación no cambió: casi no cruzaron palabras.

Apenas ocurrió el episodio de los bolsos en el convento de General Rodríguez, Bonafini fue una de las primeras voces contra López. "Es un infiltrado, un traidor, un chorro", dijo en su discurso de los jueves.

Ese mismo "infiltrado" ahora revolea versiones en Comodoro Py. Algunas más creíbles que otras.