(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

El próximo miércoles es feriado y no habrá sesión en el Senado de la Nación. Para el siguiente, el 27, está citado el jefe de gabinete Marcos Peña para que brinde su informe y los senadores ya preparan preguntas para él. Recién ese día las autoridades de la cámara Alta podrían dar ingreso formal, votación mediante del cuerpo legislativo, a la media sanción de la Ley de Interrupción del Embarazo Voluntario. Pero es una sesión informativa y no ordinaria, por lo que, salvo un acuerdo político que habilite una ordinaria, el inicio del trámite legislativo se dilataría hasta el siguiente miércoles que ya es 4 de julio. En ese marco el giro a comisiones quedaría atado al receso invernal.

Los plazos del Senado, después de 24 horas de intenso debate en la cámara Baja, no son aptos para la ansiedad. Los representantes de las provincias están divididos en forma transversal. De hecho la vicepresidenta de la Nación, que conduce el cuerpo legislativo, y su vicepresidente provisional, Federico Pinedo, impulsaron la campaña dentro de Cambiemos en contra de la ley. Enfrente Miguel Ángel Pichetto, jefe del PJ Federal, ya anunció su voto positivo y pronosticó la sanción de la ley. Lo mismo dijo el formoseño Luis Naidenoff, jefe radical.

"Hay que avanzar con rapidez", pidió Pichetto e incluso propuso "continuar la tarea y hacerlo rápido para no repetir las audiencias que se dieron en la Cámara Baja y en cuyo marco se expresaron todos los sectores de la opinión pública y la sociedad". En línea con la aprobación, agregó: "Creo que el tema es imparable. Hay que comprender los cambios que se dan en la sociedad, y en consecuencia reconocer y legislar los nuevos derechos, que en este caso se produce a partir del planteo legítimo del colectivo de mujeres. Hay que tener en cuenta que lo que hace este proyecto es despenalizar el aborto".

Además abogó por "consolidar una sociedad laica; respetando las religiones pero garantizando derechos a través de la Ley", solicitó a los senadores justicialistas que "acompañen este cambio" y agradeció "al gobernador Carlos Verna que junto a los diputados del peronismo de La Pampa tuvieron un rol protagónico en la aprobación de la Ley en la Cámara Baja. La postura de Verna confirma que se puede ser moderno independientemente de la edad que uno tenga, así como hay jóvenes que son viejos, como se vio en el debate en Diputados".

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

En ese marco de debate y mientras Pichetto propone celeridad, autoridades de la Cámara dijeron a Infobae que podrían no poder ingresar la media sanción en la sesión convocada con el único fin de que Peña brinde su informe. Algunos opositores dicen que no es así, que el 27 podrían aceptar la media sanción y darle giro a comisiones.

Los plazos del debate ya generan diferencias. Pichetto dijo que en tres semanas podrían sacar la ley. En Cambiemos algunos plantean tiempos más dilatados y auguran un debate de por lo menos tres meses, lo que, vacaciones mediante, deja como fecha probable para una votación en el recinto entre fines de septiembre y el mes de octubre.

La otra cuestión es que sobre todo en Cambiemos necesitan saldar cuentas internas. El enojo de Elisa Carrió la representa solo a ella: el abrazo entre Daniel Lipovetzky y  Agustín Rossi y el aplauso del bloque del Frente para la Victoria a Silvia Lospennato no cayeron bien entre los defensores de "las dos vidas", que por primera vez vieron cómo el bloque oficialista votaba 'desalineado'.

"No veo que vaya a haber velocidad en el Senado", respondió esta mañana un sorprendido hombre del Gobierno en la cámara Alta mientras trataba de digerir la primera grieta profunda en Cambiemos y el cambio de votos de último momento. Incluso señalaba el cruce entre Emilio Monzó y uno de los propios, nada menos que el presidente del PRO cordobés, Javier Pretto, como un síntoma de ese quiebre que provocó la despenalización del aborto. Y el voto del fueguino Carlos Roma que el PRO contaba en contra del proyecto y finalmente fue a favor. Roma votó junto al peronismo pampeano que lidera el gobernador Carlos Verna, uno de los más opositores a Mauricio Macri, y terminó volcando el debate a favor de la media sanción.

"Llamen la semana que viene, vamos a tener el panorama más claro", dijeron a Infobae en Cambiemos, en el Bloque Justicialista y en el Frente para la Victoria de Cristina Kirchner.