Gustavo Segré es un analista internacional argentino y profesor universitario que reside desde hace años en San Pablo, Brasil. Estudió desde sus comienzos, en marzo de 2014, el caso de corrupción Lava Jato, que involucra, entre otras empresas, a Odebrecht. Leyó la sentencia completa del juez Sergio Moro contra Leonardo Meirelles, uno de los arrepentidos, escuchó y leyó detalladamente su declaración y se interiorizó en la ruta de pagos ilícitos -algunos coimas y otros no- que involucran a Alberto Youssef, el otro arrepentido, Odebrecht, empresas y proveedores en todo el mundo. En diálogo con Infobae, el especialista en el caso de corrupción más grande de Brasil explicó los puntos centrales del circuito de pagos ilegales.

—¿Cómo utilizaba Odebrecht los servicios de Meirelles?

—La empresa Odebrecht precisaba de reales en Brasil, para lo cual utilizaba los servicios de Meirelles transfiriendo dólares a través de operaciones que eran inventadas para que estos dólares fueran transferidos a China. En China la gente de Meirelles le transfería esos dólares a proveedores de empresas chinas que le daban mercadería a brasileros en la región de la 25 de Marzo, una región de San Pablo que vende productos claramente ilegales en su gran mayoría. Entonces de esa forma Odebrecht transfería dólares para hacerse de reales en Brasil.

—¿Por qué aparece Arribas en las transferencias realizadas por Meirelles?

—Arribas aparece en las transferencias porque Meirelles era un doleiro de doleiros como se le dice en Brasil, era un mayorista, una cueva mayorista. Entonces algunas personas que precisaban enviar recursos al exterior le pedían a algún doleiro, y muy probablemente este doleiro le pedía a Meirelles, para que transfiriera esos recursos al exterior. Una de esas personas que necesitaba transferir recursos al exterior fue quien le compró, quien hizo la operación inmobiliaria con Arribas y por eso aparece Arribas en las transferencias de Meirelles.

—¿Arribas está procesado o imputado de algún delito en Brasil?

—No, Arribas no tiene procesos penales en Brasil ni está imputado tampoco. Él hace parte de una investigación policial donde por unas transferencias que le detectan haber realizado a Meirelles de una persona que se llama Atila Silva Reys, que es quien le compra el departamento a Arribas, aparece el nombre de Arribas y por eso está investigado. Pero no está imputado ni procesado.

Arribas no tiene procesos penales en Brasil ni está imputado tampoco.

—¿Se presentó algún tipo de prueba en Brasil contra Arribas?

—No. No que uno sepa porque la mayoría de la operación Lava Jato está con secreto de Justicia. A instancias de las declaraciones de Meirelles no hay ninguna prueba contra Arribas.

—Meirelles declaró como arrepentido en el Lava Jato. ¿Mencionó a Arribas en esa declaración?

—En las declaraciones que Meirelles hace en la Justicia brasilera, y son públicas, están en YouTube, no hay ninguna mención de Meirelles hacia Arribas en particular y hacia ningún otro argentino tampoco. Esto es importante mencionar, Meirelles en ningún momento hace mención a personas. De hecho, en una de las declaraciones le preguntan por Paulo Roberto Costa, que fue el primero de los arrepentidos -ex directores de Petrobras- y Meirelles no recordaba si le había hecho una transferencia a Paulo Roberto Costa, que es uno de los pilares del Lava Jato. Así que mucho menos podría recordar otros nombres.

—¿La transferencia recibida por Arribas fue una operación ilegal?

—Desde el punto de vista de la recepción no si Arribas la tiene declarada. Desde el punto de vista de la emisión sí porque no fue a través de un banco y sí a través de una cueva, de la cueva de Meirelles. La operación funciona de la siguiente forma: si yo vendo un bien, cualquiera sea, y le pido a quien me lo compra que transfiera recursos al exterior no tengo cómo medir de qué forma él hará la remisión de los recursos. Si la recepción de los recursos yo la tengo declarada no es ilegal. Sí puede haber sido ilegal, y de hecho seguramente lo fue, la emisión por parte de quien le envía el dinero a Arribas.

—¿Por qué apareció nuevamente el nombre de Arribas en la operación Descarte de Brasil?

Aparece porque una de las personas a las cuales se les hace allanamiento era precisamente quien le compró el departamento a Arribas, es Atila Silva Reys. Y esta persona había hecho transferencias aparentemente ilegales enviando recursos al exterior por intermedio de Meirelles. Y en una de esas operaciones en el momento que le compra el departamento, presupongo, también le pidió a Meirelles que le mandara el dinero a Arribas.

—¿En alguna parte del Lava Jato se menciona o investiga a Arribas?

—No, no hay información de ninguna naturaleza contra Arribas y de nuevo, como está en secreto de Justicia las operaciones vinculadas al Lava Jato y en lo que se refiere a la gestión argentina se encuentran dentro del acuerdo de Odebrecht con el Ministerio Público. Entonces no hay nombres, está la posibilidad sí de que esos nombres puedan venir si la Justicia argentina acepta las condiciones del Ministerio Público brasilero que es secreto de Justicia nuevamente y no procesar a los ejecutivos de Odebrecht. Pero concretamente no hay mención de Arribas.

No hay información de ninguna naturaleza contra Arribas

—¿Cómo se puede saber quién pagó y quién recibió coimas en la Argentina?

—Solo se puede saber aceptando el ofrecimiento del Ministerio Público de Brasil para que nos lleguen a la República Argentina las declaraciones puntuales de dos arrepentidos de Odebrecht, uno se llama Luiz Mameri y el otro se llama Marzio Faría. En la declaración que ellos hacen en sede judicial mencionan a los argentinos que están involucrados en el Lava Jato, a quién le pagaron, cuánto le pagaron, cómo le pagaron y dónde le pagaron. Pero para que la Justicia argentina pueda aceptar esa información debe aceptar los términos del acuerdo, sigilo de justicia y no procesar a los ejecutivos de Odebrecht. Algo que la Justicia argentina no tiene, a la luz de la ley que hoy tenemos, cómo aceptar.

—¿Meirelles declaró lo mismo ante el juez Moro que ante los fiscales Delgado y Rodríguez?

—Por las informaciones que hay en las declaraciones públicas de Meirelles no, en ningún momento mencionó a Arribas en esas declaraciones. Como tampoco mencionó a otras personas. De hecho él decía que no se acordaba de ninguno de los nombres y el caso más emblemático es que no recordaba a Paulo Roberto Costa que fue el pilar central y el primer arrepentido de Petrobras en todo el proceso Lava Jato. No, no lo mencionó.

Por las informaciones que hay en las declaraciones públicas de Meirelles en ningún momento mencionó a Arribas

—¿Existe documentación que respalde lo que dijo Meirelles ante los fiscales argentinos?

—Bueno, la documentación que consta en Brasil que pueda tener como asidero las declaraciones de Meirelles ante los fiscales argentinos se encuentra con el juez Sergio Moro. Moro le dio esa documentación a la Policía Federal y es donde aparece esta operación que fue la que Arribas declaró. Fuera de esa operación, no.

—¿Si Meirelles mintió en la Argentina frente a los fiscales argentinos puede caer su acuerdo de delación premiada en Brasil?

Cualquier mentira que haga Meirelles no siendo en sede judicial brasilera no corre ningún riesgo de que se caiga el acuerdo de delación porque es solamente a efectos de la Justicia brasilera. En la oportunidad que él declaró ante la Justicia argentina recuerdo que no se le pidió que lo hiciera sobre prestación de testigo y respetando decir la verdad y nada más que la verdad. De manera que no, no hay ningún riesgo de que Meirelles pierda su condición de testigo protegido o arrepentido diciendo lo que quiera decir no siendo en sede judicial brasilera.

—¿Qué validez tiene que un arrepentido juzgado en otro país declare en Argentina sin juramento de decir verdad?

—Entiendo que ninguno, porque es una declaración sin el juramento. Y por otro lado hay que tener la vinculación, no es solamente declarar sino aportar las pruebas de lo que uno pueda declarar. La legislación brasilera en sentido del arrepentido no es solamente el testigo, el testimonio del arrepentido, sino que tiene que documentar con pruebas. Si no lo hace o miente, o no acepta decir la verdad, ahí sí él corre riesgo de perder las premisas del arrepentido. Pero en el caso de no decir la verdad bajo juramento no tiene por qué decir la verdad, puede decir lo que quiera.