En medio del fuerte impulso de los presidentes Mauricio Macri, Tabaré Vázquez y Horacio Cartes en la puja por la realización del mundial de fútbol del 2030 en la región, un empresario argentino viajó hasta Roma para advertirle al papa Francisco que las obras de infraestructura en Qatar, que será sede del campeonato del mundo en el 2022, ya se cobraron la vida de "unos dos mil" esclavos.

Se trata de Guillermo Whpei, presidente de la Fundación para la Democracia Internacional -empresario oriundo de las finanzas, se quedó el año pasado con Radio Rivadavia-, que participó el jueves pasado de un evento de Scholas Occurrentes en la capital italiana. Allí, Whpei se entrevistó a solas durante algunos minutos con el Papa, a quien le trasladó la inquietud sobre el trabajo esclavo en el mundo: le entregó un informe de más de 30 páginas, titulado "Detrás de la pasión", en el que da cuenta de dicho flagelo.

"Pude contarle acerca del trabajo de nuestra fundación y cuáles son nuestras preocupaciones en lo social. Le entregué una investigación acerca de un flagelo que Francisco conoce muy bien, el drama del trabajo esclavo. Nuestro informe y denuncia se centra en la trama de explotación que rodea la construcción de estadios en Qatar, que será la sede del mundial de Fútbol 2022. Allí las obras se hacen con mano de obra esclava. Ya desde su designación como sede, Qatar nació viciado, con una elección corrupta. A partir de allí las cosas fueron de mal en peor", asegura el empresario.

– ¿Qué cuenta el informe?

En primer lugar está comprobado que ya hubo unas dos mil personas muertas en la construcción de estadios y centros de convenciones para el mundial. Hay dos millones de inmigrantes, principalmente nepalíes, que son explotados como esclavos, los cuales representan el 95% de la fuerza de trabajo del país,  que  son explotados principalmente en los sectores de la construcción y de trabajo doméstico. Las contrataciones se hacen a través del sistema de Kafala, que es un sistema de patrocinio necesario del trabajador por parte de un qatarí, que es quien decide su destino laboral. Si el patrocinador no lo aprueba, el trabajador no puede volver a su país o cambiar de trabajo por más abusivas que sean las condiciones de contratación. Qatar aseguró dejar de lado este sistema pero en su lugar implantó uno que requiere contratos de mínimo 5 años, y autorización para cambiar o salir del país, lo que termina en la misma situación de privación de la libertad. Esto ya lo denunció Amnesty Internacional y la Confederación Sindical Internacional (CSI). La Federación Alemana de Fútbol señaló que no se puede pensar el mundial en Qatar cuando hay serias comprobaciones de que financia el terrorismo de Al Qaeda. Tengamos en claro que ahí no podemos jugar, es una cuestión de derechos humanos. Incluso, las naciones árabes han retirado sus embajadas de Qatar. Como me dijo Francisco, para llegar a Qatar hay que dar toda la vuelta porque hasta están vedados los espacios aéreos. Esto es lo que le presentamos a Su Santidad. Sentí su respaldo al aceptar el informe de nuestra fundación.

Rosarino, Whpei se interesó desde hace años en la lucha contra la esclavitud contemporánea -hay unos 45 millones de esclavos en el mundo- y la promoción de la cultura de la paz. En ese sentido, el empresario le contó a Francisco los pormenores del festival "Voy por la paz" 2017, que tuvo lugar en su ciudad natal y que contó con la participación de artistas como León Gieco, Juan Carlos Baglietto, Patricia Sosa y Jairo, entre otros, y de los Premios Nobel Rigoberta Menchú Tum, Shirin Ebadi, Adolfo Pérez Esquivel, Oscar Arias Sánchez y Lech Walesa.

La idea de Whpei es organizarlo en México el próximo año y en Roma en el 2019. Se llevó de la capital de Italia el aval del Papa.

"Qatar nos tiene que servir como un trampolín para hacer visible el flagelo de la esclavitud en el mundo. La Argentina no es la excepción, estimamos que hay unas 200 mil personas en situaciones de esclavitud en nuestro país. El mundo debe reaccionar y tomar acciones concretas", explica.

– ¿Usted cree que hay algo que puede frenar un mundial

Yo creo que este debería ser el gran momento de madurez de los pueblos, es la gran decisión que tienen que tomar los pueblos. Los jugadores no pueden ir, los sponsors no pueden ir, creo que Argentina no puede ir ahí, Alemania no puede ir. No podemos estar presentes ante el horror. Nosotros no podemos ser cómplices de esto. No tenemos nada que festejar, no tenemos nada que jugar. Ese no es un lugar para que nuestros hijos griten un gol.

– ¿Qué otro tema conversaron?

Hablamos de la paz en el mundo. Nosotros en junio pasado organizamos un encuentro por la paz en Rosario con la presencia de cinco Premios Nobel de la Paz, en el que participaron unas 35 mil personas. Francisco tuvo la gentileza de enviarnos un Olivo de la Paz el día del evento y estuvimos hablando del éxito que tuvo y lo importante que fue para nosotros llevar adelante un evento de estas características, poder hablar de la Paz y de las distintas problemáticas y de cómo se resuelven. Le llevé la propuesta de poder hacerlo el año próximo en México por la paz en Venezuela. Sabemos que por todo lo que ha pasado en México este año, tienen el desafío de reconstruirse. A Francisco lo conmovió, que un país que sufre como México, tenga la grandeza y la generosidad de hacer un evento de estas características para un país que sufre la falta de paz como es Venezuela. Estos dos, fueron los temas más importantes que charlamos con el papa Francisco.

¿Hablaron de la Argentina? ¿Cree que Francisco vendrá al país?

No hablamos de la Argentina. Lo que los argentinos tenemos como desafío es generar las condiciones para que una persona como Francisco pueda volver a su tierra que tanto ama. Esto es una lectura personal: creo que cuando él pueda volver, va a ser la persona más feliz de la vida.