Lázaro Báez siempre lo negó. "No soy testaferro de Cristina Fernández de Kirchner ni de la familia Kirchner", dijo en más de una oportunidad. Ahora, un documento oficial que llega de Suiza lo define, sin eufemismos, como "testaferro" del ex presidente Néstor Kirchner.

El documento, dado a conocer en 4 Días, el programa de la señal de A24 que conduce Luis Majul, ya está en poder del juez federal Sebastián Casanello, a cargo de la causa por la llamada Ruta del dinero K.

La organización que se refiere a Lázaro Baéz como "testaferro" del ex presidente se llama World Check y depende de Thomson Reuters. Se trata de una base de datos internacional que recoge información sensible de Personas Políticamente Expuestas (PPP) y que es consultada por los bancos de todo el mundo cuando algún cliente pretende abrir una cuenta en la entidad. El objetivo es reducir los riesgos de sufrir algún delito financiero.

Inmediatamente después del informe de World Check, el banco suizo Lombard Odier abrió la cuenta número 608663 a nombre de la Fundación Kinsky, de la familia Báez.

La información fue solicitada al juez Casanello por el testigo arrepentido Leonardo Fariña, en su declaración del 8 de abril de 2016. Fariña le sugirió al juez que pidiera ese documento porque él, como asesor de Báez, había tenido una copia en sus propias manos.

El reporte de World Check no solo presenta a Báez como testaferro de Kirchner. También lo vincula a Sergio Acevedo, ex gobernador de Santa Cruz, y al teniente coronel retirado Diego Palleros, cuñado Báez, y en su momento involucrado en una causa por tráfico de armas.

Por otro lado, Casanello recibió en las últimas horas reportes de movimientos de la cuenta 608663 que Lázaro Báez y sus hijos tenían en el banco suizo Lombard Odier.

Se trata de transacciones superiores al millón dólares. Van, por ejemplo, desde una empresa llamada LODH hacia la cuenta en el Lombard Odier de la Fundación Kinsky. En este caso es un giro de 12 millones de dólares.

En diciembre de 2012, se realizaron dos giros de la Fundación Kinsky hacia la Helvetic Services Group. Son de 5 millones de dólares cada uno.

En marzo de 2013 SGI, conocida como La Rosadita, (donde un video mostró como Martín Baez, el contador Daniel Perez Gadín y Fabián Rossi contaban dinero) transfirió a Fromantal Corp casi dos millones de dólares. Desde la Rosadita también mandaron a la empresa Tyndall otros 2,2 millones de dólares.

 

Casanello también recibió información sobre el cierre de la cuenta 608663 perteneciente a la Fundación Kinski, el 20 de mayo de 2015. Martín Báez, hijo mayor de Lázaro, pidió la transferencia del saldo total y disponible de la cuenta a un banco de las islas Bahamas. Después, solicitó el cierre formal de la cuenta.

Seguí leyendo: