Mario Quintana deja el domingo la quinta de Olivos
Mario Quintana deja el domingo la quinta de Olivos

El domingo al mediodía, Marino Quintana llamó por teléfono a Elisa Carrió, una de sus aliadas, y le avisó que dejaba el Gobierno como una manera de descomprimir la crisis política y económica que recién ayer hizo pública Mauricio Macri. Un rato más tarde abandonaba la quinta de Olivos, en medio de negociaciones furiosas entre el PRO y la UCR por los recortes en el gabinete.

Ayer, Quintana, uno de los hombres más influyentes en la gestión desde que Macri asumió la Presidencia, se despidió de su equipo. Y envío la carta de renuncia, protocolar. La misma renuncia que deberán presentar todos los funcionarios que dejen un cargo ya sea para ocupar otro o porque dejen definitivamente el sector público. Varios de sus colaboradores se debatían anoche sobre la posibilidad de continuar o no en Casa Rosada.

El caso de Gustavo Lopetegui, hasta este fin de semana el otro vicejefe de Gabinete en el esquema ideado por Macri y Marcos Peña, es distinto. Según fuentes oficiales, seguirá ligado al jefe de Estado pero como asesor. Un rango similar al de Francisco Cabrera, el ex ministro de la Producción que dejó el gabinete a mediados de junio. "Pancho"  es además titular del Banco BICE.

La reunión oficial de la que participó Lopetegui junto a Macri y otros ministros y secretarios
La reunión oficial de la que participó Lopetegui junto a Macri y otros ministros y secretarios

Esto quedó demostrado en la reunión que encabezó Macri con la Mesa de Competitividad de la Cadena Foresto Industrial de la que participó Lopetegui junto a los ministros de Producción y Trabajo, Dante Sica, y de Transporte, Guillermo Dietrich. También estuvieron los secretarios de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman

Anoche, colaboradores de Quintana, quien había despertado muchísimos más resquemores que Lopetegui en el gabinete y en la cúpula partidaria, abundaban en que tenía pendiente una charla con el Presidente, que no quería desprenderse de él. Aunque en su entorno daban por descontado que su futuro volverá a estar vinculado a la actividad privada.

El mes pasado Quintana terminó por desprenderse de las acciones que aún retenía de Farmacity, la exitosa cadena de farmacias que fundó hace años.

Ayer, la Casa Rosada difundió mediante un comunicado el nuevo organigrama de gobierno. El lugar de Quintana y Lopetegui será reemplazado por Andrés Ibarra, ex ministro de Modernización, un funcionario de extrema confianza de Macri que no necesita de la intermediación de Peña para acceder al jefe de Estado.

EL POEMA QUE LEYÓ QUINTANA EN SU DESPEDIDA

No digas que partiré mañana
porque todavía estoy llegando.

Mira profundamente: llego a cada instante
para ser el brote de una rama de primavera,
para ser un pequeño pájaro de alas aún frágiles
que aprende a cantar en su nuevo nido,
para ser oruga en el corazón de una flor,
para ser una piedra preciosa escondida en una roca.

Todavía estoy llegando para reír y llorar,
para temer y esperar,
pues el ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.

Soy el efímero insecto en metamorfosis
sobre la superficie del rÍo,
y soy el pájaro que cuando llega la primavera
llega a tiempo para devorar este insecto.

Soy una rana que nada feliz
en el agua clara de un estanque,
y soy la culebra que se acerca
sigilosa para alimentarse de la rana.

Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,
con piernas delgadas como cañas de bambú,
y soy el comerciante de armas
que vende armas mortales a Uganda.

Soy la niña de 12 años
refugiada en un pequeño bote,
que se arroja al mar
tras haber sido violada por un pirata,
y soy el pirata
cuyo corazón es incapaz de amar.

Soy el miembro del Politburó
con todo el poder en mis manos,
y soy el hombre que ha de pagar su deuda de sangre
a mi pueblo, muriendo lentamente
en un campo de concentración.

Mi alegría es como la primavera, tan cálida
que abre las flores de toda la Tierra.
mi dolor es como un rio de lágrimas,
tan desbordante que llena todos los Océanos.

Llámame por mis verdaderos nombres
para poder oír al mismo tiempo mis llantos y mis risas,
para poder ver que mi dolor y mi alegría son la misma cosa.

Por favor, llámame por mis verdaderos nombres
para que pueda despertar
y quede abierta la puerta de mi corazón,
la puerta de la compasión.

Thich Nhat Hahn
Monje budista, escritor, poeta y activista por La Paz