A horas de la movilización organizada por Hugo Moyano, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, sostuvo que "es la marcha del retroceso" y que "algunos dirigentes se sentían cómodos hace dos años pero donde había privilegios, hoy no los hay y todos debemos rendirle cuentas a la Justicia".

A su vez remarcó que "ninguna marcha por más éxito que tenga, podrá frenar el proceso judicial" y aclaró que "no tenemos cuestiones personales con Moyano si puede explicar todo, no va a tener problemas. Acá no se persigue a nadie, no presionamos a ningún dirigente sindical".

Luego señaló en declaraciones a TN que "no todos son iguales y con muchos venimos trabajando en distintas mesas para generar puestos de trabajo y allí todos somos socios pero hay algunos que están viendo otra película".

Sobre los cambios en la relación Gobierno-Moyano, Frigerio dijo que "veníamos trabajando pero hubo un giro respecto a su opinión sobre nosotros y sobre el rumbo. Estamos logrando que la Argentina se vaya poniendo de pie" y aseguró que "con la marcha no cambiará nada, esta presión no tendrá éxito y seguiremos trabajando por los argentinos".

Consultado sobre los casos de funcionarios del Gobierno cuestionados, como el ex subsecretario general de la Presidencia Valentín Díaz Gilligan, el ministro dijo que "pusimos con la sociedad la vara alta en el tema de transparencia y por eso le aceptamos la renuncia a Díaz Gilligan que podrá probar en la Justicia su inocencia".

De la Oficina Anticorrupción explicó: "creemos que Laura Alonso está haciendo un buen trabajo pero es solo una instancia y después está la Justicia. Nosotros no amparamos a nadie".

Consultado sobre los insultos a Mauricio Macri en la cancha de San Lorenzo y en la de River el último domingo donde él estaba presente, Frigerio señaló que "a los que nos gusta el deporte y tenemos pasión por el fútbol nos gusta ganar en la cancha y creer que el Presidente intenta sacar una ventaja es una locura y una irresponsabilidad de quien lo dice, se debe llevar tranquilidad".

(NA)
(NA)

De la reunión de Macri con Guillermo Barros Schelotto de este lunes en la Casa Rosada destacó que "el Presidente está lejos de todo esto y recibió a Guillermo porque es su amigo. Hay que llevar calma al juego y no hay que meter la politica".