Desde Israel – El fiscal Eduardo Taiano, a cargo de la causa que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman, le tomará hoy en Israel declaración a Damián Pachter, el periodista que el 18 de enero de 2015 informó el fallecimiento del ex fiscal de la UFI AMIA y luego se exilió en Tel Aviv.

El trámite judicial se llevará a cabo en la embajada argentina en Israel, delegación diplomática a cargo recientemente de Mariano Caucino. Se trata de la cuarta vez que Patcher brindará testimonio en el caso, aunque será la primera ante Taiano.

"Estoy convencido de que el gobierno de Cristina Kirchner estuvo involucrado en la muerte de Nisman", afirmó sin dudar el propio Pachter en diálogo con medios argentinos, entre los que estuvo Infobae.

La conversación se dio en los estudios de i24 News, en Yafo, en el sur de Tel Aviv, la ciudad en la que Pachter se exilió desde que dejó la Argentina pocos días después de la muerte de Nisman, causa que tiene como imputados al asesor informático Diego Lagomarsino y a los policías que tenían que custodiar al fiscal de la UFI AMIA.

Durante la entrevista, Pachter rememoró los padecimientos que vivió desde aquel mensaje en Twitter en el que daba cuenta de que ocurría algo en el departamento de Puerto Madero en el que vivía Nisman hasta aquel en el que anunciaba que el cuerpo del funcionario judicial estaba en medio de un charco de sangre.

"Me trataron de desacreditar por ser judío israelí, decía que soy agente de los servicios israelíes porque estuve en el ejército de Israel, pero es un servicio obligatorio para los jóvenes. Yo viví en Israel entre los 11 y los 23 años", sostuvo.

El momento de mayor tensión de su relato fue cuando contó que un agente de inteligencia lo siguió hasta un bar en el que esperaba a una persona de su mayor confianza, una fuente, que era quien le recomendaba abandonar la Argentina. Eso fue cuatro días después de la muerte de Nisman. Pachter asegura que logró fotografiar a ese agente que estaba tras sus pasos y dice conocer su identidad, pero no quiere revelarla para no poner en peligro a otras personas. "Prefiero ir preso que revelar mis fuentes", indicó.

Pachter continúa su relato recordando que con una mochila con pocas pertenencias y apenas 50 dólares siguió dando vueltas lejos de su casa, hasta que consiguió que un amigo, que le "salvó la vida", le transfiriera dinero para comprar un pasaje para partir al exilio. Primero tomó un avión de Aerolíneas Argentinas rumbo a Montevideo. Desde allí voló a Madrid y luego a Israel. Cuando llegó a España, el periodista, que por ese entonces trabajaba en el Buenos Aires Herald, se enteró de que en las redes sociales de la Casa Rosada habían difundido los datos de su primer vuelo, el que iba a Uruguay.

"Sentí que iba a venir por mí de algún lado. Nadie que en esos 10 años del kirchnerismo que tocó un nervio sensible de ese gobierno la pasó bien, nadie, ninguno. Empezando por Pepe Eliaschev, a quien prácticamente lo mataron mediáticamente", señaló durante la charla con los periodistas argentinos, que se dio en el marco del viaje que la DAIA organizó a Israel en el marco del 70 aniversario de la creación de ese estado.

En cuanto a la declaración que brindará hoy, Pachter dijo que reiterará la información vertida en un artículo publicado por Infobae en diciembre de 2015 y además presentará nuevos documentos relacionados con el hostigamiento que sufrió tras revelar que Nisman estaba muerto.