El peronismo prepara una renovación en el Congreso (DyN)
El peronismo prepara una renovación en el Congreso (DyN)

En el peronismo se disponen a vivir un nuevo tiempo. No todos. Pero sí aquellos que ya no quieren ser liderados por la ex presidente Cristina Kirchner. En el interior de la fuerza política y en paralelo con la etapa electoral que transita el país, un grupo de legisladores y dirigentes ya trabajan en el armado de un nuevo espacio en el Congreso de la Nación. Una base que, según proyectan los que encabezan la iniciativa, servirá de base para la tan nombrada renovación.

Meses enteros empleados para debatir, construir y diseñar un nuevo proyecto. El tiempo de tejer alianzas y buscar consensos ya comenzó. Aunque falte un mes para las elecciones legislativas generales, la mayoría de los dirigentes peronistas piensan en el futuro y se expresan por lo bajo. Inclusive, aquellos que pertenecen a Unidad Ciudadana, el frente electoral que lidera la ex jefa de Estado y actual candidata a senadora nacional.

La iniciativa tiene su raíz en los principales gobernadores del PJ y en los legisladores que tomaron distancia del kirchnerismo en los últimos dos años. Algunos de ellos creen que, más allá del resultado de octubre, Cristina tiene intenciones de ser candidata a presidente en el 2019, lo que dificultará la unidad de todo el peronismo. Abrazados a esa hipótesis, empezaron a trabajar en el armado de dos bloques –uno en el Senado y otro en Diputados– con una impronta más dialoguista que los diferencie del kirchnerismo duro.

Un sector del peronismo quiere distanciarse de Cristina Kirchner y comenzar un nuevo proyecto
Un sector del peronismo quiere distanciarse de Cristina Kirchner y comenzar un nuevo proyecto

En la Cámara baja, la intención es generar un interbloque amplio que contenga al bloque justicialista, hoy conducido por Oscar Romero y Diego Bossio; el bloque del Frente Renovador, que lidera Sergio Massa; el bloque del Movimiento Evita, conducido por Leonardo Grosso, los posibles legisladores que ingresen por la lista de Cumplir, el espacio que conduce Florencio Randazzo; a ellos se sumarían los diputados de las provincias del Interior que entren en diciembre próximo. Además, apuestan a que un pequeño grupo de legisladores que hoy forman parte de Unidad Ciudadana peguen el portazo y se sumen al nuevo proyecto. Especulaciones que van de la mano de negociaciones subterráneas.

El líder del nuevo espacio peronista en el Senado sería Miguel Pichetto. El jefe del bloque Frente para la Victoria-PJ ya dejó en claro públicamente que no estará alineado a Cristina Kirchner. Así lo dio a entender durante una exposición que brindó en el Rotary Club de Buenos Aires, en la que sostuvo que la ex jefa de Estado deberá formar un bloque diferente al que respalden los mandatarios provinciales. "El peronismo, con los gobernadores y el movimiento obrero, tendrán que trabajar una alternativa", sostuvo.

Los operadores y legisladores que trabajan en el nuevo armado buscan el respaldo de los gobernadores peronistas para poder lograr un gran acuerdo y conformar un bloque que supere los 60 legisladores. Ese número les permitiría convertirse en un interbloque de peso en Diputados y en negociadores directos con el gobierno nacional. Además, aspiran a conformar un bloque con 22 senadores en la Cámara alta.

Juan Manuel Urtubey es uno de los gobernadores que apoyan la renovación en el peronismo
Juan Manuel Urtubey es uno de los gobernadores que apoyan la renovación en el peronismo

De esta idea que actualmente se baraja en el peronismo, se desprende una variable que, hasta el momento, era impensada: la vuelta de Sergio Massa a las filas del peronismo. Aunque el líder del Frente Renovador no tendrá lugar en el Congreso a partir del próximo año, los diputados que le responden y que quedarán en pie después de la próxima elección tienen un perfil peronista. "Massa vuelve al peronismo a fin de año. Ya se dio cuenta de que la idea de ir solo en una fuerza aparte no tiene sustento", le aseguró a Infobae uno de los legisladores que trabaja en el nuevo armado. En el massismo aún no ven con claridad el regreso del ex intendente de Tigre al espacio político.

Si el oficialismo iguala o mejora la performance que tuvo en las PASO, ampliará su bloque a 104 diputados. Con ese número, queda a 25 legisladores de obtener el qúorum. En ese posible escenario, el peronismo anti K podría convertirse en la principal fuente de negociación para el Gobierno. Los dos espacios saldrían beneficiados. El oficialismo podría tener un interlocutor de peso menos intransigente que el bloque de Unidad Ciudadana, mientras que los gobernadores, a través del nuevo interbloque, podrían tener un canal de negociación directo con el Gobierno. Ese ida y vuelta, claro está, sería a espaldas de Cristina Kirchner.

Un armador que trabaja incansablemente para el nuevo tiempo del peronismo puso en palabras lo que piensan y sienten los peronistas distanciados del kirchnerismo: "A partir de octubre se termina la verticalidad en el PJ. La discusión va a empezar a ser mucho más horizontal". Esa idea está anclada a una posible derrota de la ex mandataria en los próximos comicios. El impacto simbólico abriría una discusión más amplia en las filas justicialistas.

Pichetto sería el líder del nuevo espacio peronista en el Senado (NA)
Pichetto sería el líder del nuevo espacio peronista en el Senado (NA)

Ni los gobernadores ni los diputados peronistas quieren dejar que la negociación con el Gobierno quede en manos del bloque de Unidad Ciudadana. Armar ese nuevo interbloque sería la primera muestra concreta de que la renovación está en marcha y de que hay nombres propios decididos a participar de esa trascendente discusión.

En el peronismo hay especulación por el tiempo nuevo y por cómo quedará diseñado el Congreso después de diciembre. Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y Florencio Randazzo aparecen como los principales nombres que integrarían la discusión renovadora. A la misma mesa se sentarían los senadores y diputados de mayor trascendencia dentro de las cámaras. La renovación peronista comenzó. Y se gesta en paralelo con la figura de Cristina Kirchner, la última conductora del histórico partido.

 

LEA MÁS