Es evidente que Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ en el Senado, está del lado de la llamada liga de los gobernadores y que su distanciamiento de Cristina Kirchner no tiene retorno. Durante la exposición que brindó ante los miembros del Rotary Club de Buenos Aires se refirió a ella como "la señora" y solo circunstancialmente como la ex presidenta. Habló también de un peronismo que atraviesa "una crisis muy parecida a la etapa post 83" y calificó de "dirigencia muy esclarecida" a quienes emprendieron en aquel momento la renovación, con especial énfasis en la figura de Antonio Cafiero, aunque nombró también a Carlos Grosso, Carlos Menem y José Manuel de la Sota. "Recuerdo la imagen de Cafiero en el balcón con Alfonsín", dijo sobre la Semana Santa de 1987, y destacó el gesto de respaldo hacia el entonces presidente de la Unión Cívica Radical como "el que permitió que la sociedad recuperara la confianza de cara al proceso del 89Fue un proceso de renovación y estamos frente a ese desafío", diagnosticó sobre la situación actual del peronismo.

Antes, en el inicio de su presentación, ante un colmado salón del Sheraton Libertador Hotel, el senador por Río Negro había mencionado que "la legitimidad del presidente Macri es indiscutible", por lo que destacó la labor del Congreso desde diciembre de 2015, donde Cambiemos está en minoría. Dijo que en su caso cree que "el diseño impositivo es una atribución del Poder Ejecutivo" y que no cree que "la oposición pueda modificarlo", como tampoco el Presupuesto y el manejo de gastos y recursos. A lo sumo, indicó, "la oposición tiene que plantear situaciones de las provincias y cuestionar algunas inversiones".

A lo largo de su conferencia, en el marco de un ciclo del que ya participaron Domingo Cavallo, Martín Lousteau y Gustavo Béliz, entre otros, Pichetto resaltó varias veces la disposición de los gobernadores del PJ para garantizar la gobernabilidad de la Nación y de sus respectivas provincias, por lo que celebró el "aporte importante" de senadores y mandatarios provinciales ya que, durante el primer año de gestión de Macri, "todas las medidas del Ejecutivo han sido votadas", en referencia a la modificación de las escalas del impuesto a las Ganancias, Presupuesto, jubilados, ART y holdouts.

Contó, incluso, detalles de un llamado del presidente Mauricio Macri cuando le pidió que mejoraran en el Senado el proyecto de Ganancias. "Le contesté que era necesario acordar con el movimiento obrero y salió una ley que superó tensiones", recordó el hombre que desde 2003 tiene en la Cámara alta la llave para que antes Néstor y Cristina Kirchner, como su sucesor Macri, puedan aprobar sus leyes. Incluso reivindicó el diálogo entre el Ministerio de Trabajo, el Congreso y los sindicatos para "la ley que apunta a bajar costos de la industria del juicio". "Era fundamental", señaló sobre las ART y en sintonía con la Casa Rosada, ya que "es insostenible mantener reclamos laborales cuando la indemnización puede afectar la vida de empresas pymes y hasta llevarlas al cierre". "En los grandes temas ha tenido una respuesta razonable el Congreso", manifestó antes de abocarse de lleno a las críticas hacia su ex jefa política, Cristina Kirchner. En ese marco habló de "un momento de alta complejidad como partido" y subrayó el "esfuerzo de los gobernadores". "La ex presidenta (arrancó sin evitar la cuestión y sin que nadie se lo preguntara) ha decidido formar un partido político nuevo, lo cual considero un error político", planteó a una audiencia en completo silencio. Y explicó por qué: "Haber participado de una interna le hubiera permitido tener expectativa para octubre, 34% más 6% de Randazzo", sumó.

Pero, continuó Pichetto, "el camino fue esta construcción de una fuerza de centroizquierda que la señora llamó Unidad Ciudadana, una construcción de ideas en el borde del sistema". "No estoy descalificando", aclaró luego al considerar que Cristina Kirchner se alejó de las estructura tradicionales y que en cambio ahora "hay mucha construcción del PC" junto a ella. "Es una fuerza de centroizquierda o de izquierda", describió, y agregó que "está en confrontación muy fuerte con el Gobierno, llega al extremo de considerar que este gobierno es la dictadura y no se ajusta a la verdad, es una mirada ligada a la colisión", concluyó.

Pichetto evaluó que el Gobierno "ha respondido de la misma manera, también ha profundizado la colisión" y pronosticó la profundización de la polarización para octubre. De hecho, evaluó que las terceras fuerzas están en riesgo, y habló del "fracaso de 1País con Massa".

Cuando llegaron las preguntas, en el almuerzo que cuenta con el auspicio de la Fundación Konex, el Banco Provincia, Infobae y Cabrales, entre otros, el rionegrino tuvo que hablar sobre cómo ve su futura convivencia en el Senado cuando Cristina Kirchner ingrese en diciembre, sea por la mayoría o por la primera minoría bonaerense. Dio a entender que "la señora", con Unidad Ciudadana, tendrá un bloque mientras que "el peronismo, con los gobernadores y el movimiento obrero, tendrán que trabajar una alternativa, pero siempre será una alternativa democrática constructiva". Sin dar nombres, mencionó a "gobernadores muy interesantes que tienen una mirada democrática y pueden ser esos los que reconstruyan".

Cuando promediaba la charla que llevó por título "Qué pretendo para la Argentina", Pichetto pidió un "acuerdo de gobernabilidad" para las reformas laboral e impositiva y señaló que no alcanza con acuerdos parlamentarios: "Hay que sentar al sector empresario y al mundo del trabajo".

Finalmente, a la hora de las preguntas, se refirió a la polémica que generó su propuesta para limitar el ingreso al país de extranjeros. "Controlemos quién viene; si vienen con antecedentes penales, no", insistió, al tiempo que convocó a "revisar el rol de las Fuerzas Armadas en las fronteras" y a recuperar al Ejército: "Su presencia tenía efecto disuasorio", graficó sobre la Patagonia, tras lo cual se anticipó y habló sobre los mapuches y el caso de la desaparición de Santiago Maldonado. "Este tema es difícil abordarlo si no aparece este chico Maldonado", admitió, pero cuestionó a las comunidades mapuches que ocupan territorios entre El Bolsón y Esquel porque "tienen un tufillo a Sendero", en referencia al peruano Sendero Luminoso. "Hay que debatir qué hacemos con estos sectores violentos que queman refugios y reivindican un Estado dentro del Estado", consideró el senador de Río Negro, al tiempo que cuestionó "el argumento de tierra sagrada y toda esta pavada". Fue cuando terminaba esa frase cuando logró el primer aplauso de gran parte de los oyentes.

Y dejó para el final la última pregunta sobre CFK: "No tengo problemas personales con nadie ni rencor. Y he hecho autocrítica pública. La señora, si armó un partido, tendrá un correlato en la vida parlamentaria con un bloque que tendrá que denominarse Unidad Ciudadana".

LEA MÁS