(@diarioveloz)
(@diarioveloz)

Nélida Caballero, una empleada doméstica de Julio De Vido y su esposa Alessandra Minnicelli, fue procesada por presunto lavado de dinero. La Justicia sospecha que Caballero registró "un exponencial incremento en sus bienes que no se condice con su trabajo".

Precisamente, se investiga el patrimonio de la empleada del ex funcionario "entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de julio de 2016" y se la acusa de "haber ingresado a su patrimonio personal dinero y bienes que provendrían de actividades ilícitas". De todos modos, el fallo del juez federal Luis Rodríguez aclara que por el momento no se pudo "acreditar fehacientemente su origen ilícito".

Respecto a la cantidad de dinero investigada, se detalla: "El monto total de fondos no justificados en función de ingresos y consumos asciende a la suma total de pesos dos millones cinco mil seiscientos treinta con noventa y nueve centavos ($2.005.630,99), conforme la pericia realizada por el Cuerpo de Peritos del Poder Judicial de la Nación Especializados en Casos de Corrupción y Delitos contra la Administración Pública en este proceso penal".

Respecto a los sospechosos cambios patrimoniales de la empleada, se enumera: "Nélida Caballero habría comprado un campo en la localidad de Esterito (Misión, Laishí), pcia. de Formosa, donde realizaría explotación ganadera. Por otra parte, la nombrada sería titular de una agencia de quiniela en la ciudad de Formosa y además, propietaria de vehículos patentados en el domicilio perteneciente a Julio De Vido: un automóvil Peugeot RCZ 2013FULL, una camioneta Toyota Hilux 4×4 doble cabina automática modelo 2011, un automóvil marca 'Toyota' modelo Ethios 2015, un vehículo 'Fiat' modelo Stradaaño 2013 y un cuatriciclo Tibo 250, modelo Hunter, año 2009, todos los cuales sumarían una valuación total aproximada de dos millones de pesos".

El fallo hace referencia a la "situación precaria" de la acusada, que luego "se vio modificada a corto plazo".

(@Desdemona_jna)
(@Desdemona_jna)

La causa se inició el 21 de julio de 2016 a partir de la denuncia del diputado Martín Osvaldo Hernández, quien en su presentación argumentó que "a partir de las actividades de empleada doméstica y/o cocinera llevadas a cabo por Caballero, resultaría imposible generar el incremento patrimonial que registra sobre sus bienes".

En su defensa, Caballero negó las acusaciones y se remitió a la documentación que habría presentado ante la AFIP: "Todo mi patrimonio se encuentra perfectamente justificado (…) La AFIP jamás objetó mis declaraciones anuales". Asimismo, la empleada del ex ministro de Planificación rechazó "vínculos comerciales con Julio Miguel De Vido o Alessandra Minnicelli".

"Jamás he recibido suma alguna de los consortes de causa, que no sea la correspondiente a mi remuneración laboral. Todo lo que poseo es producto del esfuerzo y sacrificio mío y de mi familia", agregó la mujer.

El fallo incluye la apreciación de la Dra. Mángano, del Ministerio Público Fiscal, quien refuerza la hipótesis de lavado de dinero: "Entiendo que los hechos imputados y el objeto procesal de la causa, así como ha sido delineado por V.S. tiene apariencia de constituir el delito de lavado de activos. Las operaciones que se analizan en la presente causa como lo son los depósitos de efectivo en cuentas bancarias o la adquisición de diversos bienes registrables, se destacan como técnicas utilizadas para el lavado de dinero".

En definitiva, el juez Rodríguez decidio procesar sin prisión preventiva a Nélida Caballero, y trabarle un embargo por cuatro millones de pesos. La medida también alcanza a su pareja y a su hija.

SEGUÍ LEYENDO: