Rafael Enrique Lllorens (Gustavo Gavotti)
Rafael Enrique Lllorens (Gustavo Gavotti)

A la espera de un fallo que defina los procesamientos, Rafael Enrique Llorens, el ex responsable jurídico del Ministerio de Planificación que está preso por la causa de los cuadernos de las coimas, reclamó hoy su excarcelación. La defensa advirtió que no hay riesgos procesales y aseguró que "frente a la catarata de 'acomodados' que hay en el expediente, carece de sentido intentar sonsacar una confesión" a su cliente.

Llorens está preso desde el 1 de agosto cuando se hizo público el caso de los cuadernos que escribía Oscar Centeno. Su nombre aparecía en las anotaciones del chofer de Roberto Baratta. En su indagatoria, el ex funcionario ya había denunciado que le sugirieron ser arrepentido sin la presencia de su abogado y criticado el trato para los "imputados-colaboradores".

En el escrito ante Bonadio, el abogado de Llorens, Mariano Silvestroni, pidió que liberen a su cliente e insistió en que "este mecanismo de investigación constituye un trato cruel, inhumano y degradante, y una especie de tortura psicológica y física". Según resaltó en la presentación a la que accedió Infobae, "quienes se suman al libro que sustenta la imputación se van en libertad mientras que aquellos que se declaran inocentes permanecen detenidos".

"Es evidente que Rafael Llorens no está detenido en virtud de un riesgo procesal ya que: a) el único imputado que confesó haber destruido una prueba en las narices del fiscal se encuentra en libertad; b) los imputados con poder suficiente (por su estatus económico o lazos familiares con quienes dirigen el país) para torcer esta o cualquier otra investigación (e incluso para irse del país y esconderse en cualquier parte del mundo), no están presos sino libres; c) se ha otorgado la libertad aún a imputados que han expuesto hechos manifiestamente falsos, por el solo hecho de haber contribuido a validar el relato de los papeles incinerados", aseveró.